‘Andrés López de Galarza no fue un asesino ni genocida’: Álvaro Cuartas

Crédito: Archivo / El Nuevo Día.
Contenido Exclusivo
Tras la controversia que suscitó la instalación y el retiro de una escultura indígena en el viaducto del Sena, el expresidente de la Academia de Historia del Tolima dijo que el colono español no fue responsable de matanzas de comunidades indígenas. ¿Quién fue en realidad?
PUBLICIDAD

Sin el eco que quisiera, el historiador Álvaro Cuartas viene insistiendo desde hace muchos años en un hecho que controvierte una de las ideas más arraigadas en el imaginario colectivo: Andrés López de Galarza, el español que fundó Ibagué hace casi 471 años, no fue un esclavista ni un genocida de indígenas, como cree el común de las personas.

Él, que lanzó en el año 2000 la biografía de aquel hombre nacido en Valladolid (España) y fue presidente de la Academia de Historia del Tolima, considera que ha sido injusto el trato que ha recibido el nombre y la figura de López de Galarza, pues no se le pueden endilgar las matanzas y los desplazamientos que en efecto realizaron otros miembros de su época.

Por supuesto, esa posición le ha granjeado críticas, sobre todo de quienes han arremetido con grafitis y golpes contra el monumento de bronce que él mismo, siendo secretario de Educación durante el primer Gobierno de Rubén Darío Rodríguez, le encomendó al maestro Enrique Saldaña para homenajear al fundador de la Villa de San Bonifacio de Ibagué.

Tajante, Cuartas reafirmó su versión por estos días en los que la opinión pública y la agenda noticiosa se ha ocupado de la intervención que varios jóvenes adelantaron en el repartidor vial del Sena, para instalar una escultura de icopor del líder indígena Manuel Quintin Lame en el mismo sitio donde estuvo, hasta hace cinco meses, el monumento de López de Galarza.

Como se sabe, el secretario de Gobierno de Ibagué, Óscar Berbeo, alegando una violación al ordenamiento territorial y una afectación al embellecimiento de la ciudad, ordenó el retiro de la pieza que buscaba rendir un homenaje a las comunidades Pijao. Los jóvenes calificaron la decisión como una falta de respeto a la ciudadanía y lamentaron la falta de diálogo de la Alcaldía.

Su postura tiene asidero documental. Advirtiendo que no está negando los crímenes de los conquistadores españoles del siglo XVI, Cuartas explicó que, contrario a lo que se piensa, López de Galarza no lideró una masacre de los indígenas que habitaban en el Valle de las Lanzas y su labor por estas tierras se remitió meramente a fundar una ciudad que sirviera de ‘puerto seco’ entre Bogotá y el occidente del país.

“Como historiador, no estoy ocultando ni defendiendo a asesinos, violadores y genocidas. Es cierto que hubo una lista tenebrosa de españoles del siglo XVI que son responsables de matanzas de grandes comunidades indígenas, pero López de Galarza no está dentro de esa lista, porque él no fue un conquistador sino un colono que vino, fundó y se fue”, explicó Cuartas.

La orden la recibió de su hermano, Juan López de Galarza, oidor de la Real Academia de Santafé, quien se propuso conectar la cordillera a través del camino del Quindío al Cauca, especialmente a Cartago, Cali y Popayán

Es más, según explicó Cuartas, Andrés López de Galarza enfrentó un juicio, del que salió exculpado, por su presunta responsabilidad en las muertes de algunos indígenas que se enfrentaron contra los españoles antes del acto fundacional de Ibagué.

Sin embargo, en su conciencia pesaron estos hechos y, reconociendo que le faltó autoridad para evitarlos, voluntariamente indemnizó a los familiares con productos de algodón, ya que tenía un batán, que es -palabras más, palabras menos-, una máquina de tejidos.

Además, Cuartas afirmó que el fundador no era un militar de carrera y tenía formación en el campo de la contabilidad y los números. “Él fue un burócrata muy exitoso, porque ocupó los cargos más importantes de esa época: justicia Mayor de la Gobernación de Santa Marta, tesorero de la Real Audiencia de Santafé y, para terminar su periplo burocrático, terminó siendo alcalde de Bogotá y de Tunja. Entonces, ¿a qué hora se dedicó a explotar a los indios con una cantidad de vejámenes y cosas monstruosas?”, cuestionó.

 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

El Nuevo Día.

Comentarios