Abuelito se enterró vivo en su casa y se cosió la boca, por abandono y falta de ayuda

Crédito: Captura del video / Noticias Caracol / El Nuevo Día.
Desesperado, víctima incluso de ladrones, el anciano decidió enterrarse para ser escuchado.
PUBLICIDAD

Don Luis Miguel López es un abuelito de 74 años de edad que en las últimas horas llamó la atención de toda Colombia tras tomar una decisión radical para ser escuchado por el Gobierno: se enterró vivo hasta el cuello y se cosió la boca.

El adulto mayor enfrenta una grave situación económica en su residencia, ubicada en una invasión del barrio Tocaimita, de la localidad de Usme, Bogotá; por eso, optó por esta radical forma de protesta con el objetivo de elevar su voz de auxilio ante el Distrito, asegurando que ha sido abandonado por el Estado.

El abuelo es reconocido en la zona y los vecinos concuerdan en que se ha quedado solo gracias a la pobreza; sus hijos partieron formando sus propios hogares, no puede conseguir empleo, nadie lo ayuda y vive en un rancho precario construido con latas y madera que no hacen mucho por resguardarlo de las frías noches en la capital.

Su hogar no cuenta con los servicios de luz, agua y mucho menos gas. Recientemente, los ladrones hicieron de las suyas, se llevaron lo poco que tenía para trabajar y lo apuñalaron, dejándolo incapacitado.

El abuelo aseguró que tocó muchas veces las puertas de la Alcaldía de Bogotá, pero no ha sido escuchado, razón por la que decidió “cavar su propia tumba”, hizo el hueco y se metió, tapándose hasta el cuello. Los vecinos trataron de ayudarlo pero se negó a salir; fue el grupo de bomberos quienes lo convencieron y sacaron, para darle traslado hasta un centro de salud.

Sin embargo, una vez atendido por médicos retomó su huelga la mañana de este martes, debido a que, aparte de la ayuda médica, su situación sigue igual. Sus vecinos hicieron el llamado a socorrer al adulto mayor de forma urgente:

Redacción web.

Comentarios