Habitantes de Alpujarra y Dolores lanzan un S.O.S por daños viales

Crédito: Suministradas - EL NUEVO DÍAEn Dolores otros puntos críticos están en las veredas San José, el Pescado, Japón, Roble – el Carmen y San Andrés, este último está apunto de quedar incomunicado, por allí se mueven los habitantes de 12 veredas.
Las dificultades viales que históricamente se han tenido en el suroriente del Tolima, le están pasando una alta factura a los habitantes en medio de la temporada de lluvias. Derrumbes, pérdida de carreteras y el aislamiento entre sectores, es la dura realidad que viven diariamente.
PUBLICIDAD

Pérdidas de cultivos, desaparición de varios metros de la bancada vial, un carreteable secundario colapsado y no tener servicio de transporte intermunicipal desde hace una semana, es parte del día a día de los habitantes de Alpujarra y Dolores, poblaciones ubicadas al suroriente del Tolima y en donde sus habitantes reclaman soluciones de fondo a los problemas de infraestructura.

 

Alpujarra sin vías y sin transporte

El mal estado del corredor que lleva hacia Alpujarra es histórico, pero algunos habitantes expresan que desde hace dos años la problemática se agudizó, tanto así que si es verano el polvo y las piedras dificultan la movilidad, y en invierno, la vía se convierte en una trampa en la que quedan atrapados buses, jeep, motos, entre otro tipo de vehículos.

El deterioro vial a lo largo de 26 kilómetros, que es la distancia entre Dolores y Alpujarra, es tan crítico que desde hace una semana las empresas Velotax y Autofusa informaron que no volverían a la población, hasta que se adelante un mejoramiento vial.

El anuncio cayó como ‘baldado de agua fría’ entre los habitantes, pues significa que no tienen rutas públicas hacia el centro del Tolima y Bogotá.

“Muchos de esos carros inclusive hace bastante tiempo, estuvieron colapsados, sufrieron daños en sus vehículos y por eso las empresas decidieron no seguir corriendo ese riesgo. En este momento estamos incomunicados”, comentó Yady Villarreal, habitante de Alpujarra.

El difícil panorama se replica en las conexiones interveredales, lo que genera que los campesinos queden incomunicados y sin poder trasladar sus productos al mercado, tanto del Tolima como de Cundinamarca.Regional.

Entre las solicitudes de la comunidad a la Alcaldía, está hacer gestión para remover las rocas y derrumbes que generan obstáculos y lograr al menos un paso restringido, igualmente, buscar salidas con las empresas para que regresen al municipio.

Adicionalmente, “queremos que la Gobernación nos escuche, porque Alpujarra ha sido uno de los apéndices del sur del Tolima, pero nunca ha sido visto realmente como un municipio valioso para el departamento y así lo sentimos todos los alpujarreños”, expresó la ciudadana.

Por eso, el llamado al ente departamental es brindar el apoyo necesario, en el menor tiempo posible.

“Las vías generan desarrollo en los municipios y Alpujarra es cafetero, tiene una gama de frutas, algodón arroz y muchos sitios turísticos, pero no es posible explotarlo porque no tenemos vías”.

Una ‘rodadita’ obligatoria por el Huila

En medio de todo este difícil panorama, se suma la preocupación de cómo actuar ante una emergencia médica, pues actualmente se cuenta con un puente ubicado en el sector las Delicias y que cruza por el río Cabrera para llegar a Neiva, estructura que tiene un marcado deterioro y es visto como un riesgo, de llegar a colapsar los alpujarreños quedarían incomunicados por completo.

Esta es la única conexión con la que se cuenta, pues si un ciudadano necesita desplazarse hacia alguna población del Tolima, debe viajar a la capital huilense y de allí tomar el transporte para regresar al departamento.

Sobre esta ruta, al parecer la empresa Coomotor también informó que el servicio llegará hasta La Arada, es decir, que por ahora no llegará ni al casco urbano de Alpujarra y tampoco a Dolores. 

 

En Dolores desapareció parte de la carretera

El panorama no es diferente para la comunidad doloreña, pues los derrumbes y el desprendimiento de varios metros de banca en vías, tiene en ‘jaque’ a los habitantes, especialmente, a los cafeteros pues justamente inició la temporada de comercialización del grano.

El concejal Víctor Rodríguez contó que en el sector Los Mangos se registró un hundimiento y la desaparición de un tramo, “obligando a todas las personas que ocupamos esta vía, a utilizar un paso alterno que sería Los Mangos – San Juan – Buenavista, esto genera una hora más de viaje”. Otro de los puntos críticos por deslizamiento es el conocido como Atá.

Rodríguez corroboró la decisión adoptada por las empresas de transporte y agregó que ante la necesidad de movilidad, los mismos habitantes con pica y pala, tuvieron que salir a trabajar para abrirse paso.

Y a nivel interno, entre los sectores afectados están las veredas Picachos y Portezuelo, “no sé, si el departamento no nos va a poner cuidado, si nos envían maquinaria, quiero pasar un S.O.S. para ver si nos ayuda con maquinaria y poder habilitar todas estas vías”.Regional.

Emergencia supera la capacidad económica

Por su parte, el alcalde César Giovanny Herrera expresó que el invierno está siendo inclemente, “el sábado empezó a llover a las 7 de la noche y terminó el domingo a las 8 de la mañana, tuvimos afectaciones enormes entre la vía Dolores - Prado, exactamente en el kilómetro 4 se perdió completamente la banca, más o menos 50 metros desaparecieron”.

Igualmente, en el kilómetro 5 se registra un derrumbe, mientras que en el kilómetro 7, sector Los Mangos, también se perdió un tramo de la vía.

“Y en el derrumbe que se nos presentó el 6 de enero, donde tuvimos maquinaria por cerca de 45 días para poder habilitar el paso, (desde) ayer quedamos completamente incomunicados, es una situación crítica la que tenemos en Dolores.

“Desde la noche anterior (domingo) tenemos maquinaria en el sector Atá para poder habilitar el paso de forma provisional y nos queda para poder salir de Dolores la vereda San Juan y salir a Los Mangos”, explicó Herrera.

 

La angustia de los cafeteros

El Alcalde de Dolores agregó que las dificultades en la movilidad terminan dando un coletazo a la economía, pues inició la cosecha cafetera, “la principal fuente de ingresos de los doloreños es este grano que sale para ser comercializado en Ibagué, Girardot y Bogotá, es una situación que se nos está complicando bastante”.

La ruta para llegar desde Prado a Dolores es por la vereda San Juan, luego se conduce seis kilómetros hasta llegar a la carretera principal y finaliza en el sector urbano. Según el mandatario, dicho paso se encuentra transitable porque en 2020 se hizo un mantenimiento e inversión.

De otro lado, el Mandatario local convocará hoy a un Consejo Departamental de Gestión del Riesgo Municipal, para adoptar medidas y evaluar la necesidad de declarar algún tipo de emergencia. A la par, ya dialogó con el gobernador Ricardo Orozco Valero y la Secretaría de Infraestructura Departamental, de ello surgió el compromiso de trasladar maquinaria a la zona, asimismo, Cortolima entrará apoyar la emergencia.  

“Tenemos dificultades en muchas veredas, la situación es crítica para nosotros en este momento, porque no tenemos la maquinaria para poder afrontar la situación y no tenemos los medios económicos para poder invertir”, precisó el Alcalde.

 

DATO

Entre los puntos críticos a nivel interno de Dolores está San José – Ambica, zona considerada  despensa agrícola y en el que 17 veredas de Colombia, Huila, hacen intercambio.

 

No tenemos la maquinaria para poder afrontar la situación y no tenemos los medios económicos para poder invertir

César Giovanny Herrera, alcalde de Dolores.

REDACCIÓN TOLIMA

Comentarios