Exvigilante dice que Hurtado le pidió negar los piques ilegales

Luis Antonio Moreno, exvigilante de seguridad del aeropuerto Perales, aseguró en audiencia de juicio oral que Andrés Hurtado, siendo administrador de la terminal aérea, le solicitó que negara la celebración de las carreras clandestinas.
PUBLICIDAD

En audiencia de juicio oral contra el alcalde Andrés Fabián Hurtado por el sonado caso de los piques ilegales, el exvigilante Luis Antonio Moreno Devia dijo que el mandatario le pidió que negara la realización de las carreras clandestinas la noche del 3 y la madrugada del 4 de abril de 2014.

Al ser interrogado por la fiscal, el hombre contó que desde su puesto de trabajo advirtió ruidos y luces, pero no supo con certeza de dónde provenían. Afirmó, además, que esa noche no supo que Hurtado Barrera hubiera estado en la terminal aérea.

En ese momento, con el propósito de “refrescarle la memoria” al exguarda de seguridad, la fiscal solicitó permiso al juez para proyectar una entrevista que Moreno Devia rindió a un agente del CTI en marzo de 2015 en la cual entregaba una versión diferente.

En ese documento se leía: “Siendo como las 22:30 horas aproximadamente escuché al ingeniero Andrés Fabián Hurtado dándole órdenes al guarda de seguridad de la entrada principal, indicándole que dejara entrar unos vehículos que estaban llegando, eso lo escuche vía radial, yo no me di cuenta cuántos carros entraron ni cómo eran”.

Luego de sucesivos inconvenientes técnicos y algo de torpeza en el manejo del teléfono celular por parte de Moreno, este cambió sorpresivamente su testimonio, ciñéndose, ahora sí, a lo que había dicho años atrás: que el hoy mandatario estuvo en ese lugar. 

Luego, Moreno contó que Hurtado reunió al personal que prestó servicio en esos días para enviarles un mensaje de tranquilidad ante el creciente escándalo e indicarles que él se iba a encargar de la situación. 

“Yo le dije ‘ingeniero, sobre la renuncia, hay un video que dice que los piques ilegales’, él dijo ‘no, no, tranquilo que no pasa nada’”, relató el exvigilante ante el Juez Segundo Penal del Circuito de Ibagué.

Para la siguiente pregunta, una vez más la fiscal tuvo que traer a colación la entrevista de 2015, pues Moreno dijo que Hurtado no le pidió que negara los hechos de esa noche y madrugada. Al final, el hombre rectificó y sostuvo que el mandatario sí le hizo esa petición.

 

“No hay ningún problema”

Hurtado

Minutos después, José Evangelista Segura Gutiérrez, otro exvigilante del Perales, relató que al percatarse de ruidos extraños se comunicó con el operador de las cámaras de seguridad, Daniel Felipe Cadena, hoy condenado por este caso, quien le restó importancia. 

“Yo le pregunté a él que qué sucedía, que se escuchaba carros que iban entrando hacia la plataforma que había hecho el ingeniero Andrés Fabián. Él me dijo ‘no se preocupe que eso es una reunión que él (Hurtado) tiene de un personal ahí, no hay ningún problema’”, contó.

A renglón seguido, Segura Gutiérrez narró que en la mañana siguiente vio el desorden y se marchó para su casa sin saber qué había ocurrido. Días después, cuando ya había estallado el escándalo, Hurtado los reunió personalmente.  

“Nosotros le dijimos ‘ingeniero, nos vamos a quedar sin trabajo por lo que usted hizo’ y nos dice que arreglaba eso y no había ningún problema y eso fue todo”, puntualizó. 

 

Advertencias contra testigo

Para la audiencia de ayer estaba previsto que rindiera testimonio otro exvigilante llamado Alexánder Hernández, quien, a pesar de que había confirmado su asistencia, no acudió por malestares físicos asociados a la presión que le ha generado esta investigación. 

La fiscal contó que Hernández ha recibido presiones. “Ayer (miércoles) me manifestó que estaba un poco incómodo y que incluso iba a solicitar una protección porque desde el viernes lo han estado llamando a su equipo celular varias personas que no se le identifican, manifestando que se abstuviera de rendir testimonio”.

A causa de esto, la funcionaria de la entidad de control dijo que el hombre tuvo que ser atendido por urgencia en la mañana de ayer y recibió una incapacidad médica por tensión alta, náuseas, ansiedad y antecedentes de enfermedad coronaria.

 

Dato

Hugo Dadey Moreno Cano, un abogado de Aeronáutica Civil, iba rendir testimonio ayer, pero no lo hizo porque no pudo conectarse.

 

El Nuevo Día

Comentarios