Henry Rojas y ‘Pipe’ Bustos, sin cupo en la tribu Pijao

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
Por diferentes razones, Henry Rojas y Darío Bustos no hacen parte de las concentraciones del Deportes Tolima para la disputa del Torneo Finalización.

Aunque indicaron poner todo su empeño para ser protagonistas con el elenco Pijao, no lo han logrado, debido a distintos motivos.

Mientras el volante ibaguereño se recupera de una pubalgia que lo marginó de la competencia desde el semestre anterior y pide que le paguen su sueldo, ‘Pipe’ fue ‘borrado’ por el cuerpo técnico del equipo principal, desde la eliminación del Vinotinto y oro de la Copa Colombia.

El contrato de estos dos jugadores finalizará el 31 de diciembre. Bustos dejó claro que no seguirá con la institución; Rojas, por su parte, sólo quiere que le definan pronto su situación laboral y le paguen su salario de manera cumplida.

El adiós de ‘Pipe’
Pese a que ‘pintaba’ para ser figura con el onceno tolimense, el nortesantandereano Darío Alberto Bustos nunca tuvo la continuidad necesaria para consolidarse con la escuadra que lo lanzó al profesionalismo en 2005.

Las frecuentes lesiones en las ocho temporadas en las que ha estado en Ibagué, al igual que la falta de oportunidades cuando mostró lo mejor de sus condiciones técnicas y físicas le impidieron consagrarse con la ‘Vinotinto’.

Actualmente, Darío cumple con rigor con su rutina de entrenamientos, como un profesional, pero sabe perfectamente que sus días en la Capital Musical están contados. De hecho, no actúa con el equipo desde el pasado 5 de septiembre, en el juego de ida de los cuartos de final de la Copa Colombia.

“No quería irme así de la institución. Deseaba figurar, pero está claro que mi situación es difícil. Me siento afligido por no estar jugando y aportando cuando el equipo me necesita, pero no sé qué estará sucediendo”, expresó a EL NUEVO DÍA.

Y añadió: “Si ya están sucediendo cosas extrafutbolísticas, sólo Dios lo sabrá. No es un secreto que termino contrato en diciembre y que no quise renovar con el Tolima”.

Sobre si su ausencia en el grupo principal se deba a decisiones de la directiva, Bustos desconoció tales afirmaciones y dijo que “hay cosas que se manejan internamente y cada quién sabe cómo actúa. Arriba hay un Dios que todo lo ve y sabe las situaciones de cada persona”.

‘Pipe’ hizo énfasis en que “en el tiempo en que he estado en el Deportes Tolima he sido transparente y he dado lo mejor de mí siempre. Soy frentero y espero que la vida y el fútbol me puedan retribuir las cosas que he hecho acá”.

Y agregó: “Siempre mostré un buen nivel y compromiso por la camiseta. Creo que mucha gente me reconoce eso y espero que las cosas para mí puedan mejorar”.

Por último el jugador de 27 años pidió mayor respaldo al técnico del Tolima, Carlos Castro, con el que manifestó tener una relación cordial.

“Creo que es una persona que merece nuestro apoyo y que los jugadores pongamos un poquito más para que él pueda figurar y hacerse un nombre en el fútbol”.

La lucha de Henry

Cuando llegó a Ibagué en enero se imaginó ser profeta en su propia tierra, pero hasta el momento su sueño ha estado muy lejos de cumplirse.

Henry Rojas, volante mixto nacido en la capital tolimense hace 25 años, ha padecido una pubalgia (tendiditis en los músculos abdominales) que desde junio pasado le impidió jugar y lo mantuvo al margen de los entrenamientos del equipo ‘musical’.

Aparte de ello, el jugador alegó que el club no le quiere pagar su sueldo de forma normal, al parecer, debido a unos exámenes que nunca se hicieron.

“El 2 de octubre fui a reclamar mi cheque y recibí la noticia que el dueño del equipo (Gabriel Camargo) había dado la autorización para que no me pagaran, argumentando que no me presentaba a unos exámenes que supuestamente el médico le había dicho que me había mandado, cuando todo es mentira”, dijo Rojas, en diálogo con esta redacción.

Según Henry, el Tolima “no me colaboró. Sólo lo hizo en lo de la fisioterapia, pero los demás gastos médicos corrieron por mi cuenta”.

Rojas fue vehemente y manifestó que lo que ha intentado hacer la dirigencia del conjunto ibaguereño es “tapar errores conmigo.

“Como mucha gente ha podido ver desde que tuve la lesión, hace más de tres meses, cada día venía a entrenar junto a mis compañeros y era lógico que no podía hacer los mismos trabajos de campo que ellos”, señaló.

El volante habló con Camargo y, según le expresó a EL NUEVO DÍA, la respuesta del dirigente fue contundente.

“Le dije que por qué no quería pagarme mi sueldo y él me respondió que yo era un irresponsable. Que podía hacer lo que quisiera, pero que él no me iba a cancelar tan cómodamente. Además dijo que no había asistido a unos controles. No sé de dónde sacó eso, cuando el médico no reportó mi lesión”, enfatizó.

Rojas recalcó a Camargo que “hay un contrato firmado que como jugador profesional lo haré respetar. Mi relación con él ha sido aislada y siempre trató de hablar lo menos posible con ellos.

“Mis compañeros han sido indiferentes al tema, porque acá la gente sabe que don Gabriel es el único dueño y no quieren arriesgar su puesto”.

MARIO ALEJANDRO RODRÍGUEZ

Comentarios