Ibagué tiene el segundo costo de vida más caro en 2022

Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍALos ibaguereños dicen que el mercado de plaza subió entre un 30 y 40 %.
Contenido Exclusivo
En lo corrido del año el precio de los alimentos y las bebidas no alcohólicas ha aumentado 16,36 %, sin embargo, el IPC anual de la ciudad alcanza el 10,03 % a corte de abril y se acerca al incremento del salario mínimo.
PUBLICIDAD

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) publicó el Índice de Precios al Consumidor (IPC) para abril, mes en el que la inflación de Ibagué fue 1,35 %, aumentó 1,19 puntos porcentuales en comparación al mismo lapso de 2021. Entretanto, a nivel nacional el dato quedó en 1,25 % para el período analizado.

Nuevamente, la división de alimentos y bebidas no alcohólicas impulsó la inflación, dado que, su variación mensual fue 3,43 puntos porcentuales, seguido de las prendas de vestir con 2,76 %, es decir, el costo de estos productos encareció la vida de los ibaguereños el mes pasado. 

El aumento del costo de vida se siente cada vez más en los hogares ibaguereños, las cifras del Dane reflejan el impacto, visto que, el rubro que los jefes de hogar destinaban para hacer mercado ya no alcanza. 

En las tiendas de barrio el arroz está a $2.000 la libra, mientras a inicio de año costaba $1.500. Otros productos como la leche no ceden, pues el litro del líquido de una de las marcas más reconocidas cuesta $3.700. Entretanto, la carne y el pan después de sus alzas a finales de 2021 no volvieron a bajar. 

La variación del IPC de la leche llegó a 32,12 % en 2022, la más alta de la historia para este producto. 

En cuanto a la papa, en abril cedió y bajo a $1.300 la libra. No obstante, el pollo subió y ahora se comercializa a $6.800 la libra. Otro alimento que registró un alza significativa fue el tomate chonto, pues pasó de $1.500 a $3.000 la libra. 

Según los consumidores, el monto que destinaban para comprar el mercado de plaza y la carne aumentó entre un 30 y 40 %. 

Políticas poco eficientes

El economista Diego Fernando Ramírez Reynoso, asistente profesional del Observatorio de Empleo de la Universidad del Tolima, manifestó que el Banco de la República tiene como objetivo principal mantener controlada la inflación. En este sentido, el Emisor fijó la meta del IPC para el 2022 en un 3%, con un rango entre 2 y 4 %.

“La inflación anualizada de Colombia está en 9,23 %, es decir, las políticas monetarias no están siendo eficientes, puesto que, hay una brecha en más de 5 %. Esto es bastante preocupante”, dijo Ramírez.

En el caso de Ibagué, el economista señaló que “la inflación es más problemática porque en el año corrido alcanza una variación de 6,58 %, la segunda más alta del país”. 

Asimismo, la inflación año corrido (enero - abril) de los alimentos para la ciudad asciende a 16,36 %, lo cual afecta directamente a la población vulnerable, porque es la que gasta una mayor proporción de su ingreso en estos productos. 

Mientras tanto, el precio de los bienes y servicios de otras divisiones influyen en menor medida en la economía de los hogares de bajos recursos.

Alimentos, un 30 % más caros

El Dane también reveló que en abril la tasa anual del país había llegado a 9,23 % impulsada por el costo de los alimentos, sin embargo, en Ibagué la inflación anual incluso superó el doble dígito y se ubicó en 10,03 %.

Por esto, señalan los expertos que la inflación se está consumiendo el incremento del salario mínimo que está en $1 millón y aumentó 10,07 % para este año.

En el caso de la ‘Ciudad Musical’ la división de alimentos y bebidas no alcohólicas, con un dato nunca antes visto de 30,49 %, es la que ejerce mayor presión sobre el costo de vida.

La papa después de mantenerse por más de un mes en $2.000 la libra bajó a $1.300.

“El incremento de los precios de los alimentos casi que supera el aumento del salario mínimo. Entonces, el poder adquisitivo de la población vulnerable se ha venido reduciendo significativamente, y el problema es que el ajuste salarial solo se hace hasta diciembre”, explicó el profesional de la UT. 

El economista señaló que de mantenerse una inflación alta el riesgo es que se dé una reducción real, “que sucede cuando los incrementos de los precios son superiores a los del ingreso de las personas”.

¿Qué hacer?

En cuanto a las estrategias para mitigar la inflación, Diego Fernando Ramírez comentó que una forma es incentivar la producción local, “resolviendo con celeridad los problemas de los productores que no tienen que ver con factores externos o del mercado mundial”. 
Y agregó: “Siendo Tolima un productor agropecuario fuerte, debería tener una mayor capacidad para tratar de que los precios de los alimentos no se incrementen tanto; es buscar las formas de hacer más rentable la actividad”. 

Destacado

En el transcurso de un año los alimentos han subido de precio un 30,49 % en Ibagué. 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.
¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro!
https://digital.elnuevodia.com.co/library
También lo puede adquirir en físico.

JUAN JOSÉ AGUIRRE Z / Redacción EL NUEVO DÍA

Comentarios