Luar, un dueto al rescate de la música andina colombiana

Crédito: Hernando Bazurto / El Nuevo Día Martha Díaz Peña, Paula Criollo Núñez y Daniel Cortés Parra, integrantes del dueto Luar.
Contenido Exclusivo
Cuando parecía que la música andina colombiana había quedado relegada a la frecuencia AM y las festividades, la academia, la interpretación como la composición le dan un nuevo aire.
PUBLICIDAD

Tras los diferentes acercamientos a la música andina colombiana, los hoy integrantes del dueto Luar llevan en sus voces e instrumentos el legado ancestral sonoro que hacen del Tolima un manantial de armonías. 

Con sus propios acordes, estos artistas construyen una unidad armónica (nueva expresión) donde jugar con sus voces e instrumentos (guitarra y tiple) les posibilita la interpretación de clásicos que con toques contemporáneos transportan a los adultos a momentos inolvidables de sus vidas, reavivando sentimientos, además, con su puesta en escena generan interés hasta en los más chicos.

Luar

Esos nuevos aires, no los desliga de la tradición sino que reafirma que desde la infancia se vieron influenciados por este tipo de canciones, independientemente del gusto por otros géneros, como el pop, la música popular, el vals, el rock, salsa y demás ritmos del mundo que permean la sociedad, pero su sentido de pertenencia es de tal magnitud que las raíces musicales siempre están presentes.

Daniel Cortés Parra, en medio de su característico silencio y con su particular repertorio de boleros, tangos y música colombiana acompaña con el tiple la armonización de los sentires que líricamente vociferan las dos voces femeninas.

Para la primera voz, Paula Vanesa Criollo Núnez, hija adoptiva de Ibagué, por situaciones distintas estudió Ingeniería Industrial, sin embargo, su pasión musical que recorre sus cuerdas vocales la mantienen aferrada a la música andina, considera que esta, guarda mucha poesía lo que hace de cada canción un filón por explotar y disfrutar, cosa que algunos géneros musicales no abordan en la actualidad. 

Luar

“Siempre que elegimos una obra nos fijamos en el mensaje de esta, y cómo lo podemos transmitir, lo interiorizamos y con el cuerpo como la vos, dar el mensaje del compositor que le permita a las personas identificarse”.

 

Sembrar semillas de arte 

Luar

No obstante, para sembrar semillas de arte colombiano en otras personas y enamorar a cualquiera que se acerque a la región, independientemente de sus formaciones musicales debieron aprender a comunicarse, trabajar en equipo, ser más receptivos, continuar pese a las frustraciones que sentían cuando tocaban y en vez de armonía escuchaban ruido.

Esa disciplina ha quedado demostrada en los escenarios en los que han participado y constantemente dejan el nombre del Tolima en alto, un ejemplo fue en el festival Mono Núñez 2022 donde por primera vez en representación de la región ganaron el premio Briceño y Añez como mejor dueto vocal, asimismo, en el Festival Apolinar Criales, entre otros espacios donde se le da un lugar importante a la música andina colombiana que representa las manifestaciones históricas de la cultura campesina.

Así pues, Martha Díaz Peña quien es la segunda voz y guitarrista del dueto, como docente de todos las etapas generacionales, inicia sus clases enseñando un poco de la cultura y ubicando la región Andina para que desde el conocimiento así como ella, los estudiantes se enamoren de la región y conozcan todos los procesos e influencias en la sociedad.

“Falta sentido de pertenencia desde lo político, social y cultural, hay muchas cosas maravillosas para mostrar pero hacen falta espacios de formación que es lo que queremos y buscamos”.

A pesar de sortear la poca valoración de la cultura y las dificultades para lograr que se les reconozca económicamente su arte, este dúo logra empezar a recoger los frutos de sus esfuerzos y espera contagiar de ‘buena música’ los oídos y corazones tolimenses como de individuos ajenos al territorio.

La ‘Ciudad Musical’ no dejará de serlo porque en el Tolima hay artistas como Luar, que diariamente por amor a la música y la cultura se levantan y con constancia al igual que la incondicionalidad ciudadana, logran representar toda la riqueza.

 

‘Dejar el nido y volar alto’ 

Después de muchas interpretaciones, Luar da un salto de confianza con su primer disco, ‘Sentires’ que consta de 10 temas entre los que destacan composiciones de hace 100 años hasta la fecha como los versos que mueven fibras.

Por otro lado, hay dos composiciones que son autoría de Martha Díaz Peña, tras varios años de curiosidad por componer, desde su liderazgo y persistencia por trascender la cultura, compuso ‘Ahora que ya no estás’ y ‘Manos de campo’. Donde también incluyó otros artistas.

“En sus manos empuña la esperanza de su pueblo que lo ha visto crecer, en el pecho la ruana que lo abraza, le brinda el calor que le han negado a él. Su mirada es reflejo de nostalgia apagando sus ojos color miel, ya sus sueños han muerto antes del alba, no tuvieron derecho a nacer.

“Manos de campo, manos de hombre bueno, manos que labran un futuro que es ajeno, tierra regada con el sudor de su frente, un campesino que entrega todo su ser”.

Estas son algunas de las estrofas de uno de los temas de autoría que en medio de versos refleja realidades; habla de un campesino que trabaja su tierra, la suda, pero en muchas ocasiones es explotado y las personas que lo hacen son indiferentes ante cualquier situación, campesinos que han tenido que irse de su tierra.

Igualmente, le cantan al amor y a todos esos sentires y sucesos que pululan desde lo más alto de la cordillera de los Andes.

 

DATO

Como dueto a Luar los pueden encontrar en las diferentes plataformas digitales y conocer más sobre los procesos, así como la fecha de lanzamiento del primer disco de este dúo de música andina.

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí https://digital.elnuevodia.com.co/library

Redacción Facetas

Comentarios