Lérida, a la vanguardia en la atención de salud mental

Crédito: El Nuevo Día.
Contenido Exclusivo
La institución, que cuenta con capacidad para albergar 122 pacientes, implementa un enfoque de la terapia ocupacional en el tratamiento de sus pacientes, por lo que se forman académicamente y cumplen labores en el sector de la granja.
PUBLICIDAD

Lérida cuenta con una de las instituciones más importantes del país en brindar servicios de salud mental, se trata del Hospital Especializado Granja Integral ESE de Lérida, que acumula una trayectoria cercana a las tres décadas en la región.

El lugar, cuyas instalaciones abarcan 21 hectáreas, está dotado de 122 camas, por lo que cuenta con unidades destinadas a la hospitalización de hombres y de mujeres (separados), pacientes agudos, rehabilitación de sustancias psicoactivas y programa de inimputables.

“El hospital tiene servicios especializados en salud mental, en psiquiatría, neuropsicología, psicología clínica, trabajo social, terapia ocupacional y terapia física”, mencionó Ernesto Alberto Castillo, médico psiquiatra de la institución.

De la misma forma, ofrece servicios de consulta externa en lo relacionado con salud mental y neurodiagnóstico, pues tiene convenio con diversas entidades prestadoras de salud que operan en el departamento, y financieramente se sostiene con la prestación de sus servicios.

“El énfasis del hospital es el tratamiento de la patología aguda o la crisis de la enfermedad mental. Somos el único hospital especializado público en el departamento con este tipo de características y todo el equipo terapéutico está preparado para manejar cualquier tipo de patología”, agregó Castillo.

 1

El trabajo

De acuerdo con Carolina Chacón Gallo, coordinadora de servicios ambulatorios, la institución tiene un enfoque en terapia ocupacional, por lo que en el proceso de rehabilitación se orienta a los pacientes para que se formen en un oficio o labor, a través del Sena, que les beneficie para cuando culminen su periodo en el hospital. También, este recinto tiene amplias zonas verdes para el desarrollo de actividades lúdicas y recreativas, las cuales se incrementan para fechas especiales como San Juan y San Pedro, Navidad, entre otras.

“En la parte académica enfocamos los cursos en los pacientes inimputables o de rehabilitación porque pueden durar meses acá. El tiempo les da para que alcancen a terminar la formación completa, mientras que un paciente con una hospitalización general dura de 20 a 30 días”, indicó la profesional.

 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

El Nuevo Día.

Comentarios