Las siete costumbres tolimenses más extrañas y curiosas: resultan raras para los extranjeros

Crédito: Archivo / El Nuevo Día.
No bañarse en semana santa y mojar el pan en el chocolate, el tolimense tiene muchas costumbres que pueden parecer muy peculiares.
PUBLICIDAD

El Tolima es tierra de cultura y tradición, muchas de las cuales vienen acompañadas de detalles que pueden resultar extraños para los extranjeros o personas que no son nacidas y criadas en la región.

La revista Diners recogió algunas costumbres colombianas, muchas de ellas vistas en el Tolima, que pueden ser percibidas como algo normal aquí, pero resultan raras para otros. Por eso, estas son seis costumbres tolimenses muy extrañas:

 

1. No bañarse en los ríos Semana Santa

Aunque no todos la siguen, los abuelos campesinos tenían la creencia que bañarse en los ríos en Semana Santa era pecado, y quienes lo hicieran se podían convertir en pescado.

Hoy en día aún existen personas que lo creen y siguen al pie de la letra, porque “más vale prevenir que lamentar”.

 

2. Tomar el dulce de nochebuena como sobremesa

El dulce de noche buena, una de las comidas más extrañas del Tolima (puede ver el top seis de comidas raras en la región aquí), se usa como sobremesa en la navidad. A muchas personas les sorprende, pues consideran que se trata de un postre para después de la comida o como un refrigerio.

Sin embargo, las familias campesinas solían tomarlo como si fuera el jugo, una costumbre que se ha ido perdiendo, pero aún vive en los más abuelos.

 

3. Mojar el pan en el chocolate y sumergirle queso

Los extranjeros se sorprenden mucho cuando arriban a Colombia y se topan con esta forma de tomar el chocolate. Aseguran que no es muy apetecible combinar dulce con salado de esa manera, y menos mojar el pan para que se empape y se ablande.

 

4. Cocinar en estufas de leña

Aunque así lo hacían antes de que se inventaran las estufas a gas, las familias tolimenses aún prefieren cocinar con leña, una tarea calurosa, pero que da a las comidas un sabor inigualable.

 

5. Pedir rebaja

El buen tolimense pide rebaja donde sea y a quien sea, algo que no se ve en otros países. Incluso, en lugares como Estados Unidos el pedir rebaja no existe, y por el contrario, dejar propina es casi obligatorio.

 

6. La unión familiar

Es bastante normal que en fechas especiales como navidad, toda la familia se reúna y no haya espacio ni siquiera para dormir. Qué tolimense no ha dormido en la sala por darle la habitación a la abuela.

Además, los paseos de olla, las reuniones familiares cada ocho días o los paseos al centro con papá y mamá son momentos que se viven con mucha frecuencia, algo que no es común en el exterior, donde le dedican más tiempo al trabajo

 

7. Las fiestas tradicionales

El San Juan y San Pedro, el Corpus Cristi y los reinados son algo tan propio del Tolima que sorprende a los extranjeros cuando llegan y se encuentran con carrozas y personas bailando en las calles.

Si bien los carnavales son comunes en el mundo, solo en el Tolima, especialmente en los pueblos, las personas se unen a los desfiles, van caminando y gozando detrás de las carrozas y tirando maicena con espuma.

 

Y usted, ¿qué costumbre conoce que sea extraña pero muy tolimense?

Redacción web.

Comentarios