00000

Hay angustias que nublan su mente

Tomado de Pexels
Crédito: Tomado de Pexels
Cuando una angustia lo invade, el pesimismo se apodera de su mente y de su vida en general. Con ellas, todo se ve gris, triste y sin esperanza. ¿Qué hace usted para salir de esa atmósfera tan confusa?
PUBLICIDAD

En determinados momentos de su cotidianidad, aparece una angustia que le manda un misil a su entusiasmo y logra enceguecer su vida.

Lo peor es que cuando usted pasa por ese temporal, su estado de ánimo se torna gris y oscuro, lo que hace que sus pensamientos negativos arrecien con inclemencia. 

Y como su vida suele verse condicionada por lo que siente, esa angustia se convierte en una pesadilla que no le permite encontrar la serenidad.

Así las cosas, todo lo que le pase es interpretado por usted de una manera inadecuada y, por ende, se deja invadir por el pesimismo. Es cuando cree que el mundo se le viene encima.

Mucho cuidado porque la angustia puede llegar a paralizarlo de tal forma que limita todo aquello que quiera realizar, afectando su entorno, su vida laboral y emocional.

¿Qué hacer? Lo ideal sería no dejarse llevar por la situación,  pensar, y analizar para descubrir la causa de la angustia. Por eso, lo primero que debe hacer es aceptar lo que está experimentando. Hay que tener valor para afrontar cada situación. 

De igual forma debe identificar los pensamientos que se presentan en los momentos angustiosos y sustituirlos por otros contrarios, que sean positivos.

Le corresponde realizar un profundo trabajo interior que le permita desarrollar estrategias cotidianas más eficaces para lidiar con el estrés que esa angustia le produce.

Distraerse es de gran ayuda, sin que ello implique quedarse con los brazos cruzados. Y es que, en medio de la borrasca, le será preciso refugiarse en usted mismo, de tal forma que pueda escampar para poder analizar qué hacer.

Recuerde que algunas borrascas se generan por un problema de actitud mental. Entre más negativos sean sus pensamientos frente a la vida, habrá mayor crisis. 

La vida se ve como se puede, a través de distintos pares de lentes, pero en casos de angustias es esencial verla con una mirada esperanzadora.

No puede permitir que la difícil situación que hoy experimenta agobie más a su espíritu; porque si logra hacerlo estará perdido.

No olvide que siempre hay una luz en el camino. Si no decide moverse nunca saldrá del embrollo. 

También en los momentos de angustia,  la oración es un gran antídoto. Una plegaria le permiten acercarse más a Dios y, por ende, usted se sentirá más reconfortado y con fuerzas para enfrentar los retos.

Es mi deber decirle que, si usted siente que ya no puede manejar la situación y la angustia aumenta cada vez más, puede buscar la ayuda de un profesional.

 

Ojo: una angustia tiene el poder de enceguecer su mundo y, de esta forma, sus cosas se vuelven peores de lo que ya son. Será preciso suministrarse unas buenas dosis de fe, esperanza y decisión para resolver su problema.

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! 

Lo invitamos a seguir leyendo aquí 

https://digital.elnuevodia.com.co/library 

 

EuclideS KILô ardila

Comentarios