00000

¡Qué hubo hermano, que hay pa’ hacer!

Crédito: Jorge Cuéllar / EL NUEVO DÍAAndrés Sierra, aun a su corta edad, ha tenido un amplio recorrido dentro del sector empresarial ibaguereño desde los campos de la dirigencia y el emprendimiento.
Contenido Exclusivo
El 65 % de carga pesada de Colombia hace su tránsito por Ibagué, de ahí nace la necesidad de la implementación de parques empresariales que contribuyan al fortalecimiento logístico del territorio. Strategik Parque Empresarial, una idea ejecutada por el empresario ibaguereño Andrés Sierra, se erige como una propuesta de desarrollo empresarial para suplir las necesidades del sector logístico local.
PUBLICIDAD

Andrés Sierra, enmarca en su figura las características propias del espíritu empresarial. Él, un Administrador de Empresas de la Universidad Externado de Colombia, se fue sumergiendo dentro del mundo empresarial cuando aún era un infante que cursaba sus estudios de bachiller en el colegio Champagnat de Ibagué. 

Hoy, a sus 41 años es vicepresidente de la Caja de Compensación Familiar, Comfenalco y uno de los empresarios que le apuesta al desarrollo económico de la ciudad. Se declara un enamorado de Ibagué, y en el desempeño de su rol como empresario, tuvo la posibilidad de ser en tres ocasiones presidente de Junta en la Cámara de Comercio de Ibagué.

 

La visión del empresario 

Al indagar sobre la motivación por crear empresa, Andrés Sierra manifestó: “Tengo la vena empresarial por mis padres, siempre he trabajado con ellos, desde los 12 años, yo no iba a jugar en vacaciones sino que iba a la empresa, seguramente no era mucho lo que hiciera en el trabajo, pero ya iba formando un criterio con respecto al ámbito empresarial, me ha gustado trabajar”. 

Una vez estuvo adelantando sus estudios universitarios, Andrés Sierra, amplió su espectro cultural con intercambios estudiantiles en Sidney, Australia y Boston, en los Estados Unidos. Con el corazón en Ibagué, en 2006 decide regresar para trabajar por el ejercicio empresarial de la ciudad.

Después de algunos años, en 2013, se le diagnosticó una enfermedad que puso entre paréntesis su posibilidad de continuar viviendo, pero que a la vez, resultó en la oportunidad de la creación de un nuevo emprendimiento, Strategik Parque Empresarial.

 

 

Potencial de Ibagué como eje empresarial logístico

Andrés Sierra sostiene que Ibagué posee tres vocaciones de ciudad: agroindustria, logística y turismo.

“Ibagué necesita de parques empresariales y parques industriales donde haya procesamiento de materia prima, creo que hay una oportunidad muy grande. Hay que atacar el problema más grande que tiene Ibagué, el desempleo. Que haya una dinámica económica”, acotó el empresario.

“La ciudad tiene un potencial impresionante, el metro cuadrado acá es muy económico, tenemos entre seis, cinco y siete horas de distancia con las ciudades más grandes de Colombia, el 65 % de carga pasa por acá, y el 50 % de los colombianos están repartidos entre Cali, Medellín y Bogotá, nosotros nos encontramos en la mitad de estas urbes”, manifestó Sierra.

 

Una calamidad como punto de partida

Sierra expresó que él ya venía pensando en la creación de un parque logístico, dada la importancia geográfica de la ciudad sin embargo, fue el padecimiento por el que atravesó, el que paradójicamente, le ayudó a concretar esta idea.

 

EL NUEVO DÍA: ¿Cómo fue que la enfermedad que en algún momento lo afectó terminó por darle el impulso para la creación del Parque?

Andrés Sierra: Salgo de la enfermedad a mediados del 2014, con un pronóstico de probabilidad de vida de un 4 %. Yo tengo una muletilla, es algo que digo regularmente al saludar a los amigos, así tenga mucho trabajo, siempre lo digo. Recuerdo que cuando salí de una segunda cirugía, le dije a mi papá: ¡Qué hubo hermano, que hay pa’ hacer!, a lo que respondió: ¡Lo que usted diga!.

 

E.N.D.: ¿En qué momento se concibió la idea de Strategik Parque Empresarial?

A.S.: Las empresas familiares muchas veces tienen una diferencia de pensamientos de una generación a otra, pero yo creo que por el susto, mi papá a todo lo que yo le dijera él me respondía que sí, entonces yo aproveche ese espacio y le dije: Nosotros en este momento estamos ubicados en la zona industrial el Papayo, donde actualmente está Interaseo, una hectárea… ¿por qué no vendemos esa zona?

Mire que el nuevo POT (Plan de Ordenamiento Territorial) de la ciudad está estableciendo que la zona industrial estaba entre la Casa de la Moneda y Buenos Aires por la vía antigua, entonces buscamos quién nos comprara el lote, viajamos Medellín e hicimos el negocio con William Vélez, y con ese mismo dinero compramos un terreno en esta zona, que se establece como industrial.

Fueron tres lotes, uno de 10 hectáreas, otro contiguo a éste, de cinco hectáreas y otro más de arriba de estos, de tres hectáreas. En ese momento lo que hicimos fue, con estos dos espacios, buscar la licencia de construcción. Al hacer el negocio de la venta del terreno en el Papayo, pedimos un año de plazo para construir.

 

E.N.D.: ¿Cómo fue el proceso de la implementación del Parque?

A.S.: Para mi papá, después del Divino Niño, sigue su comercializadora, Proandina, yo le doy en un buen sentido el ‘caramelo’ a mi papá, pero yo estoy pensando en un segundo negocio, que sea ampliar los parques empresariales, por lo que se le dio un foco de manera estratégica, poniendo en el centro del terreno a la comercializadora, haciendo que el urbanismo del proyecto, quedara alrededor de esta.

Hicimos el traslado de la compañía. Por el tema del tratamiento de mi enfermedad, tenía mucho tiempo libre, entonces me dediqué a hacer estudio de tiempos y movimientos. Cogí la comercializadora y dije, son 28 casas comerciales con las que trabajamos, de eso, miremos cómo se maneja el área en la que actualmente estamos, busquemos migrar a 6.000 metros cuadrados (M2). Al hacer esto, redujimos el número de colaboradores, triplicamos el espacio y le apostamos a la implementación de nuevas tecnologías.

 

E.N.D.: ¿Qué riesgos se corrieron con la creación del parque logístico?

A.S.: Nosotros no teníamos conocimiento en el campo de la construcción, pero sacamos los recursos de la caja de flujo de la comercializadora y de nuestros otros negocios, invertimos todo el fruto de nuestro esfuerzo en sacar adelante el urbanismo de Strategik Parque Empresarial adelante. 

Si no hubiéramos vendido, estaríamos ahora en el peor de los escenarios, la situación fue muy complicada debido al riesgo que tomamos, sin embargo, al momento de vender, recuperamos el dinero.

Hoy puedo decir que estamos en un punto de equilibrio del proyecto, como se dice coloquialmente ‘estamos en tablas’, pero estamos bien, entregando más empleo a la ciudad atrayendo a empresas de afuera y promocionando a Ibagué como ciudad logística.

 

E.N.D.: ¿Con qué dificultades se encontraron a la hora de ponerlo en marcha?

A.S.: El proyecto del Parque Empresarial se planteó en tres etapas, pero resulta que a raíz de nuestro desconocimiento, dábamos la libertad de que las empresas escogieran establecerse en cualquier parte del proyecto, y el urbanismo debe ir de una forma consecuente, nosotros vendimos por todo lado, ampliamos indiscriminadamente, y eso es algo que no volvería a hacer.

 

E.N.D.: ¿Quiénes son los clientes de Strategik?

A.S.: Todas las tiendas. Nosotros manejamos el centro del sur del país en esta zona. Mi papá lo descubrió de manera empírica, lo que nosotros hicimos fue potencializar y ampliar el negocio familiar, que de alguna forma es logístico, creció y lo mutamos a parques empresariales.

Empezamos ventas en 2017, allí inició con nosotros Fruandes, una exportadora de frutas, posteriormente, contratamos con Colanta, ellos inicialmente estaban manejando Ibagué y Tolima, en este momento están manejando Ibagué, Tolima y Huila, todas las empresas se van expandiendo desde Ibagué.

Luego hicimos un negocio grande con el grupo Santodomingo, con sus tiendas D1, tenemos el centro de distribución más grande del Tolima.

 

E.N.D.: Dentro del planteamiento del proyecto se precisa sobre un enfoque pensado hacia el cuidado medioambiental, ¿de que se trata?

A.S.: Estamos buscando que algunas situaciones sean autosostenibles, por ejemplo, en nuestro centro de distribución, cuando llueve, nosotros tenemos una cubierta de 6.000 M2, la cual canaliza las aguas lluvias hacia un tanque de 300 M2, y esa agua posteriormente es utilizada para sanitarios y para nutrir la red de riegos y la red contra incendios.

Adicional a esto, hemos sembrado cerca de 700 árboles, pero tenemos 7.000 M2, donde en este momento estamos sembrando otros 450 árboles, para que el paisaje contribuya al avistamiento de aves.

Yo quiero que el modelo urbanístico se vea más allá de la ‘mole’, he soñado algo que tenga relación con el medio ambiente y que genere una conciencia de protección. Esto nos ha funcionado bien.

 

E.N.D.: ¿Cuál  es la proyección pensada?

A.S.: En este momento, tenemos dos empresas nacionales y una multinacional interesadas en el parque empresarial, nosotros, lo que hicimos fue conocer al cliente, en el desarrollo del parque empresarial tuvimos en cuenta el radio de giro de una mula de puerto.

Una tractomula normal mide 15 metros, nosotros pensamos en la de 19,80 metros, para que cuando de el radio de giro pueda hacerlo con una maniobra, pueda dar la vuelta por todo el parque, este ha sido un factor diferencial.

Si se llegan a concretar los negocios que estamos planteando, vamos a generar mil nuevos empleos para Ibagué. Además, sacamos adelante un segundo parque, lanzado hace más o menos cuatro meses, Strategik II Parque Industrial.

 

E.N.D.: ¿De qué se trata Strategik II ?

A.S.: La diferencia es que en el primer parque, vendemos lotes desde 2.000 M2 para empresas nacionales y multinacionales, en el nuevo proyecto se venden lotes desde 1.000 M2, donde puede llegar a construir una bodega de hasta 700 M2, pensado más para empresas regionales, en las que hemos vendido cuatro lotes en estos (últimos) meses.

 

E.N.D.: ¿Qué requerimientos debe tener en cuenta una empresa que quiera invertir en Strategik Parque Empresarial y Strategik II Parque Industrial?

A.S.: Solamente tenemos dos limitaciones en el parque, nosotros vendemos un lote para que usted construya su bodega a sus necesidades, no se encuentran con bodegas a las que deban acomodarse. Se le informa al cliente acerca del metraje.

Máximo, 15 metros de altura, porque nos encontramos en cercanías al aeropuerto, y  lo segundo, es que haya una fachada que tenga color y diseño. Mampostería y estructura metálica, juegue con eso y con los colores. Cada una de las parcelas del parque empresarial tiene una gama de colores donde nosotros tenemos representadas a cada una de las aves que habitan en la zona.

 

Frase

“La calidad de vida que se ve en Ibagué, ese es uno de los argumentos logísticos que tenemos para vender el proyecto”, Andrés Sierra, empresario ibaguereño.

 

Cifra

nuevos empleos se proyectan con la implementación de estos dos parques logísticos.

JONATHAN HERNÁNDEZ PARRA

Comentarios