“Han sido 65 años de trabajo incansable, cambios e innovaciones”

Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍAJuan Carlos Hurtado, accionista y miembro de las Juntas Directivas de SuCampo-Sullanta.
Juan Carlos Hurtado, accionista de SuCampo-Sullanta S.A.S. y Magro, contó cómo estas empresas que fundó su padre se han expandido y consolidado como líderes en los sectores donde hacen presencia.
PUBLICIDAD

El pasado 6 de septiembre se cumplieron 65 años desde que don Gilberto Hurtado Cardona (e. p. d.) fundara Sullanta en Ibagué, solo cinco años después incursionó en el sector agrícola con SuCampo, a la cual le siguió Magro en la década de los 90. El empresario no solo le legó a sus hijos estos negocios, sino los valores de la honestidad, compromiso, transparencia, cumplimiento y responsabilidad social para con la región.

 

EL NUEVO DÍA: ¿Cómo inició la historia de SuCampo?

Juan Carlos Hurtado: El 6 de septiembre de 1956 mi padre, Gilberto Hurtado Cardona (e. p. d.), fundó la empresa Distribuidora Sullanta Ltda, en un pequeño local ubicado en la calle 16 entre las carreras Tercera y Cuarta en Ibagué.

En sus inicios la empresa se dedicó a la comercialización de llantas Royal, motores Lister y lubricantes, posteriormente incorporó la línea de camperos Land Rover y cinco años después en 1961 con la llegada de la Revolución Verde y entendiendo la vocación innata de la región, se dio comienzo a la comercialización y distribución de agroquímicos de Bayer.

En 1966 la empresa se trasladó a la carrera Primera entre calles 16 y 17 a un local más grande, donde se amplió el portafolio de productos a los clientes.

 

E.N.D.: ¿En qué momento dividen las dos líneas de negocio?

J.C.H.: En los años 70 la empresa decide separar la comercialización de llantas y lubricantes y el manejo de los centros de servicios bajo el nombre de Distribuidora Sullanta, y se crea SuCampo, encargada de la comercialización de insumos agrícolas.

Al mismo tiempo, se construyeron unas nuevas oficinas y bodegas en la carrera Quinta con calle 31, lugar donde aún permanece la sede principal de la empresa.

 

E.N.D.: Para nadie es un secreto el crecimiento que han tenido a nivel nacional, ¿cuéntenos sobre ese proceso de expansión?

J.C.H.: A partir de los años 80 se inicia la expansión geográfica con la apertura de agencias en las principales ciudades agrícolas del Tolima y otros departamentos, originando las oficinas de Espinal, Saldaña, Purificación, Lérida, Cota (Cundinamarca), La Unión (Valle del Cauca), Campoalegre (Huila) y Valledupar (Cesar).

En el sector de llantas y lubricantes Sullanta ha venido creciendo desde el inicio del negocio y en la actualidad posee cuatro centros de servicios en Ibagué, ubicados en la carrera Sexta con calle 31, Multicentro, El Jardín y el Centro Comercial La Estación. En estos sitios se venden llantas y lubricantes, y se prestan servicios básicos para todo tipo de automotores, desde motocicletas hasta vehículos de carga pesada.

 

E.N.D.: ¿Cuál es la participación de la empresa en el cultivo del arroz?

J.C.H.: En la década de 1990 se decidió incursionar en el cultivo del arroz en la Meseta de Ibagué y en el norte del Tolima. Hoy en día nuestra empresa siembra alrededor de 4.300 hectáreas de arroz, maíz y algodón en diferentes zonas agrícolas del país.

 

E.N.D.: ¿A qué se debe la crisis del sector arrocero?

J.C.H.: Esta caída del precio se debe a la disminución del consumo per cápita, los altos inventarios como consecuencia del paro nacional y un aumento en las áreas sembradas en Casanare. Sin embargo, se ha comentado que la cosecha del Casanare fue inferior a la calculada, de confirmarse esa información podría esperarse un leve incremento en el precio de la carga de arroz paddy que aliviaría muy poco la rentabilidad de los agricultores, debido a que en 2021 los precios de los fertilizantes aumentaron hasta en un 100%.

La drástica caída en el precio de la carga ha hecho que en un área importante del Tolima y en otras zonas arroceras del país se haya sembrado maíz, cultivo que en la actualidad tiene un excelente precio de venta. Este crecimiento de las hectáreas sembradas en maíz van a disminuir la oferta de arroz paddy y eventualmente pudieran contribuir a que aumente el precio de compra de la carga por parte de la industria.

 

E.N.D.: En 1996 en una época difícil del país fundan Magro, empresa especializada en insumos agrícolas. ¿Cuáles son los planes de cara al mercado internacional?

J.C.H.: Magro tiene dentro de sus planes estratégicos a corto y mediano plazo incursionar en mercados internacionales con productos amigables con el medio ambiente que tiene en su portafolio. Ya se iniciaron las gestiones y se esperaría tener presencia en al menos un país extranjero en los próximos meses.

 

Familia y trayectoria

E.N.D.: ¿Cómo ha influido la figura de su padre Gilberto Hurtado (e. p. d.) en su visión empresarial?

J.C.H.: El principal legado que recibí de mi padre, no solo a nivel personal, sino también a nivel empresarial son los valores de la honestidad, compromiso, transparencia, cumplimiento y responsabilidad social con nuestros colaboradores y nuestra región.

Estos valores distinguen a nuestras empresas y nos han permitido generar confianza, tanto en nuestros proveedores como en nuestros clientes, lo cual nos ha llevado a establecer relaciones comerciales que han perdurado y crecido a través de los años.

 

E.N.D.: ¿Quién continuará el legado de SuCampo?

J.C.H.: Somos una empresa de carácter familiar en su composición accionaria que va para la tercera generación y vemos con optimismo la modernización, la tecnología y la entrada de nuevas generaciones que permitan grandes innovaciones.

 

E.N.D.: Han participado de la fundación de varias organizaciones y empresas, ¿háganos un breve recuento de cuáles son?

J.C.H.: Nuestra familia y sus empresas han participado de la fundación de entidades que apoyan las iniciativas que buscan el desarrollo social y económico de la región, como son la Universidad de Ibagué, Aires, el Colegio San Bonifacio de las Lanzas, Gasoducto del Tolima y Profilácticos del Tolima.

Obviamente durante toda la trayectoria ha jugado un papel muy importante nuestra región y sus gentes, porque han creído en nosotros, por lo cual nos sentimos en deuda permanente con ellos y conscientes de la responsabilidad social que tenemos. En la medida de nuestras posibilidades siempre hemos hecho presencia y lo seguiremos haciendo en los principales proyectos empresariales de servicio a la comunidad.

 

E.N.D.: ¿Qué les ha permitido consolidarse en los diferentes negocios que han emprendido?

J.C.H.: Realmente han sido 65 años de trabajo incansable, cambios e innovaciones, pero de un solo accionar recto en lo ético y en lo moral, lo cual ha sido siempre el sello que nuestros padres le impusieron a la empresa y que a través de los años ha sido el legado más grande. Nos ha caracterizado el trabajo y la visión comercial; lo cual ha permitido que nuestra empresa hoy en día esté posicionada como líder en los sectores donde hacemos presencia.

 

Redacción economía

Comentarios