Ibagué da primeros pasos en adopción del código de colores de separación de residuos

Crédito: Suministradas / Hélmer Parra /EL NUEVO DÍALa Asociación de Recicladores de Oficio de Ibagué ‘Opción de Vidas’ aporta su grano de arena con socializaciones en diversos puntos de la ciudad.
Con una fuerte cruzada pedagógica casa a casa, la capital tolimense empieza a familiarizarse con el nuevo código de colores para la separación de residuos que busca optimizar su ciclo productivo, contribuir con el medio ambiente, entre otros beneficios.
PUBLICIDAD

Enero marcó el inicio de la transición al nuevo código de colores para la separación de residuos en todo el territorio nacional, amparado en la Resolución 2184 del Ministerio de Ambiente, con lo que se busca optimizar el esquema de aprovechamiento de estos y su ciclo productivo.

Esto dispone la separación de residuos desde su fuente en bolsas blancas, negras y verdes, dependiendo de una clasificación, con lo que se contribuye a proteger el medio ambiente, alargar la vida útil de los rellenos sanitarios y generar empleo a partir de la reutilización de la materia.

La capital tolimense no ha sido ajena al cambio y avanza en la adopción e implementación de esta norma, por lo que en los últimos meses un grupo interdisciplinar conformado por la Secretaría de Ambiente y Gestión del Riesgo, Interaseo, Ibagué Limpia y las cinco asociaciones de recicladores de la ciudad han realizado un trabajo de socialización y capacitación en las diferentes comunas de la ciudad.

“En estos momentos estamos en proceso de pedagogía porque la clasificación debe venir de la gente. O sea, que cada uno en su casa haga la clasificación, de tal manera que el día de recolección pasemos las bolsas separadas”, expresó César Augusto Gutiérrez, secretario de Ambiente y Gestión del Riesgo de Ibagué.

El funcionario explicó que la secretaría cuenta con un profesional de planta que se encarga de establecer el vínculo con las asociaciones de recicladores para definir las rutas en las que se adelantan las capacitaciones, que usualmente se dan en los mismos recorridos que tiene el vehículo recolector.

Es de señalar que la norma contemplaba su entrada en vigencia en enero, con un periodo de adaptación de seis meses previo a la entrada en rigor, no obstante, con la emergencia social y sanitaria generada por el Covid-19, el Minambiente amplió el plazo para la implementación del código de colores a julio de 2022. Hasta entonces se tendrá una implementación gradual y de carácter educativo.

 

Impacto positivo

En concepto de Gutiérrez, la iniciativa tiene varias aristas positivas. Refiere que cuenta con un impacto social porque al realizar la clasificación en la fuente, las asociaciones de recicladores no se tendrán que exponer a abrir bolsas que llevan todo tipo de materiales.

“Se va a dignificar la profesión del reciclador, pues no van a tener que buscar en la bolsas, como se hace actualmente que deben contaminarse y manipular residuos algunas veces peligrosos”, dijo.

Otro componente significativo es el ambiental, ya que en la medida de que se clasifiquen los residuos, estos no llegarán a los rellenos sanitarios, lo que ampliará la capacidad de utilidad de estos lugares.

 

Dificultades en la socialización

residuos

En vista que la información relacionada con el nuevo código de colores se brinda puerta a puerta, los encargados de esta labor han manifestado que en algunos casos se han encontrado con personas un tanto incómodas al momento de recibir a los capacitadores en su vivienda.

“Por eso nosotros siempre vamos con un vehículo que hace perifoneo y con todas las personas plenamente identificadas y uniformadas. De tal manera que desde cualquier punto de vista, las personas están identificadas”, explicó el secretario de Ambiente.

Asimismo, una duda recurrente en la ciudadanía es si el municipio va a brindar las bolsas (blancas, negras y verdes) para la separación, a lo que el funcionario expuso que “nosotros como tal no tenemos previsto entregar esas bolsas, pero es exactamente lo mismo que hacemos ahora, en las casas se empaca la basura en bolsas que toca comprar. Ahora la diferencia es que en lugar de bolsas negras se van a comprar las de colores”, enfatizó Gutiérrez.

 

Más pedagogía

residuos sólidos

Wilson Fernando Gualtero, reciclador desde hace 25 años y fundador de la Asociación de Recicladores de Oficio de Ibagué ‘Opción de Vidas’, consideró que aún hay mucho desconocimiento de parte de la comunidad frente a la Resolución 2184 que regula el nuevo código de colores a nivel nacional.

“Hemos venido implementando su socialización, ya que nos corresponde por norma y en cumplimiento del decreto 596, entonces hacemos las campañas con nuestros usuarios en los barrios, conjuntos residenciales y donde nos inviten”, expresó el hombre.

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí https://digital.elnuevodia.com.co/library

Redacción Local

Comentarios