"Estaba en el lugar equivocado": Eduardo Bejarano

JORGE CUÉLLAR - EL NUEVO DÍA
Exgerente del Ibal habla por primera vez sobre su salida del gabinete municipal, dice que sus resultados son incuestionables y da a entender que presiones por el manejo de la plata y los contratos generaron en gran medida su partida, tras el anuncio presidencial de los 70 mil millones de pesos para el acueducto de Ibagué.

EL NUEVO DIA: ¿Siente que salió por la puerta grande, o la puerta de atrás?

EDUARDO BEJARANO:  Salí con unos resultados incuestionables e inobjetables, eso me hace sentir tranquilo, independiente de la puerta de adelante o atrás. Lo único que yo sé es que en el sector público la puerta es giratoria y uno no llega a los cargos para quedarse eternamente.

END: Sobre su salida se ha especulado mucho, ¿cuál es la razón para haber caído en desgracia?

EB: Le insisto, hay unos resultados que nadie me puede cuestionar hoy en día y creo que muy pocos funcionarios en Ibagué y el Tolima podrían mostrar tanto en tan solo ocho meses y medio. De tal manera que esa pregunta valdría la pena hacérsela al Alcalde, y no a mí.

END:  El Alcalde dijo que no le gustaba la sensación que se estaba creando de que usted era indispensable para que no se perdieran los recursos anunciados para el tema del agua y se mantuviera la confianza del Gobierno Nacional. ¿Cómo recibió ese comentario?

EB: Es una percepción del Alcalde y hay que respetársela. Yo lo que creo es que los resultados, independientemente de quien esté, se deben mostrar. Y si él consideró un cambio en el Ibal porque creyó que las cosas se pueden hacer mejor, pues esa es una valoración suya que yo no puedo entrar a debatir.

END:  Del lado de sus críticos, y en lo que contribuyó la carta del representante Alfredo Bocanegra, la visión  fue que usted se 'durmió' después del anuncio del presidente Santos sobre la asignación de los cerca de 70 mil millones de pesos para el acueducto de la ciudad, y que se estaba poniendo en peligro esos recursos...

EB:  Yo no dormí ni un día. Inclusive, saliendo del lugar donde se realizó la reunión y el Presidente hizo el anuncio, nos fuimos al aeropuerto Perales a trabajar con los técnicos del Ministerio. Aquí ya todo el mundo supo lo que había acontecido y es que existía un cronograma que hasta el 18 de septiembre, día de mi salida, se venía cumpliendo. Era un cronograma concertado con el Ministerio, con la Edat y le puedo decir a Ibagué que lo cumplí, y los productos que yo pretendí entregar en el mes de diciembre, con ese cronograma lo íbamos a cumplir; pero yo no puedo responder de allá para acá, sólo puedo decir que en este momento nuestro peor enemigo es el tiempo. 

END:¿No cree que su prolongado viaje a la China fue en un mal momento?

EB: Esas son unas apreciaciones, pero yo soy una persona muy responsable y dejé todo al día. Tenía comunicación casi a diario con todo el equipo técnico y jurídico del Ibal, porque, justamente, en ese momento se estaba tramitando el convenio con la Edat. Duré 20 días en la China y el convenio no se movió, y no se movió, precisamente en la Edat. El Ibal hizo todo lo que tenía que hacer, creo que el representante Bocanegra ya lo tiene claro, porque le mostré toda la documentación, como se la envié a los concejales, con todos los argumentos para demostrar que la demora no había estado en el Ibal.

END: Otras voces han advertido que lo que se demuestra con esto es un pulso muy bravo por el manejo de los cuantiosos recursos que prometió el presidente Santos y los dineros de las consultorías para garantizar esa plata. ¿Sintió presiones después del anuncio de los 70 mil millones de pesos para el acueducto de la ciudad? ¿Recibió sugerencias para que se fuera?

EB: Al Alcalde  le dije con toda claridad la última vez que hablamos, 'yo me voy, yo no quiero estar acá, porque si mis resultados no son suficientes para quedarme en esta empresa, yo soy el que estoy en el lugar equivocado'. En el tema de los contratos y la plata, soy como las mulas, para eso no camino; a lo mejor generaron gran parte de mi salida.

END: Se especuló con los términos en que presentó su renuncia y que usted no quiso hacerle caso al Alcalde y cambiarlos. ¿Qué hay de cierto en esto?:

EB:  Lo primero es que cuando se presentó la supuesta dimisión colectiva, yo no me encontraba en Ibagué, estaba en Bogotá,  justamente en el tema de los convenios en el Ministerio. A mí nadie me notificó de la renuncia, me enteré por los medios, ninguno tuvo la gallardía ni la cortesía de llamarme a decirme. Pero, bueno, eso no es una explicación profunda; lo que sí debo reiterar es que le dije al Alcalde que si los resultados en consecución de recursos, en gestión de la empresa y en modernización de la misma, no eran suficientes, entonces, era yo el que estaba engañado. Y le señalé también que yo había llegado a cumplir una misión, creo que excedí en buena medida las expectativas que él mismo tenía. De tal manera, no fue que no quisiera pasar mi renuncia, yo la presenté en una comunicación y él tuvo a bien considerarla.

END: Otra de las cosas que se han dicho sobre su salida del Ibal, es que usted era una rueda suelta y que, incluso, le impuso al Alcalde la Secretaria General del Instituto...

EB: El tema de la Secretaría General del Ibal fue convenido en el mes de diciembre, fue una de las condiciones que le pedí al Alcalde  para aceptar el cargo; que inicialmente yo no iba a aceptar, como él muy bien lo sabe, porque tenía una oferta laboral mucho más interesante desde el punto de vista económico y profesional. Pero accedí en aras a la amistad que me unía en ese momento con Luis H., y en aras de colaborarle a la ciudad. Y si se me tildó de rueda suelta, lo que pasa es que desde siempre y en todos los cargos públicos que he tenido, he actuado con absoluta independencia. Yo soy liberal de nacimiento, de crianza, pero también en pensamiento y actuación.

END: También se le acusó de ser preponente, y que la diferencia con otro polémico caso, es que usted era más diplomático...

EB: No voy  a entrar en esa discusión. Digamos que  son formas de ser, pero independientemente de que mi carácter sea un poco fuerte, si uno es arrogante, de malas pulgas, o lo que sea, lo que yo le aseguré al Alcalde en enero cuando me posesioné fueron resultados. En esta ciudad debemos pensar que, independiente si son bonachones o no, los funcionarios deben mostrar resultados; eso es lo que la ciudad reclama.

END: ¿Qué tan incómoda llegó a ser su relación con los dos asesores del Alcalde?

EB: Con el doctor Carlos Orlando Pardo si tuve relación  por unos temas informáticos, realmente con el no tuve ningún inconveniente. Con el señor Agustín Angarita no tuve ningún tipo de comunicación, hay muchos rumores al respecto de que  él intrigaba constantemente contra el Gerente del Ibal, que tenía  inclusive el deseo de llegar allá, pero yo lo tomo como eso, como rumores. Hasta yo le dije al Alcalde, confrontemos los temas porque es mi estilo, sentar al que acusa, al que señala y confrontar; desafortunadamente no fue posible.

END: ¿Qué piensa de la persona que fue nombrada en su reemplazo? ¿Si da la talla Carlos José Corral?

EB:  De Carlos José tengo las mejores referencias, me he reunido varias veces con él porque, independientemente de si yo tengo o no tengo diferencias con el Alcalde, creo que antes que funcionario de la administración municipal, de militante del Partido Liberal, soy ibaguereño y uno no puede ser tan cara dura de desconocer que los procesos deben continuar. Por eso le he manifestado a Carlos José, y se lo he dicho en reiteradas oportunidades,  que cuenta conmigo de manera decidida para continuar los procesos que yo llevaba adelantados.

END: Volviendo al tema polémico de su periplo a la China, ¿cuál fue la utilidad de ese viaje? ¿Es cierto, además, que viajó sin la autorización expresa del Alcalde?

EB: Aquí todo es sujeto a críticas. Lo  primero que hay que decir es que no se ciñe a la realidad afirmar que el Alcalde no tenía conocimiento, porque se presentó en Junta Directiva presidida por él y lo aprobó.  El viaje a la China tuvo una utilidad en el sentido que nos permitió conocer nuevas experiencias, pero para implementar esas experiencias uno tendría que estar en la empresa, aprovechar lo que es el Ibal y los contactos que se hicieron; desafortunadamente, ante la salida mía y de otro de los que me acompañó en dicho viaje, pues ese proceso queda truncado. A eso también se le puso demasiado morbo, demasiada suspicacia a un viaje que no era una cosa del otro mundo; no hubo detrimento patrimonial, yo renuncié a todos los viáticos, igual hicieron mis funcionarios.

END: Otro tema que causó controversia es el de los tanques como solución para el desabastecimiento de agua y que algunos críticos han visto más como un negocio, que cualquier otra cosa...

EB: Si es un negocio, es un mal negocio porque las ferreterías tienen un margen muy pequeño, lo mismo que el fabricante del tanque. Es más negocio para la gente que compra el tanque porque lo va a comprar más barato que si lo comprara a un precio normal.  Quisimos hacer eso meramente con un tinte social, aquí no es negocio para nadie. En cuanto a las apreciaciones que eso no es una solución, pues yo  creo que tienen razón: La solución para el tema del agua, y lo planteé durante mucho tiempo, no se circunscribe a una sola alternativa o una sola estrategia, aquí debe ir desde el tema de ahorrar agua, el control de pérdidas, nueva infraestructura, hasta el tema  de acumulación de agua  en los hogares, que es deficitario en Ibagué. O sea, el tema del agua es un complejo rompecabezas de muchas piezas y, esta de los tanques, es tan solo una de las piezas que se articula con todas las demás para  ofrecer, ahí sí, una gran solución al tema del agua.

La APP y los intereses ocultos

END: En  la propuesta de la APP, muchos veían a usted defendiéndola y los más suspicaces decían que los cortes continuos de agua eran una estrategia para forzar esa propuesta. ¿Qué dice?

EB: Primero, me parece increíble que una cosa de esas pueda suceder, porque es atentar contra el bienestar de toda una ciudad; si eso eso se presenta, eso ya tiene ribetes penales y debería ser investigado por la Fiscalía. Creo que alrededor de eso, incluso desde de las campañas políticas se ha creado un mito de que cierran las llaves para que haya desespero en las comunidades.  Mi argumentación frente a la APP fue someter este debate a todo el público, de frente a la ciudadanía; por eso se socializó en el Concejo, los Gremios, en los medios de comunicación. Fuimos imparciales, a pesar de las críticas que tendensiosamente afirmaban que el Alcalde y yo teníamos algún tipo de parcialización al respecto. En esto debo señalar que ordené al equipo técnico, jurídico y financiero del Ibal hacer unos análisis; ellos de manera independiente concluyeron que no era viable y así se lo hicieron saber al Alcalde en una Junta Directiva, y Luis H. tomó la decisión que todo el mundo conoce.

END: El lado desconocido en este tema de la APP ha sido la madeja de intereses ocultos que trascendió habría existido en la relación de miembros de la Junta Directiva del Ibal con la firma que presentó la propuesta. ¿Cómo fue eso ?

EB: Pues mire, se venía presentando un debate muy interesante con argumentos a favor y en contra en referencia a la APP; en su momento el doctor Gabriel Hernán Peñalosa dijo que se sentía impedido para seguir participando porque tenía algún tipo de negocio, una sociedad con el señor Ramiro Pérez, quien lideraba la propuesta de la APP; y por eso se retiró de la Junta Directiva. Creo que fue una actitud decente, gallarda por parte del doctor Peñalosa.  La Junta no fue en ningún momento un ente validador de nada, fue un organismo que actuó responsablemente; se hicieron los debates jurídicos, técnicos y financieros con altura, incluso consultamos a la CRA para tener claridad cómo se afectaría la tarifa, y ese fue otro de los argumentos para decirle no a la APP. Eso quedó consignado en las actas, por fortuna.

Relación con el Alcalde y futuro político

END: En una respuesta anterior usted se refirió "a la amistad que me unía en ese momento con Luis H.".¿Qué tanto se ha resquebrajado esa relación con el Alcalde con todos estos episodios?

EB: No sabría qué decirle... Tengo los pantalones bien puestos y también soy un hombre de diálogo. No tengo ningún problema de naturaleza personal con el Alcalde, nunca lo vi así; el destino dirá si nuestros caminos se vuelven a encontrar.

END: Pero lo que se ha dicho es que el enfrentamiento entre usted y Luis H. se ha agudizado por su interés en el tema de la revocatoria del mandato. ¿Cuál es la realidad?

EB: Lo cierto es que yo almorcé con el señor Pierre García y con el señor Andrés Restrepo, justo el día - la casualidad-  que el exsenador Carlos García hace esas afirmaciones en un medio radial local en referencia a la revocatoria. Yo si le pregunté a Pierre García: ¿'oiga, lo que dice su papá es un globo, o es algo cierto?. Él me explicó el tema y cerrado el asunto. Yo a Pierre lo conozco desde la campaña de Luis Carlos Delgado, soy amigo de él, pero esa reunión para nada se centró sobre la revocatoria. Incluso, pienso que la revocatoria no debe salir de un grupo político, debe ser una cosa ciudadana; pero creo que es muy temprano para hablar de revocatorias, no es conveniente desestabilizar un gobierno, que aunque lleva nueve meses,  hasta ahora está sembrando y espera recoger en un futuro.

END: ¿ A que se va a dedicar Eduardo Bejarano?  ¿Cuál va a ser el futuro profesional y político suyo?

EB: Estoy analizando varias opciones sobre la mesa en el plano nacional, pero me quiero dar una pausa porque uno no puede a la topa tolondra echarle mano a lo primero que se le aparezca, sino que tiene que pensar muy bien para dónde va, cuál será el camino, o qué cargos o experiencias laborales le pueden servir para llegar a donde uno quiere llegar.

END ¿Y usted quiere llegar a ser Alcalde de Ibagué?

EB: Algunos de manera tendenciosa también empezaron a decir que yo estaba utilizando el Ibal como un trampolín, pero eso me parece grosero con la ciudadanía, que se pretenda utilizar los cargos como plataforma para aspiraciones futuras. Creo que lo que uno pueda hacer en las entidades, es lo que finalmente se valida por las comunidades. Ahí vuelvo e insisto,  dejé unos resultados; que hoy unos sectores los quieran desconocer, pues que lo hagan. Pero políticamente, en este momento yo no estoy pensando en nada; profesionalmente estoy en un descanso reflexivo, sin que exista en mi algún tipo de resentimiento de ninguna naturaleza. 

Proceso de paz y su papá

END: A propósito de la negociaciones de paz que se han anunciado por el presidente Santos con las Farc, su padre Jesús Antonio Bejarano ha vuelto a ser recordado. ¿Qué comparación hace de estos dos momentos?

EB: El tema ha sido muy sensible para mí, en algunas imágenes de televisión he visto a mi papá y eso es un tema que me toca en lo más profundo de mi ser. Veo que este es un momento muy interesante en la historia de Colombia, que el país ha aprendido mucho de procesos fallidos y procesos exitosos como en los 90 lideró mi padre de la mano de personajes como Rafael Pardo, hoy Ministro de Trabajo. Creo que el país está preparado para afrontar el tema de la paz, hay una dinámica distinta en las Farc frente a lo del Caguán; obviamente va a ser un camino tortuoso, pero creo que es el momento indicado para que Colombia avance hacia la reconciliación; esperemos que esto llegue a buen puerto.

EDWIN BALLESTEROS

Comentarios