A la brava

Para quienes por alguna razón estamos cerca de las noticias del Deportes Tolima, no fue sorpresa el despido de Jorge Luis Bernal del cargo como Director Técnico de los ‘Pijaos’, por disposición del máximo inversionista y presidente del equipo.

Porque aunque a nivel nacional se difundió que la directiva había tomado tal medida, es sabido que sólo el señor Camargo es quien define situaciones como esa; además, desde hace meses se rumoraba que el dirigente, quien no puede asomar ejerciendo puesto que cumple una sanción de la Dimayor, venía buscando salir de Bernal, quien no era de sus afectos, al no atender a sus sugerencias sobre aspectos deportivos, que fue lo denunciado por el entrenador al conocer su salida; incluso, en varias oportunidades, el acto del pasado fin de semana se asomó, pero no llegó a la consumación por alguna recomendación en busca de la unidad colectiva y los resultados favorables, pero el sábado, la derrota resultó un argumento de lujo, ya que fue en casa y por 3-1, pero también era la tercera de la Liga y la cuarta en este mes, así la totalidad de las cifras, originen dudas.

Analizando los números, el equipo efectivamente ocupa el puesto catorce en el actual torneo; con lo que se demostraría la poca efectividad; pero al igual era el segundo en la tabla de reclasificación, a un punto de Santa Fe, que como ya ganó cupo a la Libertadores de 2013, le reportaría al conjunto tolimense otra presencia en el ámbito continental; en 29 partidos ganó 14, es decir el 48 por ciento; empató ocho y perdió siete; con lo que son 50 puntos de 87 posibles que representan el 57.5 por ciento de producción.

Ahora bien, en esos 29 cotejos el equipo obtuvo 39 tantos, es decir 1.34 en promedio por juego y recibió 29, con media de uno por choque, por lo que el balance sigue a favor. Pero si el otrora Senador, utilizara la estadística a manera de soporte de su proceder, tendría un leve resquicio para apoyarse y no precisamente son los fracasos recientes, sino el flojo provecho de local, ya que de 15 duelos, apenas se triunfó en la mitad, siete, se cedieron puntos en cinco empates y Nacional fue el tercer vencedor visitante en el Murillo Toro, luego de Envigado y Pasto; con lo que la productividad en el estadio de la 37, fue del 57.8 por ciento, que se reflejan en 19 unidades perdidas, por 26 alcanzadas en el predio propio.

En las Copas, también el trabajo de Bernal logra una buena evaluación, al asegurarse el paso a la ronda de octavos de final en la Sudamericana con dos tercios de efectividad y a cuartos de final en la Colombia, 58.3 por ciento, ya que en 12 encuentros, son seis triunfos, tres igualdades y tres derrotas, que se resumen en 21 puntos de 36.

En el caso de las caídas de las últimas semanas, más que asignar la culpa al veterano estratega, hay que condenar a varios de los jugadores, que fueron artífices de las mismas, propiciando los goles del rival, al errar de manera protuberante, casi como principiantes y no como experimentados; pero la falla no se puede endosar toda a ellos o a su guía al borde de la cancha, ya que también resulta mal librado el dirigente al que desde hace temporadas le ha faltado contratar un zaguero de recorrido, que ordene y corrija repetidos yerros de sus colegas.

Que a Bernal lo hayan echado no es novedad, a él le ha pasado muchas veces; que se acerque a Humberto ‘Tucho’ Ortiz, tampoco es raro, en sus dos presencias cercanas, en 1996 y 1999, sucedió a Bernal, lo malo es que en la inicial dirigió 16 partidos, con menos del 50 por ciento de rendimiento y la última vez en cinco juegos, no ganó y apenas alcanzó tres empates, con tres goles; en ambas oportunidades se fue por la misma ruta que se aplicó al ‘Profe’.

Que de remplazo quede el paisano Carlos Castro, nos enorgullece, porque desde el 2006, solo De La Pava estuvo en ese rol, sin ser de esta tierra; no obstante, que el desafío es inmenso y que el primer paso fue en falso, hemos de rogar que se pueda consolidar, antes de que al dueño se le ocurra proceder como siempre y le falte al respeto.

ROBERTO SANTOFIMIO

Comentarios