Hoy se celebra el día de los amantes: ¿por qué algunos prefieren este rol?

Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍA. Imagen de ilustración
Contenido Exclusivo
Según datos del Instituto de Psiquiatría Juan Ramón de la Fuente, el 90% de los hombres y el 70% de las mujeres casadas son infieles al menos una vez en su vida. Y algunos de sus amantes prefieren vivir ese rol.
PUBLICIDAD

En 2015, la plataforma Ashley Madison, un portal web para infieles, propuso que cada 13 de febrero se festejara el Día del Amante como una forma de retar los arrumacos románticos del día de San Valentín, una fecha que en algunos países (Colombia incluida) es la oportunidad para que los enamorados festejen  su amor. 

“La vida es corta. Ten una aventura”: este es el slogan de la plataforma, pero si bien como frase es excelente, en la práctica tener un amante puede resultar bastante complicado.

Y ya que hablamos de amantes, hay que comprenderlos en su justa medida: un amante no es una pareja sexual esporádica, es esa persona que vive una relación romántica con alguien que ya tiene un compromiso. 

Pero otra cosa que hay que tener clara es que “históricamente, el hecho de tener amantes no siempre ha sido socialmente reprobado. Incluso ha habido épocas en las que la infidelidad ha sido aplaudida, especialmente en el lado masculino y hasta cierto punto entendible por los matrimonios pactados sin que hubiera amor de por medio. El matrimonio era más entendido como un trabajo, que como un lugar para el amor”, explica la psicóloga Mariana Luque. 

Por supuesto, todo esto se entiende desde la figura de quien tiene amantes… ¿Pero cómo funciona para quien tiene el papel de amante? 

“No siempre es triste como muchos creen: no siempre uno se enamora, pero lo que sí puede ser es muy solitario”, cuenta Adriana, una ejecutiva de cuentas de 33 años. 

Dice que ha tenido dos relaciones con personas comprometidas, con resultados que podríamos llamar… mixtos. 

“En mi primera relación con alguien comprometido no me fue muy bien. Los hombres no dejan de ser machistas y quieren que uno sea como una ‘segunda pareja’ y obviamente no lo soporté mucho tiempo”, explica Adriana. 

Su segunda relación fue un poco mejor porque esa persona tenía una mente más abierta, pero “me sentía sola porque en esta sociedad se glorifica mucho a la figura de la pareja, me cansé y pensé: ya fue suficiente, quiero otra cosa. Es una aventura, sí, pero no vale la pena que dure mucho”, cuenta. 

¿Qué significa ser un amante y tener un amante? Expertos le cuentan. 

¿Quiénes son los amantes?

Usualmente las personas que prefieren ser amantes han experimentado en su infancia relaciones disfuncionales en la figura de sus padres y fue algo que les marcó profundamente. 

“Por lo general, las personas que prefieren el rol de amantes han vivido una infancia con padres infieles patológicos o tuvieron una primera experiencia amorosa que les traumó”, explica la psicóloga Amalia Rueda. 

Por otro lado, es posible que en el caso de las mujeres que quieran ser amantes, se trate de una manera de mantener su independencia, si han sido mujeres hechas a sí mismas desde muy jóvenes. 

Sin embargo, los señores también tienen responsabilidad. 

“Si los hombres no estuvieran tan dispuestos a engañar a sus parejas, no habría tantas mujeres en el papel de amantes, mientras que para ellos, ser el “amante” es más que nada una aventura”, indica Rueda. 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí: https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

Redacción Galería

Comentarios