Acuden a la ONU para evitar impunidad en crimen de Santiago Murillo

Crédito: Jorge Cuéllar / EL NUEVO DÍALos padres de Santiago Murillo han exigido justicia por el asesinato del joven, ocurrido la noche del sábado en la calle 60 de Ibagué.
La Comisión de Derechos Humanos del Tolima solicitó a Naciones Unidades que siga de cerca la investigación de la Fiscalía por la muerte del joven asesinado durante el paro en Ibagué. También presentaron casos de abuso y represión policial en las manifestaciones.
PUBLICIDAD

Conscientes de que la administración de  justicia en Colombia opera con tropiezos, la Comisión de Derechos Humanos del Tolima acudió directamente a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para evitar un escenario de impunidad en el caso de Santiago Murillo, el joven asesinado con disparo de bala durante la jornada de protesta del pasado sábado en Ibagué.

La preocupación no es infundada. En Colombia existe un largo historial de abusos y crímenes sin resolver que, en el mejor de los casos, han visto una decisión de la justicia luego de varios años e incluso décadas. Con este antecedente de sentencias tardías, la Comisión está agotando los recursos para que las investigaciones en el caso de Santiago y demás vulneraciones a los derechos humanos registradas en los últimos días avancen con celeridad.

De acuerdo con Flor Múnera, integrante de la Comisión, en la tarde de ayer sostuvieron una reunión con funcionarios de la ONU y la Procuraduría General de la Nación, en la que solicitaron vigilancia internacional a través de veeduría, en el desarrollo de la investigación que abrió la Fiscalía General de la Nación por el asesinato de joven, ahora convertido el símbolo de la movilización social en Ibagué.  

“Acá esperamos que no haya impunidad como en la mayoría de los casos. Nosotros queremos que nos digan quién dio la orden de matarlo. No podemos creer que un agente de policía salga y dispare porque le dio la locura. No sabemos si esto se planeó, pero sí creemos que hubo una orden. Eso fue un acto deliberado”, afirmó la defensora de derechos humanos. 

Mensaje

Múnera sabe que la comunidad internacional y varias organizaciones multilaterales tienen los ojos puestos en Colombia desde que se conocieron las denuncias sobre violencia y represión de la Fuerza Pública, por lo tanto confía en que haya un acompañamiento decidido para que se esclarezca el asesinato, atribuido a los miembros de la Policía, pues la noche del sábado se conocieron videos en los que se escucha que abrieron fuego contra los manifestantes.

Además, Múnera enfatizó que la misma noche del crimen la Comisión solicitó a la Fiscalía que varios elementos fueran registrados en cadena de custodia. “Pedimos que incautaran las armas, las cámaras de seguridad de la calle 60 y, sobre todo, la tanqueta, porque la gente asegura que el tiro salió de ese vehículo. Nosotros estamos con el ojo encima para evitar la impunidad”, remarcó.  

 

Otras vulneraciones

Aunque no se han consolidado los datos, la Comisión de Derechos Humanos del Tolima tiene registros de abusos de autoridad, desapariciones, detenciones arbitrarias y uso excesivo de la fuerza en el Tolima, los cuales también fueron expuestos ante la Naciones Unidas.

“Hemos hecho un mecanismo de acción de búsqueda urgente porque hay una menor de edad que no aparece y nadie nos da razón, tenemos documentado cómo dispararon contra los manifestantes, hay casos de detenciones arbitrarias y abuso de la fuerza en contra, incluso, de trabajadores de la Alcaldía”, dijo Múnera.

Marchas

La organización sostiene que la Fuerza Pública ha actuado por fuera de los protocolos de reacción y ha ignorado deliberadamente los procedimientos policiales a la hora de reaccionar e intervenir las manifestaciones, lo que ha generado una cadena de abusos y uso indiscriminado de la fuerza. 

“En 47 años de atención  y acompañamiento a movilizaciones, jamás habíamos tenido semejantes ataques, sin respeto por los manifestantes y a nosotros, los defensores”, señaló Múnera, quien además señaló que no tienen abierto un canal de comunicación con la Fuerza Pública,  ya que “no podemos dialogar con quienes asesinan a nuestros muchachos”.

 

Huelga en pie

Por lo menos hasta ayer, el joven Juan Pablo Monje, estudiante de Derecho de la Universidad Cooperativa, continúa en huelga de hambre líquida para exigir la presencia física de las personas desparecidas en las jornadas de protesta en Ibagué, conocer la persona que disparó contra Santiago Murillo y detener la violencia de la Fuerza Pública contra los manifestantes en la ciudad.

De acuerdo con la Comisión de Derechos Humanos, el joven no ha recibido ninguna atención por parte de los gobiernos departamental o municipal y en las instalaciones de la Universidad del Tolima, donde adelanta la huelga, se le garantizó el acompañamiento de un enfermero.

 

DATO

El abogado Augusto Ocampo, conocido en Ibagué por haberse desempeñado como ‘zar anticorrupción’ durante la Alcaldía anterior, tomó poder como represente de víctimas en el caso de la muerte de Santiago Andrés Murillo.

Redacción Política

Comentarios