Odisea del taxista atracado en Alaska

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍAEn tres años que lleva como taxista, Edison Lozano Acosta ha sido víctima de los ladrones dos veces.
Edison Lozano Acosta, fue el taxista que un sujeto atracó el domingo en el barrio Alaska de Ibagué.
PUBLICIDAD

El conductor contó detalles del caso, que parecen el capítulo de una telenovela. El ‘pillo’ le robó el celular y 50 mil pesos, pero el teléfono fue recuperado. 

El sujeto, conocido en la zona como ‘Sicario’, se tomó fotos con el móvil y no las borró. Recordó Edison, que eran las 5:30 de la mañana cuando recogió a un hombre en la Terminal de Transportes. 

“Me dijo que lo llevara a Alaska parte alta. Cuando llegamos allí se bajó y se asomó a la ventana del copiloto para supuestamente pagarme los seis mil 600 pesos del servicio. Cuando vi fue que tiró a agarrar el celular. Yo le agarré la camisa, forcejeamos, pero finalmente arrancó a correr por un barranco. Casi caigo con carro y todo al barranco también”, dijo el profesional del volante. 

 

Es costumbre

Añadió que fue al CAI, donde los policías le mostraron unos retratos hablados y efectivamente uno de ellos correspondía con la apariencia del sujeto que lo había atracado.

“Los uniformados me dijeron que era un hombre conocido en el sector como ‘Sicario’ y que vive en una casa abandonada, que al parecer le dejó la familia. Según la comunidad, ha robado a varios taxistas bajo la misma modalidad”, advirtió Edison Lozano, quien también es sargento retirado del Ejército. 

 

Toda una odisea

Indicó el taxista que luego del robo, llegó a la casa un poco acongojado, pero la esposa le dijo que marcaran al celular y le ofrecieran recompensa al ladrón. Así lo hicieron, les pidió 50 mil pesos, y le pusieron cita en Alaska. Sin embargo, el encuentro no se dio porque el taxista avisó a la Policía y ‘Sicario’’ se enteró. “En ese momento nos llamó y dijo que nos olvidáramos del celular. Nos resignamos, pero por la noche recibimos una llamada. Era una señora, que me dijo que era la encargada de una fundación de El Salado y que tenía el teléfono. Cuando regresó a mis manos, encontré en el celular muchas fotos que el hombre se tomó y no borró”, puntualizó. 

ALIAS SICARIO

Redacción Judicial

Comentarios