El río de fiestas, músicas y letras

Crédito: Archivo / El Nuevo Día.
La influencia que el Magdalena ha tenido en la vida de las personas ha originado que sea una parte central en el trabajo de músicos y escritores. Así mismo, anclados en su historia se han desarrollado infinidad de celebraciones en el Tolima y el resto del país.
PUBLICIDAD

Del Magdalena brotan músicas, reinados, desfiles, comparsas y todo tipo de celebraciones que expresan las alegrías de las poblaciones aledañas al gran río. Quienes comparten hogar, historia y tradiciones sienten coincidir en los motivos para festejar. 

Algunas de ellas, que parecieran tan antiguas como el río mismo, cuentan más de la historia que libros completos, pues son testimonios y retratos vivos de las comunidades.

Las fiestas son también una forma de agradecer por los regalos dados por la naturaleza. De allí la razón del Festival del Viento en Villa de Leyva, el Carnaval del Fuego de Tumaco o el Carnaval por la Tierra de Cartagena.

Especiales.

Un río de cultura e historia

En el Tolima el río Magdalena ha sido, además de sustento material para miles personas, el eje de la construcción de una cosmogonía regional. Protagonista desde épocas prehispánicas, configuró una amplia simbología en torno a las cosechas, los ritos, las identidades y de buena parte de la música y la cultura de entonces y de ahora.

“Hoy en día, parte de esa memoria indígena se sigue repitiendo en las fiestas de San Juan en Natagaima, en donde el río es un personaje principal. Están el Festival del Río y el Mohán en el puerto de la caimanera de El Espinal o en las ferias y fiestas en Ambalema y su ‘balzada’ por el río. No se puede dejar de mencionar a ese maravilloso Carnaval de la Subienda y al más reciente Magdalena Fest”, menciona el escritor e investigador cultural Carlos Pardo Viña.

Para Pardo Viña, el río es felizmente territorializado por las comunidades, apropiándose no solo de prácticas de supervivencia, sino también depositando en él múltiples valores sin los cuales sería imposible entender la forma de ser de los tolimenses.

“Por donde pasa el Magdalena pasa nuestra idiosincrasia tolimense, nuestro folclore, nuestra cultura y nuestra memoria colectiva. Todo eso se puede ver reflejado en tantas de estas celebraciones”, finaliza.

 

Río de música

“Nacer, vivir, morir, amando el Magdalena”. El río grande ha sido fuente de inspiración de cientos de canciones en casi todos los géneros posibles. El ‘paseo’ y el ‘mapalé’, por mencionar dos de los ritmos con más acervo de Colombia, nacieron en su cuenca.

‘A Orillas del Magdalena', Alejo Durán, ‘La Piragua’ de José Barros, ‘Te canto Río’, de Martina Camargo, pero también ‘Hay amores’, interpretada por Shakira para la película de 2007 El amor en los tiempos de cólera o El rock de mi pueblo de Carlos Vives. 

Los canciones que se podrían mencionar son cuantiosas, y si se suman los que están solo en el saber popular, tararean los pescadores sin saber dónde se originaron, se convierten en incontables.

En el Tolima, desde Milciades Garavito y su canción ‘Del otro lado del río’ hasta Leonor Buenaventura, la ‘novia de Ibagué’, y su ‘Leyenda de mi tierra’ el Magdalena ha sido un socolor para expresar tradiciones inagotables: las ansias por el amor que está en la otra orilla del río o la tristeza del mohán, que canta penas de amor en Saldaña.

Especiales.

Río de letras

El agua está en todas partes, tal como lo dice William Ospina: “En la música de los arroyos, en el bullicio de las cascadas, en los peces que avanzan por la corriente y en el cuerpo de los pescadores que los atrapan”.

Está igualmente en “las nubes que vuelan sobre nuestras cabezas, en el aguacero que se desprende de ellas, en la siempre activa vegetación de los páramos, en la niebla que respiran los bosques, en la savia que asciende por los troncos de los árboles”, agrega el escritor tolimense.

El Magdalena, que extiende su presencia a cada posibilidad del ser, también ha sido telón para contar desde la literatura. Comenzaron con las Crónicas de Indias, con nombres como Fray Pedro Simón o Juan de Castellanos, y han aumentado con el paso de los años.

“Si indagamos las historias regiones de la literatura nos encontraremos con una producción realmente inmensa que se refieren al río Magdalena, sea como su paisaje de fondo o como su protagonista”, afirma la académica, Carmen Elisa Acosta.

‘Y otras canoas bajan el río’, de Rafael Caneva, cuenta las penurias de un pescadores frente a la modernización que no los tiene en cuenta. ‘En el brazo del río'', de Marbel Sandoval Ordóñez, se narran las múltiples violencias que han ocurrido en los márgenes del Magdalena.

“El río ha sido inspiración para toda clase de artistas en todas sus cuencas. Hay canciones y escritos en el Alto, Medio y Bajo Magdalena. Los significados del agua han permitido transmitir las meditaciones y reflexiones de las comunidades”, afirmó la historiadora Susana Vargas Carrera en una conferencia en el Banco de la República.

Especiales.

Magdalena Fest

La Magdalena Fest se ha convertido en los últimos años en una de las principales reuniones culturales alrededor del río. En él se mezclan eventos académicos, exposiciones artísticas, ferias de emprendimientos, muestras gastronómicas, proyecciones de películas y conciertos, entre otras actividades.


 

Morenita de mi alma Vente conmigo, yo te convido, 

A la choza que tengo 

Cerca del río, junto a la playa

Allí cantan las ondas lindas canciones 

Que yo acompaño con mi dulzaina india 

Que solo dice tu dulce nombre.

Garzón y Collazos

 

Especial del río Magdalena

 La subienda regional del Tolima

Guardianes y pescadores del Magdalena

Hacer grande de nuevo al río Magdalena

La belleza en peligro del río Magdalena

"El museo hace una pedagogía del sentir para restablecer el vínculo entre el río y las personas": Germán Ferro

Llorar un río: la relación entre la violencia y el Magdalena en el Tolima

 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.
¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! 
https://digital.elnuevodia.com.co/library
También lo puede adquirir en físico.

CAMILO JIMÉNEZ

Comentarios