El norte del Tolima marchó en defensa de la ‘Pachamama’

Crédito: FOTOS: HÉLMER PARRA / EL NUEVO DÍA
Contenido Exclusivo
En medio de ánimos ‘caldeados’, se adelantó en Falan un cabildo abierto, en el que los habitantes expresaron su opinión en contra de titulaciones mineras y actividades de exploración a desarrollarse, igualmente, se escucharon voces a favor del proyecto aurífero Santa Ana.
PUBLICIDAD

Mientras el Comité Ambiental de Falan y Frías convocó a la primera Marcha Carnaval, la Agencia Nacional de Minería, ANM, tenía programada una audiencia pública para poner en conocimiento las propuestas de 17 contratos de concesión, mediante los cuales se busca “adelantar actividades de exploración y explotación de recursos mineros”, en diferentes municipios del norte del departamento.

Sin embargo, por considerar que existían falta de garantías y no se estaba cumpliendo con la normatividad que regula este tipo de encuentros participativos, la ciudadanía impidió que se desarrollara la audiencia, igualmente, el Personero Municipal solicitó su cancelación.

El punto de concentración fue la Casa de la Cultura del Municipio, lugar al que además de arribar habitantes de Falan y Frías, llegaron residentes de Líbano, Villahermosa, Fresno, Mariquita, Armero – Guayabal, Palocabildo e Ibagué.

Asimismo, asistieron integrantes del Movimiento Nacional Ambiental, el Comité Ambiental en Defensa de la Vida y el Territorio, el Comité Ambiental de Cajamarca, la Guardia Campesina de Villahermosa, la Guardia Indígena y sindicatos de maestros.

Territorio versus empleo

Previo a la Marcha Carnaval, la discusión ciudadana se centró en el proyecto minero Santa Ana, el cual se encuentra en fase de exploración en aproximadamente 600 hectáreas en Falan y tiene como propósito la búsqueda de oro y plata de alta calidad.

Mientras ambientalistas, campesinos, estudiantes, docentes, jóvenes y asistentes en general, hablaron de los impactos negativos que puede traer una extracción a futuro en un territorio de vocación agrícola, los trabajadores de la minera mencionaron que está llegando una posibilidad de empleo y desarrollo.

Las opiniones opuestas generaron un enfrentamiento entre la misma comunidad.

“Yo no vine a la audiencia pública, vine a un carnaval por la defensa de la vida, saludo a todos los habitantes de este territorio que se llama Tolima, porque la amenaza que representa la explotación minera no tiene que ver solamente con los habitantes de Falan, sino con todo el norte del departamento, (…) hay cosas que no se pueden negociar”, expresó uno de los participantes.

Desde el sector minero, se explicó que varias de las áreas que se iban a solicitar están afuera de Falan, algunas en Palocabildo y Armero – Guayabal, igualmente, se señaló que para que se den las titulaciones, es necesario desarrollar audiencias en dichas poblaciones.

Mientras que del lado de los asistentes de Palocabildo se escucharon voces de rechazo y preocupación por los efectos que se pueden generar en el sector rural, especialmente, a las fuentes hídricas.

Igualmente, participaron propietarios de predios de Falan en los que se adelantan trabajos de exploración, indicaron que hasta el momento no les han causado ningún daño en su propiedad. Otras personas a favor de esta actividad, dijeron que además de empleo, a los jóvenes se les está dando la oportunidad de acceder a educación gratuita.

Dichas intervenciones alteraron aún más los ánimos del lugar, pues para otras personas el agua y la producción agrícola no tienen precio, por lo que surgieron arengas que indicaban que con las actividades extractivas, “el pan de hoy es el hambre de mañana”.

Y desde las comunidades indígenas, el mensaje fue que la ‘Pachamama’ “no se vende, no se explota, no se aborta, qué hace el dinero, esclavizar al hombre y hacer miserables a sus familias”.

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí

 https://digital.enuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

REDACCION TOLIMA

Comentarios