En Planadas está encendida la llama musical

 Suministrada  / el nuevo día
Crédito: Suministrada / el nuevo día
Tocar una guitarra, una tambora, una flauta, entre otros instrumentos, abre caminos de arte y cultura en el sur del Tolima donde los niños y jóvenes resignifican su territorio.
PUBLICIDAD

“Nosotros no queremos hacer músicos sino una construcción social”, fueron las palabras con las que el licenciado en música y director de la banda sinfónica al igual que de la coral, Albeiro Guaca, uso para empezar a escribir una nueva historia al ritmo de tonadas musicales desde la fundación Son de Atá.

Este es un espacio cultural donde las artes ratifican su importancia y evidencian por qué siempre deben ir ancladas a los diferentes procesos sociales, pues, niños desde los 4 hasta los 15 años de edad consiguen explorar sus habilidades, como también transformar la realidad.

Mediante un trabajo conjunto, llegan a los diferentes rincones de la región y demuestran que en Planadas, uno de los municipios que fue hostigado por la violencia, hoy es territorio de paz y entre todos aportan para su desarrollo y el de su gente. 

Con la interpretación de bambucos, cumbia, salsa y  merengue, de la misma forma que por medio de sus voces y con el uso de instrumentos musicales, también, consiguen salvaguardar las tradiciones sonoras y retumbar en todos los rincones del municipio.

La escuela musical tiene un motor que es la banda sinfónica, a través de ella se unen todos para interpretar el Himno Nacional, el Bunde Tolimense y seis obras más para los conciertos. 

Sin embargo, con el talento y la energía de los artistas, se desprendieron otras oportunidades artístico culturales como fueron el grupo folclórico ‘Tolima grande’, el coro ‘Voces blancas’, un coro para la iglesia católica, una banda papayera y el proyecto más reciente que es la orquesta.

Esta última inició durante la pandemia y demuestra que todo momento es oportuno para hacer la diferencia. En dicha iniciativa ha sido indispensable el apoyo de padres de familia, la Asociación de Productores Ecológicos de Planadas, Asopep, la Pastoral Social, fundaciones extranjeras, entre otras  personas, que se han dejado cautivar por el talento de  los menores de edad.

 

La música logra transformación social 

La violencia durante más de 50 años se ‘ensañó’ en los territorios del Sur, por lo que es necesario adelantar procesos para fortalecer el tejido social y cambiar imaginarios.

Por ello, varios profesionales oriundos de diferentes municipios de esta parte de la región, se reunieron mediante la ‘Red de Escuelas de Música del Sur del Tolima’, con el fin de llegar a otros espacios donde también surjan expresiones sonoras y entre todos construir cultura.

El primer encuentro lo hicieron en Chaparral, el segundo en San Antonio de allí surgió una banda sinfónica con más de 160 niños que se vincularon a la danza, la música tradicional y folclórica, además, con estrategias pedagógicas se llegó a más menores y docentes, para enriquecer los diferentes procesos.

El maestro, que lleva más de 20 años abordando la cultura desde los ritmos y sonidos, considera que enamorar a un niño ahora para que se acerque a las diferentes expresiones artístico culturales no es fácil, sin embargo, la pedagogía deja aventurarse a conseguir grandes resultados que se reflejan en la sociedad y la academia. 

Suministrada / El Nuevo Día

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! 

Lo invitamos a seguir leyendo aquí 

https://digital.elnuevodia.com.co/library 

 

 

REDACCIÓN SOCIEDAD

Comentarios