Taxista fue atracado herido y su vehículo destrozado

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍALe dañaron los vidrios del carro, una farola y la puerta del conductor.
Wilson Jaime Páez es un conductor ibaguereño que completa más de 20 años ganándose la vida como taxista. Aunque en todo este tiempo ha sido víctima de los delincuentes, de los bandidos, como él los llama, tres veces, la madrugada de este domingo vivió la peor experiencia de su vida.
PUBLICIDAD

A eso de las 2:00 a.m. recogió a dos hombres y dos mujeres en el barrio El Salado y los llevó a la entrada del asentamiento Ecoparaíso (sector La Gaviota). En la calle 11 lo atracaron, hirieron y de repeso, le cogieron a piedra el ‘amarrillo’, que con gran esfuerzo le paga al banco. 

En diálogo con esta redacción, el señor Wilson contó los angustiosos momentos que vivió ayer, cuando apenas empezaba su jornada. 

“Eran cuatro jóvenes. No parecían bandidos. Cuando íbamos para Ecoparaiso, uno de ellos me dijo: déjenos a la entrada. Se bajaron y uno de ellos, el que supuestamente iba a pagar la carrera se sentó en la silla del copiloto. Sacó el pico de una botella y me amenazó. Yo le dije llevase todo, tengo esas monedas y la base, los 60 mil pesos que entregó el otro conductor”, dijo la víctima. 

Añadió que los ladrones le preguntaron por el celular y la billetera, pero como estaban en la guantera del taxi, no los encontraron. 

 

Batalla campal

“Dos personas que en ese momento pasaron por el lugar me defendieron, pero el tipo se les fue encima y con el pico de botella lo hirió en la cara y en la oreja, casi le quita la oreja. Ante la situación los señores se fueron y los dos ladrones y una de sus acompañantes la cogieron contra mí”, señaló el conductor. 

Aseguró que cogieron a piedra a él y al vehículo. “Lo que hice fue correr. Unas cuadras más adelante me caí, además me rayaron la cara, fue una batalla campal. Cuando llegó la Policía me acerqué al carro y lo encontré destrozado. Los dos panorámicos estaban rotos, las ventanas de las puertas de atrás también, una farola y la puerta del conductor la arrugaron a pura pata”, puntualizó. 

 

DATO

Wilson Jaime Páez, quien se describe como una persona humilde, le pidió colaboración a sus compañeros, pues el arreglo del vehículo cuesta unos dos millones de pesos. Quien desee unirse a la campaña, puede contactarlo a la línea 320 818 39 80.

Redacción Judicial

Comentarios