El gabinete de Santos no movió la mesa de unidad

Seis cambios hizo Santos en su equipo, pero solo tres figuras nuevas llegan a oxigenar su mandato.

Más que el pago de cuotas políticas, los cambios en el gabinete del presidente Juan Manuel Santos están encaminados a impulsar el motor de sus locomotoras y a rodearse de personas que lo respalden en un eventual proceso de paz con las Farc. 

Esa es una de las conclusiones a las que llegaron los analistas, tras los ajustes que hizo el Primer Mandatario, durante diez días a su equipo, y en el que la novedad la marcó la llegada de solo tres nuevas caras a su gobierno. 

Se trata de Alejandro Gaviria, en Salud; Juan Gabriel Uribe, en Ambiente; y Luis Eduardo Garzón , como ministro consejero para el diálogo social y la movilización ciudadana, que se perfilan como las estrellas del gabinete y sobre quienes recaen las mayores expectativas por sus perfiles.  

A ellos se les sumó Cecilia Álvarez, quien pese a no ser ministra, pasó del Fondo de Adaptación a la cartera de Transporte, y deberá consolidar los denominados corredores para la prosperidad. Y Fernando Carrillo , quien llega de la Dirección de la Agencia Nacional de Defensa Jurídica de la Nación, al Ministerio del Interior, con quien Santos apuesta a mantener la Unidad Nacional. 

El resto de cambios obedeció a una rotación para oxigenar algunos ministerios. 

Para los analistas, es claro que con la ministra Álvarez y con los ministros Gaviria y Carrillo, el presidente Santos les dio un respaldo a los tecnócratas sin considerar corrientes políticas.  

Y con Uribe y Garzón fortaleció su equipo con figuras que pueden, en algún momento, actuar como facilitadores en una eventual negociación de paz.  

En ese sentido, para el politólogo Vargas la que menos tambaleó con los cambios que hizo Santos fue la Mesa de Unidad Nacional. Indicó que los Verdes se “atornillaron” y los liberales y conservadores terminaron “en tablas”. Mientras que el Partido Liberal mantuvo su cuota con Carrillo, el Partido Conservador ganó con el nombramiento de Juan Gabriel Uribe y la ratificación de Juan Camilo Restrepo.  

Además, señaló que con estos cambios lo que hizo Santos fue, en parte, buscar más conexión con las regiones al incluir otro ministro antioqueño, Alejandro Gaviria, y una costeña, Cecilia Álvarez . 

“Lo que busca el presidente Santos con la Vuelta a Colombia, con el cambio de gabinete y con el anuncio de las conversaciones con la guerrilla, era frenar la caída en la popularidad que venía teniendo y me parece que levemente empieza la recuperación”, explicó Alejo Vargas .  

Por su parte, para el analista y consultor Andrés Mejía Vergnaud , la demora en la conformación de su gabinete, más que expectativas, lo que provocó fue incertidumbre.  

“En esta demora quedó demostrada la capacidad de ejecución del presidente Santos, que lleva dos semanas cambiando un gabinete sin anuncios sorprendentes y no logró darle dinámica a los ministerios”, asegura Mejía Vergnaud. 

Indicó, en ese sentido, que el nombramiento que más expectativas genera es el de Alejandro Gaviria, por sus conocimientos en economía. 

En su análisis, Mejía Vergnaud afirma que en esta recomposición del gabinete generó inconformidad algunas ratificaciones, al dejar, por ejemplo, a la ministra de Educación, María Fernanda Campo y a la de Cultura, Mariana Garcés , ya que según explicó la gestión de ambas no ha sido “brillante” y muchas personas “ni las conocen”.  

Para Fabián Sanabria, decano de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional, los ajustes que hizo el presidente Santos fueron muy normales y se dan en todos los gobiernos. 

“La rotación que hizo en algunos ministerios me pareció muy positiva y sin duda, la entrada de Alejandro Gaviria , es el anuncio más importante”. 

Para el académico lo ajustes de Santos apuntan a buscar mayores resultados en la ejecución. “La idea es enrutar este segundo tiempo hacia la paz y la inversión social y considero que con estos ajustes, se puede lograr”. 

Antecendentes

Congreso pide reunión con Carrillo

El nombramiento de Fernando Carrillo como ministro del Interior, causó sorpresa en el Congreso, pero fue bien recibida. Efraín Cepeda, presidente del Partido Conservador, destacó la hoja de vida de Carrillo, dijo que “vemos esta designación con muy buenos ojos”. Así mismo, el jefe de la colectividad pidió a Carrillo que se siente con todas las bancadas para revisar cuál es la agenda legislativa del Gobierno Nacional, “que no está muy clara”. Por su parte, el presidente del Congreso, Roy Barreras, manifestó su preocupación porque su partido perdió espacio en el gabinete.

COLPRENSA

Comentarios