Veredas en límites de Honda y Mariquita están ‘embotelladas’

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍA Varios habitantes indicaron que desde hace varios años vienen solicitando el puente, pues en cada creciente de las quebradas, queda en riesgo la única vía que tienen.
Contenido Exclusivo
Una creciente súbita de la quebrada La Picota, dejó sin su única vía a las veredas Los Cauchos y Kilómetro 42. La angustia de los habitantes es inevitable, pues no tienen cómo moverse. Los afectados señalaron que es una emergencia anunciada.
PUBLICIDAD

Habitantes de la vereda el Caucho y zonas aledañas en Mariquita quedaron incomunicados luego de que la estructura o ‘batea’, que les daba movilidad, fue arrastrada por la creciente de una quebrada, asimismo, el balneario la Picota en Honda quedó con varios daños.

Félix Soto residente de la zona, comentó que la emergencia prácticamente estaba anunciada, pues desde hace años se viene generando alertas, especialmente, a la administración de la ‘Ciudad de los puentes’ para que se adopten medidas de mitigación de riesgo.

“El problema grave, es cómo los habitantes del Caucho vamos a pasar a Honda y viceversa. Nosotros tenemos ganado, hay un productor de albahaca afectado, además, si hay  una necesidad por temas de salud, la gente no puede salir. (El sector) solo tiene una sola entrada y salida”, narró Soto.

El hombre agregó que hace un tiempo considerable, Cortolima le habría indicado a la administración de Honda que era necesario recuperar el cauce de tres quebradas, porque al parecer, se habrían alterado para darle origen al balneario.

“Llevamos más de 18 años tratando de que nos hagan un puente que comunique las dos veredas (el Caucho y Kilómetro 42), nosotros llegamos a unirnos con el alcalde anterior le faltaban, cinco meses para terminar su periodo, él alcanzó hacer las bases del muro para hacer el puente”, pero quedó inconcluso.

Otra de las preocupaciones en este tema, es que las veredas al estar ubicadas en un área que divide los dos municipios, ninguna de las administraciones locales se apropia del tema, “uno va a la Alcaldía de Mariquita y dice que eso (responsabilidad) es de Honda y en Honda dicen que es de Mariquita y ahí nos tienen”.

Los habitantes también comentaron que a comienzos de este año recurrieron a la Gobernación del Tolima y aunque se habría expresado un posible apoyo, hasta el momento nada sucede.

De otro lado, Juan David Quiroz, propietario de un predio en la vereda La Picota, mencionó que la falta de un camino, además, de generar un golpe a la economía de la zona, también afectó a los niños que no pudieron asistir a clases.

“Desde el martes se perdió (la batea), pasó la creciente y se llevó la vía, eso es reiterativo, cada vez que hay una creciente se lleva la vía por donde se puede transitar”.

El hombre explicó que también se tenía un paso a nivel en concreto por debajo del agua, para los vehículos, pero la fuerza del agua en cada creciente lo va empujando y dejando en riesgo de desaparecer.   

 

Producción en riesgo 

Jairo Guerrero es productor de albahaca en la vereda El Caucho y, la falta de vía, además de impedirle cumplir con los pedidos que van hacia otros países, también afecta la economía de decenas de familias que dependen laboralmente, de la dinámica de este cultivo.

Al preguntarle, cuáles son las consecuencias hasta el momento, mencionó que “nos paró la operación de la producción y comercialización de albahaca (y) le damos trabajo a 50 personas.

“Teníamos un despacho mañana (hoy) a Reino Unido y tocó cancelarlo, hoy (viernes) no pudo entrar el personal y ayer (jueves) tampoco”, precisó Guerrero.

El cultivador mencionó que este producto es perecedero y se vende en fresco, por lo que el tiempo de duración es muy corto, tanto así, que solo se tienen 12 días para moverla hasta su destino final, de lo contrario se debe desechar.

Además el proceso es muy exigente, por lo que se debe dar estricto cumplimiento al cronograma de corte y cosecha, “son pérdidas enormes para nosotros como compañía”.

Añadió, “no solamente somos nosotros como empresarios o propietarios, sino que quedan más de 100 familias sin su sustento, sin su medio de trabajo... los niños que viven al otro lado y el único paso, es a través de esta estructura”.

Por su parte, Simeón Sánchez Ariza habitante de la vereda La Picota, expresó que le preocupa que surja alguna emergencia de salud en su familia y no puedan desplazarse a buscar ayuda, pues hasta ayer en la tarde no había opciones de movilidad “ni a caballo, totalmente colapsado todo, no hay más salidas, por la parte de atrás tenemos el río Gualí, estamos en medio de dos quebradas, totalmente embotellados”.

 

Calamidad pública en Mariquita 

Teniendo en cuenta que la emergencia está en zona límite, EL NUEVO DÍA consultó a las dos administraciones. En el caso de la llamada ‘Capital frutera’, Hoover Montoya, secretario de Desarrollo Económico y encargado de Gestión del Riesgo, explicó que las fuertes lluvias de esta semana, dejaron daños en un significativo número de vías terciarias, entre ellas la que conducen hacia El Caucho y El Rodeo. 

“Ayer (jueves) en la tarde, tuvimos un consejo extraordinario de Gestión del Riesgo, encabezado por el Alcalde con los organismos de socorro, la Secretaría de Infraestructura, la Empresa de Servicios Públicos, entre otros. 

“Acudimos a decretar calamidad pública en el Municipio debido a la contingencia que se presentó, estamos avanzando en el decreto y a la espera de realizar la intervención de las vías, porque nos toca contratar, la maquinaria no es suficiente”. 

El funcionario agregó que con el poco equipo que se cuenta, se logró dar paso en la vereda Medina ubicada hacia Victoria, Caldas. Otros tramos afectados son Cerro Gordo, Piedras Negras, Alto Rico, entre otros. 

El funcionario le expresó a la comunidad del Caucho “tener un poco de paciencia ya que son muchos los tramos, estamos avanzando para crear tres frentes de trabajo”. 

Finalmente, Montoya hizo un llamado al Gobierno departamental y nacional, para que les preste apoyo. 

 

En Honda se convocó al Comité de Gestión del Riesgo 

El alcalde de Honda, Richar Cardozo, explicó que la creciente del río Gualí género afectación en las veredas La Picota, Caimital y Bremen Santa Elena, “en este momento está todo el equipo técnico de Planeación terminando de hacer las respectivas visitas para entregar mañana (sábado) un informe, porque tenemos reunión del Comité Municipal de Gestión de Riesgo”. 

Basados en dichos datos se entrará a tomar las decisiones que permitan adelantar las respectivas intervenciones en cada sector. Además, el Burgomaestre explicó que el balneario, es un bien de los hondanos y también fue golpeado por la creciente, pues arrastró los arreglos que se estaban haciendo.

De la misma forma, mencionó que “tenemos la afectación de una obra que estaba realizando la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo, en la cual se está haciendo una inversión cercana a los $15 mil millones, en la construcción de un muro, para proteger el Centro de la ciudad de esas crecientes súbitas del río Gualí y una de las piloteadoras que estaba trabajando, por la fuerte creciente, fue arrastrada alrededor de unos 80 años y ahora los contratistas están trabajando para poder sacarla y continuar la obra”.

En cuanto al sector La Picota – kilómetro 42, el Mandatario mencionó que por años se viene hablando de la construcción de un puente que quedaría en el límite de las dos poblaciones, motivo por el cual, ninguna de ellas pueda hacer una inversión total.

“Qué hemos buscado, que haya por parte del Departamento esa iniciativa para poder aunar esfuerzos entre los tres y poder, por lo menos, iniciar los estudios y diseños.

“Hay una buena idea que podría funcionar, pero hay que hacer todo el desarrollo técnico para poder si aplica o no”.

Y en cuanto a qué le responde a la comunidad que solicita soluciones en corto tiempo, expresó que en la reunión “se tomarán las decisiones (y se determinará) si hay que alquilar maquinaria, creo que con la intervención de algunos puntos podemos habilitar el paso de las diferentes veredas”. 

Agregó, que si se debe adelantar obras de mayor dimensión se entrará a hacer el análisis respectivo.   

Cardozo igualmente comentó que el invierno de los últimos días generó crecientes que no tienen antecedente, “las lluvias que estamos teniendo, sobre todo en la cordillera, en estos momentos sobrepasan las estadísticas, está lloviendo no tan fuerte, sino en grandes cantidades”. 

Añadió que la gente no le puede atribuir a la Administración la responsabilidad de que llueva, pues los marcados cambios climáticos son el resultado del mal cuidado que se le da al medio ambiente.

 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.
¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro.
https://digital.elnuevodia.com.co/library
También lo puede adquirir en físico.

Redacción Tolima

Comentarios