Proyecto de distrito para el sur del Tolima, sigue siendo un ‘Triángulo’ de enredos

Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍAA la fecha, entidades como la ADR y el DNP están a la espera de la actualización de los estudios y diseños de la tercera fase para definir cuántos son los recursos que se necesitan para culminar la anhelada obra.
La inconclusa megaobra sigue sumando situaciones complejas que deben resolverse para poder dar pasos hacia la terminación de la Fase III. Actualmente, se depende de una actualización técnica para establecer el monto que se necesita para concluir el proyecto y precisar la fuente de financiación, a lo que se suma la urgencia de unificar las dos licencias ambientales que existen.
PUBLICIDAD

La Contraloría General de la República, CGR, adelantó recientemente en Coyaima, una audiencia de seguimiento a la gestión que adelantan diferentes instituciones, para la terminación y puesta en funcionamiento del proyecto distrito de riego Triángulo del Tolima.

Aunque se hacen constantes mesas técnicas y se muestran algunos avances, todavía hay varias situaciones del orden ambiental y financiero que se deben atender de manera simultánea, asimismo, la pregunta de cuál es el costo de la tercera fase sigue sin respuesta, como el interrogante sobre la fuente de financiación. 

 

Tres alternativas, ninguna se concreta 

El distrito ‘Triángulo del Tolima’ es una ilusión que tienen los habitantes de Coyaima, Natagaima y Purificación, desde hace más de tres décadas. La promesa de contar con agua para regar cultivos de pancoger fácilmente, se empezó a materializar hacia el año 2000, con la construcción de la presa Zanja Honda.

Tiempo después se dio inicio a la Fase I que consistió en la construcción de la bocatoma, el desarenador y el canal de conducción principal. La Fase II incluyó el Plan Agropecuario y la construcción de los cuatro canales de riego, esta parte de la obra culminó hacia 2014, por lo que se quedó a la espera del inicio de la fase final.

Sin embargo han pasado varios años y mientras en el territorio solo se pide concluir la obra, la realidad es que actualmente, se está adelantando una nueva actualización de estudios y diseños.

Y es justamente la falta de resultados concretos, que hace que la inconclusa megaestructura siga siendo calificada por la Contraloría como un ‘elefante blanco’, pues todavía no cumple el objeto social y económico, con el que fue creado, porque depende de la etapa final para que se pueda decir, formalmente, que el ‘Triángulo’ puede entrar en funcionamiento.

Sin embargo, la estructura faltante que corresponde a obras como canales intraprediales, redes secundarias y terciarias, estaciones de bombeo, no es impedimento para el aumento de cultivos de arroz en la zona, actividad que se hace sin ningún tipo de control y genera un impacto negativo en el suelo, sin olvidar que no es acorde al Plan Agropecuario Original.

Según datos socializados en la audiencia, en febrero de este año la Agencia de Desarrollo Rural, ADR, envió un reporte a la Corporación Autónoma Regional del Tolima, Cortolima, con datos sobre las captaciones ilegales, que se mantienen a lo largo de los canales.

Hasta ese momento se contaban 547 mangueras de distintos diámetros, distribuidas en los cuatro canales secundarios para regar 107 predios que sumaban 12 mil 425 hectáreas, el hecho fue cuestionado por el ente de control.

“La mitad del distrito de riego está en operación, pero cuál operación preguntamos como Contraloría, la que está realizando la ADR a través del contrato de mantenimiento que es muy visible desde la captación hasta Zanja Honda, porque de ahí para abajo empieza la ley de otros, la otra operación, la que están haciendo los productores (..)”, dijo en su intervención Vladimir Forero,  delegado de la Contraloría General.

Y agregó, que dicha situación aporta al deterioro de los canales, del suelo, a lo que se suman, los conflictos sociales, igualmente, recordó que el agua que circula actualmente se habilitó para la  humectación de los canales, sin embargo, se le da otro uso final sin que se esté cobrando ambientalmente por ello.

Ante el panorama, la CGR planteó que en este momento hay tres posibilidades para encontrar la ‘luz al final del túnel’, la primera es el Conpes 3926 de 2018, el cual plantea como plazo máximo para culminar la obra el año 2025, por ello, se solicitó definir si financieramente es factible, teniendo en cuenta las actuales condiciones macroeconómicas del país y las finanzas del Estado.

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí
 https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

Redacción Tolima

Comentarios