Detenido presunto asesino de su hijastro

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍAGonzalo Casallas León, de 54 años, fue enviado al Coiba de Picaleña.
Por este asesinato, también fue condenado a igual tiempo de prisión Leonardo Casallas Vargas, conocido como ‘Chaco’ e hijo del hoy capturado. El sujeto está prófugo de la justicia.
PUBLICIDAD

Luego de estar prófugo de la justicia y después de ser condenado por el asesinato de su hijastro de 12 años, fue capturado Gonzalo Casallas León en la finca La Providencia, situada en la vereda Maracaibo, de Armero - Guayabal.GONZALO

La detención la hicieron efectiva los servidores del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), en conjunto con uniformados de la Sexta Brigada del Ejército y de la Policía de Infancia y Adolescencia de Lérida. 

 

El crimen 

 

El asesinato del niño cuyas iniciales eran A.H.N., sucedió el 6 de enero de 2013 en una finca de la vereda Maracaibo, jurisdicción de Armero – Guayabal. En el lugar, encontraron el cadáver del pequeño cerca a unos tanques de agua. De manera preliminar, se relacionó la muerte con un ahogamiento por inmersión.

Sin embargo, las versiones de Los Casallas no coincidieron y el material probatorio que hallaron los investigadores en el lugar de los hechos indicaban que se trató de un asesinato.

Uno de los implicados aseguró que supuestamente salieron a cortar leña y el infante a bordo de una bicicleta se fue con ellos, pero al regresar a la vivienda se cayó al agua, sin que sus allegados lograran salvarle la vida. La víctima era hijastro del capturado y hermanastro de quien está prófugo de la justicia.

 

La investigación

 

El menor fue encontrado sin vida en el solar de la casa y los condenados entregaron versiones diferentes el día en el que ocurrieron los hechos. Primero afirmaron que el niño se estaba bañando porque estaba sudado, que le dio “como un ataque”, se desmayó y quedó ahí. 

Luego, aseguraron que había muerto por ese supuesto “ataque”, como una convulsión, no se volvió a levantar y por eso falleció. El cuerpo del menor estaba desnudo y su ropa estaba mojada, colgada en un alambre. En el momento en el que llegaron las autoridades, ‘Chaco’ tenía la ropa mojada de la rodilla hacia abajo y su progenitor ya se había cambiado la ropa de trabajo. Lo anterior, evidenció que el cuerpo del niño y la escena del crimen habían sido manipulados.

Los investigadores plasmaron en el informe, que durante la inspección del cuerpo hallaron una abertura cerca del ombligo del niño, la cual, según la necropsia efectuada por el Instituto Forense de Medicina Legal, era una herida propinada con por arma de fuego en el abdomen. Incluso el cuerpo fue exhumado el 12 de septiembre de 2016 y a pesar de la búsqueda exhaustiva, el proyectil no fue hallado, pues pudo salir por sus heces.

 

Víctima de violencia intrafamiliar

 

En el juicio oral y debido a los testimonios escuchados durante el mismo, se conoció que el niño vivía con su progenitora, su padrastro y hermanastro, quien llegó poco después. De parte de Casallas León, recibía malos tratos. Lo enviaba al colegio sin comer e incluso una semana antes del crimen, el sujeto le había reclamado por la pérdida de un billete de 50 mil pesos de su billetera y le dijo que si no lo encontraba, algo terrible podía pasar. Incluso el niño le había pedido a algunas personas que si lo podían adoptar porque en su casa vivía muy aburrido.

 

Estuvieron detenidos

 

Tres años después del vil homicidio de A.H.N., Casallas León y Casallas Vargas fueron detenidos en mayo de 2016 con una orden judicial por el delito de homicidio en concurso con acceso carnal violento con menor de 14 años de edad. 

A ambos los enviaron a la cárcel de Picaleña. No obstante, luego recobraron su libertad por vencimiento de términos.

Durante el juicio oral las autoridades señalaron que el niño también habría sido objeto de abuso sexual crónico, sin embargo, la Fiscalía no desvirtuó la presunción de inocencia en cuanto a este delito, que a criterio del Juzgado fallador por los hechos imputados, el delito que debió imputarse era el de acceso carnal abusivo con menor de 14 años agravado, debido al lazo familiar que existía entre el menor y los dos sujetos.

En cuanto al delito de fabricación, tráfico o porte de armas de fuego, el ente acusador en el escrito de acusación y en la audiencia de su formulación, dejó de imputarles los hechos jurídicamente relevantes de esta conducta punible.

El 2 de octubre de 2020 el Juzgado Penal del Circuito de Lérida condenó a padre e hijo a pasar 37 años y seis meses de prisión por el homicidio agravado del menor de edad.

 

DATO

La condena fue apelada y está en conocimiento de la Sala Penal del Tribunal Superior de Ibagué.

Redacción Judicial

Comentarios