De vuelta a la realidad

Luego de vivir 15 días mágicos de la actividad deportiva en todas sus dimensiones, con logros jamás imaginados por parte de nuestros deportistas en las justas Olímpicas de Londres 2012, regresamos a la cotidianidad y a la verdadera situación de nuestro incipiente fútbol profesional.

Luego de vivir 15 días mágicos de la actividad deportiva en todas sus dimensiones, con logros jamás imaginados por parte de nuestros deportistas en las justas Olímpicas de Londres 2012,  regresamos a la cotidianidad y a la verdadera situación de nuestro incipiente fútbol profesional. 

Esa es la cruda realidad, porque luego de obtener felicidad, en donde se nos espeluznaron los vellos, al escuchar nuestro himno nacional en lo mas alto del podio Olímpico, regresamos a ver un clásico del ‘Tolima Grande’, con bostezos y hasta con ganas de dormir en pleno estadio, al punto que fue más interesante la charla con Argemiro González, el popular ‘Archi’ haciendo el buen balance de los nuestros en la Olimpiada que terminó, que el juego que escasamente presenciamos. 

A propósito el domingo anterior vía internet mi hija Paula me comentaba, que coincidencialmente se encontraban en el consulado de Montreal (Canadá) donde reside, cuando se enteraron del gran logro de Mariana Pajón en el BMX y toda la delegación colombiana apostada allí saltaron de la emoción y sintieron de verdad la felicidad de ser patriota y mejor aún lejos de sus terruños, demostrando que este paso por los Juegos de Londres debe de significar el reencuentro de la juventud y de los nuevos prospectos, con un futuro halagador haciendo y disfrutando la sana disciplina del deporte en todo su esplendor. 

Y retomando nuestro acostumbrado tema, mañana nuestro glorioso equipo ‘Pijao’, que no ha podido retomar su excelente paso del torneo anterior, se alista para jugar el partido de vuelta y visitar al Deportivo Lara en el fortín de Barquisimeto, con la idea de pasar a la siguiente fase e iniciar otra nueva ilusión en este simpático torneo sudamericano. De obtener ese resultado, como estoy seguro se va a lograr, el rival sería la Universidad Católica de Chile, uno de los grandes del cono sur y de los más destacados del país austral, de donde esperamos empiece nuevamente la comunión de los hinchas con la escuadra Vinotinto y oro, porque debido a la escasas asistencias ha aumentado su déficit financiero, al punto que el año venidero se tendrán que salir de al menos dos de sus principales jugadores, para nivelar la brecha económica existente. 

El posible rival chileno eliminó al Blooming de Bolivia en dos confrontaciones, que tuve la oportunidad de presenciar y donde demostró ser un buen equipo y bastante rendidor. Entre otras cosas en el equipo boliviano observé jugando al paraguayo Francisco Arguello, aquel que infortunadamente salió fracturado en el gramado del estadio ibaguereño, cuando nos visitaron con el Oriente Petrolero, en la edición 2010 de la Copa Birgdstone Sudamericana, producto de un fuerte encontrón con Jhon Hurtado y que significó la gran solidaridad de parte del pueblo tolimense, de los galenos y de la prensa deportiva en ese entonces. 

En fin, nuevamente iniciamos de lleno las expectativas por el equipo Pijao, que de a poco reacondiciona sus lesionados y nuevamente pone a punto el equipo competitivo que nos tiene mal acostumbrados a ser siempre protagonista y por ende de ser finalista.}

JUAN CARLOS LOPERA

Comentarios