sssss

Los colores de Colombia bajo la batuta de Glass Marcano

Crédito: FOTOS: CARTAGENA FESTIVAL - EL NUEVO DÍA
Bajo la dirección especial de la venezolana Glass Marcano, la Orquesta Sinfónica de Cartagena cumplió esta cita musical muy esperada en el centro de convenciones del ‘Corralito de piedra’.
PUBLICIDAD

Un viaje musical por sonidos creados gracias a las escuelas europeas, con la genialidad colombiana que ‘inyectó’ aquella posibilidad de un “ritmo propio”, fue lo que se tomó el auditorio Getsemaní del Centro de Convenciones Julio César Turbay, en ‘La Heroica’.

Una complicidad entre la Orquesta Sinfónica de Cartagena, una de las instituciones más queridas por los colombianos y que, como buena anfitriona, tenía la responsabilidad de dejar en alto los sonidos colombianos desde este formato, no defraudó sino que por lo contrario, rompió todo protocolo cuando hizo gozar al público asistente.


 

Una batuta irreverente


 

Y a propósito de formatos fuera de protocolos, el espíritu apasionado de Glass Marcano, quien fungió como directora invitada, cautivó a todo el auditorio a medida que avanzaba el repertorio, que incluyó la Suite Tierra Colombiana, de José Rozo Contreras; La Chocoanita, de Miguel Vicente Garrido; entre otros. 

Su batuta, que es considerada un espectáculo, cumplió con la cita a la que no solo acudieron los amantes de la música clásica y los pasajes colombianos, sino las familias de estos jóvenes intérpretes, que vieron el resultado de su compromiso, en horas y horas de estudio y ensayos.

Poco a poco, la venezolana, quien con tan solo 24 años cuenta con una amplia trayectoria, también evocó épocas en las que los aires nacionales se tomaban los bailes de salón, cuando la Fiesta de negritos, de Lucho Bermúdez, e incluso el Chaflán de Luis Quintiva, eran el repertorio protagonista.

La destreza de la joven directora, junto con el talento de los músicos de la OSC, llevaron entonces aquel momento a un auditorio donde sus gestos, saltos, risas e incluso bromas, levantaran de las sillas a quienes desde el comienzo querían bailar, aplaudir a quienes solo desearon llevar el ritmo así, y uno que otro ponerle voz a un Pacífico amoroso, de Hugo Candelario Díaz.

En esa cronología, instrumentos como el clarinete, la trompeta y hasta la marimba de chonta fueron guías, gracias al valor que la misma Glass Marcano les otorgó, pues, como pocas veces se ve en un escenario, esta relación entre quien dirige y quien interpreta, es tan estrecha, se siente tan cómplice, tan equitativa.

FOTOS: CARTAGENA FESTIVAL - EL NUEVO DÍA

Y esto seguro se sintió así, no solo por la corta edad de la directora, sino porque la música para ella ha sido siempre su lenguaje universal. 

Marcano ha recorrido un camino desde muy pequeña, desde cuando conoció la música clásica pero fue el idioma su primer obstáculo; desde entonces su propósito fue formarse y por ello aprendió desde los 4 años a tocar violín en su natal San Felipe.

Luego integró coros infantiles y orquestas juveniles en Yaracuy, mientras que llevaba a cabo su cotidianidad como vendedora de frutas en la tienda de su familia, y más adelante estudiar Derecho, y en las noches dirección orquestal.

Marcano hizo pasar al frente del escenario a varios de sus músicos. Les dio un reconocimiento aún más invaluable, así como al público que también resultó siendo parte del performance que terminó convertido en una gran fiesta en este emblemático lugar. 

Una velada en la que todo se comunicó a través de la música, que por fortuna fue colombiana, cultura anfitriona de esta décimosexta edición enmarcada en ‘El color del sonido’, y que en esta ocasión, la humanidad y la pasión de quien se convirtió en la primera mujer en la historia reciente en dirigir una orquesta sinfónica en Francia, hizo retumbar a ‘La Fantástica’.

 

Dato

 

Al cierre de esta edición se cumplía el cierre de la decimosexta edición del Cartagena Festival Internacional de Música, en dos escenarios: el Charleston Santa Teresa con Países de Europa del Este, y el Auditorio Getsemaní del Centro de Convenciones con ‘Entre el pasado y el presente: los colores de la música colombiana”.


 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro!

https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico

 

ALEJANDRA CAVIEDES

Comentarios