“La música es el vehículo ideal para generar las conversaciones más difíciles”

Crédito: COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
Como se suele decir, estar nominado ya es una ganancia, y Juliana Velásquez, quien ha crecido frente a las cámaras de televisión, viajó a Las Vegas para disfrutar de su nominación y de toda la parafernalia que rodea estos galardones.
PUBLICIDAD

No era la favorita de la categoría, y no por falta de talento o contar con un sólido trabajo discográfico, tan sólo porque la mayoría de los demás nominados contaban con la maquinaria necesaria para impactar en las redes sociales y dentro de los miembros de la Academia que entrega los Latin Grammy.

Como se suele decir, estar nominado ya es una ganancia, y Juliana Velásquez, quien ha crecido frente a las cámaras de televisión, que con tan sólo seis años ganó el reality ‘Angelitos’, para luego hacer parte de la época de mayor éxito de ‘El Club 10’, y ‘Play Zone’, para dar el salto a la actuación, viajó a Las Vegas para disfrutar de su nominación y de toda la parafernalia que rodea estos galardones.

.Hizo parte del elenco de ‘Súper Pa’, ‘Las detectivas y el Víctor’, ‘Niñas mal’, ‘Laura, la santa colombiana’, ‘Yo soy Franky’, ‘Noobees’ , ‘La gloria de Lucho’, ‘Historia de un crimen’ y ‘Pa quererte’, y pese a ese recorrido y éxito en corto tiempo, no fue ajena a las críticas, al bullyng y demás. Temas que esta joven bogotana decidió no callar, y darles visibilidad a través de su naciente carrera musical.

Así lo presentó el año pasado en su EP, ‘Dos y Veintidós’, de tres canciones de su autoría, en las que expone problemáticas reales como el suicidio, el desorden alimenticio y el embarazo no deseado.

Estas tres canciones: ‘Coseme’ (sobre el suicidio), ‘A la medida’ (sobre los problemas alimenticios) y ‘Electricidad’ (sobre el embarazo no deseado), con videos que están interconectados por medio de una misma temática.

Este año se lanzó con un álbum, profundizando en estas historias, que la llevó a lograr la nominación a Mejor Nueva Artista, y poder recibir el famoso gramófono dorado, lo que sin duda impulsará su carrera en el exterior.

“Es difícil abrir la agenda para unas cosas y las otras. Desde que tengamos ganas y un buen equipo de trabajo podemos lograrlo todo. Con los primeros meses de la pandemia tuvimos tiempo para la música, sobre todo en los procesos de composición para poder tenerlas listas para estos tiempos”, comentó Juliana Velásquez en el momento de presentar su primer EP.

Fueron tres canciones muy íntimas, poderosas y contundentes en su mensaje. “Para mí es un privilegio poder sacar esta música, que jamás fueron compuestas para estar las tres juntas, hacen un grupo hermoso hablando de temas tan complicados de abordar, pero que es valioso hacerlo”.

Sus primeras composiciones datan de hace unos cinco años, como ‘Cóseme’, cuando familia e incluso amigos estaban pasando por momentos de depresión demasiado fuertes. “Para mí es un tema difícil de entender porque nunca he sentido que he llegado a estar deprimida. Por eso, me parecía necesario tocar ese tema, desde mi postura de una persona que nunca ha caído en la depresión, que no es fácil, así como no es fácil tocar esos temas para una persona deprimida”.

Durante un tiempo la cantaba de manera esporádica, hasta que una persona cercana a Juliana, mucho mayor que ella, decidió quitarse la vida, lo que la impulsó a terminar la canción para hablar de ello.

‘Electricidad’, que es la más movida, que nació en la turbulencia de un avión, “les tengo pánico, por lo que empecé a tararear algo para distraerme y salió la melodía, y acababa de terminar un proyecto donde mi personaje de 15 años de edad, quedaba embarazada, generando un cambio en su vida”.

‘A la medida’ es la más personal porque nace de su inconformidad y el problema que ha tenido, “el no sentirme conforme de cómo me veo en el espejo tras tantos años expuesta en la televisión, donde surgían un montón de comentarios, desde: ‘Tan linda la gordita’, hasta comentarios completamente destructivos, por lo que quería hablar de ello, que uno no debe estar a la medida de los demás”.

Y agregó: “Nos sigue costando demasiado hablar de estos temas, pese a las redes sociales, la sobre exposición que sufrimos todos, los comentarios crueles desde el anonimato, no nos damos cuenta del valor que tiene el poder hablar de ello. Nos venden la perfección, y cuando uno no está a la altura de esa perfección, empieza a sentir un montón de cosas e inestabilidad. Como todo es lindo en las redes, quién se atreverá a decir que está mal. La música es el vehículo ideal para generar las conversaciones más difíciles”.

No fue fácil para ella, no quería hablar de ello hasta hace algunos años, cuando reconoció todo lo que le afectaba y hacía que cambiara su forma de actuar. “Llegaba tarde a las comidas con mis amigos para no tener que comer, me dejaba de ver con mis amigos si subía un poco de peso. En un castigo del cual no me daba cuenta, pero cuando fui consciente de ello, empecé a comentárselo a mis amigos, hombres y mujeres, me confesaban que me pasaba lo mismo”.

El problema se multiplica si se es una figura pública como una actriz, “Tu trabajo va de la mano con tu imagen y todo lo que esto representa. Es difícil ir a un casting y que te miren de arriba a abajo y sepas exactamente por qué lo hacen. Yo tengo amigas que los vestuaristas las devuelven porque les dicen ‘yo aquí no tengo ropa para usted’, quizás por ser una talla más. Todo es mucho más fuerte porque todo el mundo se siente con el derecho de opinar, pero también es bonito cuando uno le da la vuelta al acoso, y se lo dices a la gente, para darte cuenta que no estás sola”.  

Juliana Velásquez es una joven actriz que continuará en el mundo de la actuación y televisión, con una voz que está siendo escuchada y que busca usar para llevar un sólido mensaje.

Colprensa

Comentarios