Iván Duque, a vuelo de pájaro

VANGUARDIA - EL NUEVO DÍA
Voces a favor y en contra se han escuchado por los viajes que durante su permanencia como jefe de Estado ha hecho el presidente Iván Duque Márquez al exterior.

Desde el pasado siete de agosto de 2018, cuando tomó posesión como presidente de Colombia, Iván Duque Márquez ha realizado 17 viajes al exterior para participar en posesiones de presidentes, cumbres, foros y dar a conocer los puntos fundamentales de su política de gobierno, como es la economía naranja.

Aunque no solo la oposición ha hecho críticas sobre los viajes del presidente Duque Márquez al exterior, (pese a que no es el más viajero en la historia de Colombia), durante su más reciente traslado a Europa recibió muchos cuestionamientos en redes sociales, donde se preguntaban el motivo del viaje del presidente, mientras en Colombia se vive una crisis con el tema de los asesinatos a líderes sociales y la emergencia vial en los llanos orientales. Precisamente con una larga lista de nombres de líderes asesinados, fue recibido Duque a su llegada a Londres.

La pregunta que ronda es si son importantes o necesarios estos viajes.

Para dar respuesta a este interrogante, Henry Cancelado Franco, docente Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad Javeriana señala que “hay una discusión interesante, porque una cosa es si son importantes o son necesarios, dado que hoy se pueden hacer muchas cosas sin necesidad de movilizarse porque la tecnología lo permite, y hay que recordar al mismo presidente que una de las reuniones del Grupo de Lima la hicieron virtual, pese a que el tema sí ameritaba reunirse”.

Entonces, continúa Cancelado Franco, “la necesidad propiamente dicha uno no la ve tan taxativa. ¿Son importantes?, pues todavía es muy temprano para ver resultados, pues son éxitos que se sienten a mediano plazo, por tanto se puede reaccionar en el momento frente a las declaraciones, pero no frente a las acciones como tal porque, por ejemplo, un acuerdo económico, político o de cooperación se dan en el mediano y largo plazo y no en el corto plazo”.

Para Fabián Sanabria Doctor en Sociología y docente de la Universidad Nacional, la mayoría de viajes del presidente Duque han resultado completamente inocuos, “particularmente su conferencia ante la directora de la Unesco, Audrey Azoulay, que resultó ser un oso cósmico particularmente cuando el presidente no tuvo otra metáfora para referirse a la económica naranja recordando los siete días de la semana con los siete enanitos. Esa conferencia pasó a la historia por la ignorancia ‘supina’ del presidente Duque con respecto a la economía naranja”.

De acuerdo con Sanabria, con esa conferencia “quedó en evidencia que la economía naranja del presidente Duque apenas es un folleto donde pusieron su nombre, porque si hablar de economía naranja se tratara, tendríamos que referirnos a países como Taiwán o como Islandia en donde, discutiblemente, hay una inversión sustancial en el tema no un Viceministerio”.

De manera contraria opina Patricia Muñoz Yi, Docente de la Facultad Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales y Directora de la Maestría en Estudios Políticos de la Universidad Javeriana, al señalar que sobre el reciente viaje y el número de viajes de Duque se ha abierto una discusión sobre la pertinencia, la conveniencia y la importancia de estos viajes para el país en su desarrollo económico, para las relaciones con los otros países que se deben construir desde su papel como presidente: “considero que no debe perderse de vista que una función importante del presidente de la República es, precisamente, estrechar los vínculos y las relaciones con los otros países, vínculos y relaciones que pueden representar no solo cooperación en términos de trabajo, proyectos o alianzas, con relación a proyectos que el país se haya propuesto de manera global, sino que también representa la forma como nuestro país construye relaciones diplomáticas de cooperación económica y colaboración en la agenda que el presidente ha trazado”.

Para Muñoz Pi, es importante que el mandatario estreche estos vínculos y construya estas relaciones, por ello se hace necesaria la presencia del presidente en el exterior y “lo único que podría, quizá, pedírsele es una agenda muy clara sobre cuáles son los objetivos de cada viaje y, por supuesto, articular esta agenda con los grandes proyectos que se tienen como nación”.

 

¿Los resultados?

El senador de la Alianza Verde Antonio Sanguino dijo que el balance de la política exterior de Duque no tiene resultados qué entregar: “el Presidente le apostó a los temas de Venezuela y de la economía naranja y de ninguno hay resultados. ¿Qué pasó con el Grupo de Lima?, ¿en qué quedó el cerco diplomático a Maduro, al que por cierto, le quedaban días contados en el poder? No ha pasado nada y la ayuda internacional sigue varada en la frontera”.

En este sentido, Cancelado Franco, señala que en cuanto a resultados tocaría esperar, pero no hubieran sido tan necesarios los viajes como los quieren vender, o sea que sin eso el país no hubiera encontrado un norte para los tres años de gobierno que faltan.

Además, la gran crítica es que se hacen algunas acciones y por fuera se van señalando otras y eso genera inconformidad de la opinión pública, como la posición real de la implementación de los Acuerdos de Paz, porque no se sabe realmente qué está pasando y cuando existe “un indicador claro que es el narcotráfico y el nivel de violencia, y cuando se ven esos indicadores que son muy prácticos, la pregunta es ¿qué está pasando? Y además, la excusa de culpar al anterior gobierno ya no le funciona al presidente Duque y cuando el legislativo termina con un descrédito tan grande, lo que se ve es que hay crisis de Estado que puede ser mucho más grande y complicada, dice el docente Cancelado.

De igual manera, el Doctor en Sociología reitera que en el momento no se puede hablar de ningún resultado de economía naranja, es la demagogia que ratificaba que era quizá el único tema que el presidente dominaba, pero la gente no se puede engañar porque quienes votaron por Duque “lo hicieron sabiendo que era el que decía el presidente que gobernó a Colombia durante 8 años y que hizo cambiar la Constitución a su favor”.

Duque ha demostrado que no estaba ni académica, ni política, ni internacionalmente preparado para ser el continuador de la gran apuesta de futuro conciliador y de paz que hizo el expresidente Santos, dijo Sanabria.

 

Campaña en contra

A raíz de la críticas a la reciente gira del presidente Iván Duque por una semana a Europa, el ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Holmes Trujillo, defendió los diversos periplos del mandatario.

Trujillo sostuvo que “la diplomacia presidencial es fundamental en el mundo contemporáneo, la diplomacia presidencial además hace parte de la práctica de la acción internacional de diversos estados en el mundo entero”.

Destacó que “el resultado de la gira del presidente Duque por Europa es maravilloso, tuve la oportunidad de acompañarlo en varias de las reuniones de las que hizo y debo decir que hace parte, desde el punto de vista conceptual, de la diplomacia presidencial”.

“Hay una campaña internacional contra el presidente Duque y esas campañas internacionales fundamentadas en la calumnia solo se enfrentan y así lo está haciendo el gobierno con los hechos que son los que reflejan la verdad y una acción cada vez más amplia de la diplomacia”, indicó.

NELLY VECINO PICO Y COLPRENSA

Comentarios