Problemas de salud derivados de productos industriales

Jairo Puentes Bruges

Diferentes publicaciones relacionan el consumo de algunos productos industriales (no todos) con graves problemas de salud. Una publicación de la Organización Mundial de la Salud (OMS, junio 12/2024) destaca: “Cómo las grandes industrias alimentan las enfermedades crónicas, obstruyen las políticas de salud y se dirigen a personas vulnerables. Cuatro productos corporativos (tabaco, alimentos ultraprocesados, combustibles fósiles y alcohol en exceso) causan 19 millones de muertes al año en el mundo, el 34% de todas las muertes. En Europa, estas industrias son total o parcialmente responsables de 2,7 millones de muertes anuales”. “La consolidación de estos sectores industriales (...) les ha permitido ejercer un poder significativo sobre los contextos políticos y legales en los que operan, y obstruir regulaciones de interés público que podrían afectar sus ganancias”.
PUBLICIDAD

Por ejemplo, sobre los alimentos ultra procesados, Euronews (Junio 15/2024) anota: “Los investigadores analizaron el impacto de una variedad de alimentos ultraprocesados (UPF) “de origen vegetal” en la salud, lo que confirmó otros hallazgos que vinculan los UPF con problemas de salud. Un número cada vez mayor de estudios encuentra vínculos entre los UPF y mayores riesgos de problemas de salud como obesidad, enfermedades cardíacas y diabetes”. “Tenemos otro argumento de peso para fomentar la reducción del consumo de UPF, independientemente de si son de origen animal o vegetal”, señaló una de las autoras del estudio citado y profesora de la Universidad de São Paulo.

La Revista de la Academia de Nutrición y Dietética señala: “El consumo de alimentos ultraprocesados está aumentando en el mundo y se ha relacionado con numerosas afecciones de salud como diabetes, obesidad y cáncer”. “Otro estudio epidemiológico reveló una asociación significativa entre la ingesta de UPF y el insomnio crónico”.

Una publicación de la Organización Panamericana de la Salud señala: “Los UPF se formulan en su mayor parte a partir de ingredientes industriales, y contienen poco o ningún alimento natural”. Son diseñados “para hacer que los ingredientes parezcan alimentos, pero son generalmente muy diferentes a los productos que promueven”.

Ejemplos citados: algunos tipos de “sopas enlatadas o deshidratadas, sopas y fideos “instantáneos”, margarinas, cereales de desayuno, mezclas para pastel, papas fritas, bebidas gaseosas, jugos, galletas, caramelos, mermeladas, salsas, helados, chocolates, fórmulas infantiles, leches para niños pequeños y productos para bebés, barras de “energía”. Panes, tortas, postres, pasteles, “listos para calentar”. Muchos otros tipos de productos de bebidas y “snacks” (OPS).

La OMS señala “la necesidad de acuerdos comerciales que den prioridad a la salud pública y den interpretaciones de las leyes económicas más orientadas a la salud, para garantizar que la salud pública no siga perdiendo frente a medidas económicas estrechas y obsoletas”.

 

Jairo Puente Bruges

Comentarios