Vehículo particular casi lo mata en la Variante de Ibagué

Producto del choque, la bicicleta quedó incrustada en el carro.
Crédito: Fotos: Suministradas / EL NUEVO DÍA.Producto del choque, la bicicleta quedó incrustada en el carro.
Contenido Exclusivo
En la mañana del domingo sucedió un accidente en la Variante de Ibagué que casi termina en tragedia.
PUBLICIDAD

En el hecho resultaron involucrados el conductor de un vehículo particular que se desplazaba a gran velocidad por este sector y un ciclista que madrugó a hacer deporte y quedó tendido al lado de la carretera luego de ser arrollado. 

 

El accidente

 

Al amanecer del domingo, un deportista ibaguereño que se disponía a realizar una de las tantas rutas que habitualmente hace los fines de semana a bordo de su bicicleta y en compañía de otros ciclistas aficionados, sufrió un grave accidente de tránsito en la Variante que comunica a la capital musical con Cajamarca. 

El hecho sucedió metros antes del puente de ‘La vida’. Allí el ciclista fue atropellado por el conductor de un vehículo de color vinotinto, marca Kia Picanto, de placa GWN 600 que, según algunos testigos que presenciaron el hecho, se desplazaba a alta velocidad por esta vía de la capital tolimense. 

Producto del golpe, la bicicleta quedó incrustada en el vehículo y el deportista salió expulsado y resultó tirado sobre un pastal ubicado a un costado de la carretera. 

 

El ciclista lesionado terminó sobre el pasto.

 

Algunas versiones extraoficiales indican que el conductor del carro particular, al parecer, se movilizaba bajo efectos de bebidas alcohólicas, información que no ha sido confirmada por las autoridades. Hasta el lugar llegaron paramédicos a bordo de una ambulancia y le prestaron los primeros auxilios al herido que fue trasladado a un centro asistencial cercano. 

De igual forma, agentes de la Policía de Carreteras se desplazaron al sitio para determinar las circunstancias en las que ocurrió este hecho y llevar a cabo la respectiva inmovilización del automotor.

Este tipo de siniestros viales al amanecer del domingo se han vuelto recurrentes en la ciudad y ya cobraron la vida de una persona el pasado 29 de agosto en la glorieta de Mirolindo cuando Juan Carlos Cofles, quien se desempeñaba como vigilante, murió arrollado por un conductor en estado de embriaguez. 

 

Redacción Judicial El Nuevo Día

Comentarios