emergencia

 

La controversia permanente de Duque sobre la réplica de la oposición ¡Hoy tampoco los escuchó!

Crédito: COLPRENSA / EL NUEVO DÍA
El presidente Duque ha sido ampliamente criticado en distintas oportunidades por no escuchar a la oposición. Hoy salió del Congreso antes de los discursos de sus detractores.
PUBLICIDAD

Casi un mes antes de dejar el cargo de Presidente de la República, el entonces mandatario, Juan Manuel Santos, promulgó el estatuto de la oposición, una iniciativa que pretendía darle mayores garantías a los partidos que se declararan contrarios ideológicamente al gobierno. Sin embargo, estaba ad portas de la llegada de Iván Duque como nuevo jefe de Gobierno, un mandatario que en todas las instalaciones del Congreso en las que ha participado ha tenido controversias con la norma.

La ley contempla que todos los partidos del Congreso se deben declarar: afines, independientes, o de oposición, estos últimos tienen derecho a financiación adicional, a tener representación en los órganos deliberativos, y a hacer una réplica a los discursos del presidente de turno. En este punto la ley contempla que el 20 de julio, día de la posesión del Congreso, la oposición tiene derecho a acceder a 20 minutos para “presentar sus observaciones”, frente al discurso del mandatario.

Debido a que la posesión del presidente fue el 7 de agosto, y aún los partidos no se amoldaban bien a la lógica del estatuto, el primer 20 de julio en el que Duque tuvo que sortear los avatares de la norma fue en 2019 en donde se hizo famosa la “jugadita” del entonces presidente del Congreso, Ernesto Macías.

Ese año el presidente Iván Duque instalaba las sesiones del Congreso y mientras la oposición, en ese momento en cabeza de Jorge Robledo, insistía en que el mandatario debía quedarse a escuchar los reclamos que tenían los partidos contrarios a su ideología, Macías insistía en que no era posible.

La entonces cabeza del Congreso había modificado el orden del día y explicaba, con el micrófono abierto y sin que nadie se percatara su intención, “nos toca por obligación que ellos hablen después del Presidente… y entonces le pido a la comisión que acompañe al Presidente y los sacó de aquí… Esta es mi última ‘jugadita’ de presidente”. La misión era que el mandatario no tuviera que asistir a lo que dijera la oposición. Pese al revuelo que causó la ‘jugadita’ de Macías en esa ocasión el presidente no escuchó a sus opositores.

En ese momento el ambiente estaba tenso ya que los reclamos de la oposición se concentraban en el asesinato constante de líderes sociales, incluso, la oposición protestó en el recinto del Congreso con carteles que mostraban las fotos y los nombres de los líderes asesinados.

El episodio de ‘la vieja esa’

Un año más tarde, en 2021, y con un Congreso que tuvo su sesión de posesión virtual, el presidente asistió a las sesiones, pero con la excusa de la pandemia se retiró del salón tan pronto como pronunció su discurso. La senadora elegida para hablar en ese momento en representación de los opositores fue Aida Abella quien tomó la palabra desde el Capitolio reiterando que esperaba que el mandatario estuviera viendo su intervención.

Debido a que en ese momento también se le reclamó al presidente por no asistir a la posesión, desde la cuenta de la vicepresidente se publicó un video en el que se le escucha al mandatario referirse a la parlamentaria como ‘la vieja esta’. La grabación fue hecha en el salón de sesiones de la Presidencia, desde donde Duque emitía diariamente su programa ‘Prevención y Acción’,

“La vieja esta dijo que dónde estaba yo, que no estaba escuchando”, aseguró el mandatario en su momento, mientras su segunda al mando grababa con su celular. El video fue removido inmediatamente de las redes sociales de la hoy canciller y se dijo que había sido un error de uno de los funcionarios de la vicepresidente.

El episodio fue calificado por la oposición como irrespetuoso y en medio de la crisis generada por el coronavirus y la alerta por la muerte de líderes sociales como descorazonado, pues Abella fue víctima de la violencia que en los 80 acabó con el partido político UP.

“Delegó las orejas”

Este año, el último del gobierno de Iván Duque, tampoco estuvo exento de polémica. El mandatario al terminar su discurso se levantó y fue acompañado, por protocolo, por una comisión de representantes y senadores que lo dejó en la Casa de Nariño donde, según informaron fuentes oficiales, se desplazó a la escuela militar en helicóptero.

El episodio que también fue calificado por la oposición como un desplante fue justificado por el mandatario con un largo decreto en el que delegó a su ministro del Interior, Daniel Palacios, para escuchar el discurso de la oposición.

Si bien ya se comienzan a escuchar voces que indican que un decreto no puede estar por encima de la ley, el decreto 781 de 2021, sancionado el 19 de julio, al cierre de esta edición no había sido publicado en la página oficial de la Presidencia de la República. Sin embargo, el secretario del Senado reveló parte del contenido de la norma.

“En el decreto, después de su parte considerativa, dice: delegar en el ministro del Interior la función de escuchar, de forma inmediata a la terminación de la intervención del presidente de la República en la instalación de las sesiones del Congreso del 20 de julio de 2021, las intervenciones de los partidos y movimientos políticos con personería jurídica declarados en la oposición, en las cuales presentes sus observaciones y planteamientos alternativos de conformidad con lo establecido en el artículo 14 de la ley 1909 del 2018”, dijo el secretario Gregorio Eljach.

El tema generó críticas inmediatas, una de las voceras de la oposición, María José Pizarro, llamó la atención sobre el insistente asegurando que el mandatario es el primero en la historia en delegar sus orejas para no escuchar a la oposición. Así mismo, el senador Pablo Catatumbo, del partido Comunes dijo al iniciar su intervención: “Un saludo al presidente ausente, que no quiere oír estos discursos”.

COLPRENSA

Comentarios