Inversión de Pipe 2.0 en el agro, solo es en vivienda rural

INTERNET - EL NUEVO DÍA
Para el Gobierno una de las maneras de mostrar un mayor dinamismo económico, es por medio de la construcción, motivo por el cual durante los próximos años este será el sector que más jalonará recursos nacionales.

El Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo (Pipe) 2.0, es la estrategia que anunció el Gobierno para lograr que la economía nacional, tenga un crecimiento de 3.5 por ciento este año.

Y aunque, por ahora no se conoce un balance de la primera parte, según el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, en esta segunda versión se recogió lo mejor de la anterior para repontencializarlo y aplicarlo. Asimismo, se estima que las inversiones asociadas con este plan ascienden a $16.8 billones, con lo que se busca incrementar la competitividad de la industria, el turismo y la agricultura.

Pipe 2.0 en el agro

El Plan ofrece una inversión de $1 billón para la construcción de vivienda rural en 550 municipios de todos los departamentos, de dichos recursos $120 mil millones son para vivienda nueva y $460 mil para mejoradas.

En este sentido, el recurso se limitaría a generar empleo en la zona rural a través de la construcción y no a invertir como se necesita en el sector agrícola, que en el caso del Tolima es de los mayores fuertes en la economía.

En este tema, el secretario de Desarrollo Agropecuario y Producción Alimentaria, Elkin Anselmo Oliveros, opina que lo indispensable en el agro es garantizar a los pequeños y medianos productores seguridad alimentaria.

“Nosotros buscamos apoyar los proyectos que generen un excedente, para que se vuelva productivo el pequeño capital o unidad agrícola que estemos apoyando, esta es una manera de impulsar la economía campesina”.

Aunque ve la inversión de recursos de este plan como un componente que ayuda a mejorar la calidad de vida en las zonas rurales, reitera que es necesario buscar otras alternativas que la fortalezcan y que ayuden a su crecimiento.

¿Realmente se reactiva la economía?

Para algunos personas como el senador Jorge Robledo, el programa Pipe se quedó corto ante las iniciativas planteadas y esta versión 2.0 no genera ninguna novedad, ya que no modifican realmente las condiciones de la economía.

En cuanto a los sectores del agro y la industria, considerados como los que generan mayor empleo en el país, opina que “para el agro no hay nada que valga la pena en el Pipe y en la industria, nombra la construcción, pero esta no es el único tipo de industria que hay en Colombia”, de igual forma, agrega que estos dos sectores no pasan por su mejor momento.

Por otro lado, ante la pregunta de si se lograría el objetivo que se plantea Pipe 2.0 de alcanzar un 3.5 por ciento de crecimiento económico, dice que “eso no va a suceder, lo ha dicho el Fondo Monetario Internacional y el Banco de la República, además, recientemente se advirtió que el crecimiento sería de un 2 por ciento”, precisó Robledo.

El Senador, igualmente, explica que no se puede hablar de innovación, cuando los planes se quedan en el plano retórico y que “plata nueva no hay, ya que la mueven de un sitio para otro”, esto en referencia a los cupos de vivienda que se trasladaron de un programa otro.

Que más trae esta segunda versión

 El Plan busca organizar los recursos y los potencializarlos. Entre otros sectores de inversión está la educación con la construcción de aulas mejoradas que serían destinadas a la jornada única. No obstante, para la gerente de educación de la Fundación Compartir, Patricia Camacho, si bien este programa de construcción de colegios le dará un salto al sector, es necesario trabajar en la calidad de los maestros para poder mejorar realmente la calidad. Entre las iniciativas que se tiene para el sector minero energético, está el de extender los beneficios de dicho sector ya que estaban en la Ley de Infraestructura, esto quiere decir que todos los permisos y licencias en materia ambiental pueden pasar de las corporaciones regionales a las autoridades nacionales.

Y en turismo se propone el beneficio tributario de tener un impuesto de renta de 0% a los hoteles que inicien construcción antes del 31 de diciembre de 2017. 

XIMENA VILLALBA

Comentarios