El Espinal: ‘motor’ agroindustrial del oriente del Tolima

Crédito: Fotos: Jorge Cuéllar / EL NUEVO DÍA.
Además del arroz, el mango y el maíz, han convertido a El Espinal en el segundo municipio en importancia del departamento. En el Tolima el cultivo del arroz ocupa más de 110.000 hectáreas.
PUBLICIDAD

Hasta hace unos años, la economía de El Espinal se basaba en el algodón. El Tolima era uno de los mayores productores del país e, incluso, en una época dorada el departamento llegó a sembrar más de 100 mil hectáreas. En los últimos años, con gran esfuerzo, se han llegado a trabajar entre 8.000 y 10.000, cuando mucho.

Primero fue el desaparecido Armero, llamada la ‘Ciudad blanca’, la capital del algodón del Tolima. Luego Ambalema, Natagaima y El Espinal se convirtieron, con un auge en los meses de julio y agosto de cada año, en las nuevas ciudades blancas. Desde hace algunos años el 70% del algodón que usa ese sector textil colombiano es importado. 

Según varios expertos, el desplome de la producción nacional comenzó en 1992 como resultado de la apertura económica y la de productores extranjeros. De un área sembrada de 260.000 hectáreas en 1992 pasó a tan solo 50.000 en 1999.

Desde entonces, el municipio tuvo que enfocarse a cultivos como el sorgo, soya, maíz, tabaco y, especialmente, el arroz que, según cifras de Fedearroz, significan más del 60% del PIB del municipio. Los 6 corregimientos, que se componen de 26 veredas, tienen también una fuerte producción frutícola, especialmente mango y limón.

 

Arroz y mango, impulsores de desarrollo

 

En El Espinal hay registradas 12.043 hectáreas de arroz, las cuales producen 91.362 toneladas. El segundo producto agrícola es el mango, con 3.550 hectáreas sembradas y una producción de 42.600 toneladas. Le sigue el algodón, con 1.373 hectáreas y 870 toneladas de producción. El limón, con 240 hectáreas y 4.800 toneladas producidas. El maíz tecnificado tiene 8.900 hectáreas sembradas y 600 toneladas producidas. Por último, el plátano tiene 90 hectáreas y una producción de 1.800 toneladas.

Las tierras de El Espinal son de las más fértiles del país. El rendimiento de tonelada por hectárea del maíz en El Espinal (6.50) es casi el triple que el nacional (2.56). Así mismo, las empresas más grandes del municipio están relacionadas directamente con el agro: Agroquímicos arroceros de Colombia, Remolino S.A., Inversiones Agrocol o Ingeniería e Inversiones Industriales S.A.S.

 

El jornalero, corazón de El Espinal

 

Enrique Vidal tiene 61 años y trabaja la tierra desde los 15, cuando salió de su casa. Su rutina, en esencia, ha sido la misma desde hace décadas: “A uno lo llaman para jornales de una finca o de otra. Ahora pagan la jornada a 40 mil pesos. Uno dice: este contrato lo hago en tantos días y se comienza a trabajar”.

Enrique Vidal

Recuerda los tiempos en los que el algodón era lo que más se trabajaba: “A uno lo llamaban y casi siempre era para coger algodón, pero con los años ya no. Era para coger arroz, para coger sorgo, pero algodón ya casi no hay. Por ahí las personas que tienen algún contrato y sabe que les van a pagar bien, de resto nadie lo hace”.

Ahora, en la mayoría de las parcelas a la que los llaman siembran arroz, que dura 120 días luego de haberse sembrado. Dejan descansar la tierra un par y luego siembran maíz o sorgo y así todo el año, sin detenerse nunca. Después de mucho trabajo Enrique Vidal logró construir una casa en el terreno que cedió su suegro. Sus hijos hoy se dedican a otros trabajos y haberles dado educación fue un logro para él.

En las últimas semanas ha llovido mucho y el trabajo se dificulta. No han podido sembrar porque la tierra no se deja trabajar. Sin embargo, en los dos últimos días han amainado y puede que ya comience de nuevo el ciclo: “A uno lo contratan para limpiar el terreno antes de la siembra. Luego hay que abonar y cuidar la siembra. Cuando ya está, no lo contratan a uno, porque la recolección se hace con máquinas, pero entonces es rápido que comienza la otra cosecha”.

riogo

Desde 1953 el distrito de Riego de río Coello ha permitido aumentar el desarrollo de la agroindustria en el municipio. Primero, permitió asociar a pequeños productores para lograr ciertas ventajas competitivas en sus sectores. Luego, ayudó que el sector del arroz se dinamice y genere mayores ventajas con otros municipios.
El auge de la agricultura impulsó un mayor desarrollo de talles y almacenes agroindustriales, en los cuales se fabrican y comercializan piezas, máquinas y repuestos para el impulso del sector.

El distrito de Riego de río Coello, un impulsor del agro.

El arroz, motor de la economía de El Espinal.
 

CAMILO JIMÉNEZ

Comentarios