Siete mujeres tolimenses emprendedoras

Crédito: Suministradas / EL NUEVO DÍA.
Las mujeres tolimenses cada día van ocupando más espacios en la economía regional, generando empleos y dinamizando la economía con su empuje.
PUBLICIDAD

Emprender en Colombia es un camino lleno de obstáculos. En el caso de las mujeres, hacerlo no es solo tomar la decisión de invertir recursos y tiempo de trabajo, sino enfrentarse, además, a prejuicios y al tener que romper barreras constantemente.

Muchas de ellas mencionan que las dificultades comienzan en las propias prevenciones que socialmente se han ido formando y van aumentando a cada paso: las restricciones en el acceso a créditos y financiación, así como lo complicado que es tejer una red de contactos para algunos sectores.

Un estudio de la Universidad del Valle recalca el hecho de que las mujeres, además de ser un sujeto activo en el proceso productivo, también deben cargar con las labores del hogar, que para muchos siguen siendo consideradas eminentemente femeninas.

No obstante, en los últimos años las mujeres han comenzado a salir de ese estrecho ámbito social. Son pequeños avances, a veces imperceptibles, los que dejan ver que las cosas comienzan a cambiar: cada día hay más mujeres gerenciando grandes empresas o en cargos públicos ocupados exitosamente.  En últimas, se ha normalizado que generen ingresos, que asuman cargos de poder o que sean quienes dirijan y tomen decisiones importantes.

En el campo de las pequeñas y medianas empresas es en donde más se nota esta presencia femenina. Estos son solo algunos de los muchos casos que hay en el Tolima.

 

1. Chachacón, en Natagaima

mujeres

La Cooperativa Multiactiva de Productores de Plátano Cachaco de Natagaima se dedica a la transformación y el procesamiento de este fruto con la intención de convertirlo en harina 100% naturales y libre de gluten y colorantes para productos como panes, bizcochos, tortas, cremas, malteadas, chicha y su famosa colada para niños de primera infancia. Esta última es una de sus artículos más reconocidos por cuenta de su alto valor nutricional.


 

2. Jakeline Castro, empresa de gallinas ponedoras de Venadillo

mujeres

La Asociación de Mujeres Emprendedoras Campesinas ‘Balcones’ tiene, entre muchas otras iniciativas, una enfocada en la finca Santa Rita de Venadillo a la producción de gallinas ponedoras.

“Las primeras gallinas las recibimos de 16 semanas. Inmediatamente comenzamos el proceso de comer no solo concentrado, sino también comidas alternativas como bore, ramio, botón de oro, caña, yuca y hasta plátano. Eso le da un sabor diferente al huevo que vendemos, además es mucho más saludable”, comenta Jakeline Castro.

 

3. Yaneth Pastora Montoya, Orquimbi, empresa de orquídeas de San Antonio

mu

Las plantas ornamentales también pueden ser una forma de ganarse para las mujeres emprendedoras del Tolima. Ese es el caso de Yaneth Pastora Montoya, de la vereda finca El Vivero de la vereda El Jardín de San Antonio.

“Las plantas ornamentales, especialmente las orquídeas, son todo para mí. Cactus, suculentas, anturios, entre muchas otras. Tengo unas 300 especies de orquídeas”, cuenta.

“Es importante que se apoyen a las mujeres emprendedoras. Luchamos por un futuro mejor, ayudándonos entre todos. La mejor forma de ayudarnos es comparándonos lo que hacemos o lo que ofrecemos”, agregó Yaneth Pastora Montoya.

 

4. Martha Elena Ríos, ASOAPIFRES, empresa mielera de Fresno

mujeres

31 asociados, muchas de ellas madres de familia, hacen parte de ASOAPIFRES, una empresa especializada en la producción de miel en Fresno. En ella se enfocan en el trabajo las abejas apis y melíferas.

“Las mieles naturales o con especias, eucalipto, limón, café, canela, propóleo. En fin, un gran número de productos y todos son de acá de la región en donde vivimos hace tantos años.

 

5. María del Carmen Prada, artesana de La Chamba

mujeres

María del Carmen Prada, fundadora de ArteBarro, lleva toda una vida dedicada a el oficio centenario de la cerámica en la vereda La Chamba de Guamo. Aprendió el arte de la alfarería de su tía y, luego, le enseñó a sus descendientes.

“Yo le cogí cariño a esa múcura que hice con barro porque era muy suave y muy fina y desde allí comencé a aprender a hacer mis propios trabajos”, afirmó.

Luego le enseñó a su hijo, nuera y nieto, quienes actualmente trabajan junto a ella en su finca, vendiendo incluso a través de redes sociales y realizando envíos a todo el país.

 

6. Dora María Candia, sombreros de palma real de Guamo

mujeres

La señora Dora María Candia es conocida en todo el país por ser una de las mayores conocedoras de los secretos del sombrero tolimense. Este atuendo, realizado con el cogollo de la palma real, representa mucho de la historia del departamento porque con él se protegían del fuerte sol los campesinos de la región.

Dora María nació, hace más de 60 años, en una familia de artesanos. Dice que sus padres fueron de los primeros en trabajar la palma real, por lo que le enseñaron muchos de los secretos: fue encargada de confeccionar el traje que utilizó la reina nacional de la Belleza Adriana Tarud cuando ganó en 2004.

 

7. Paola Acero, comerciante de mangostino de Mariquita

mujeres

Paola Acero, productora y presidenta de la Asociación de Productores y Exportadores de Mangostino y otros Cultivos de Mariquita, Asomangostino, tiene además un emprendimiento llamado Exotigur, un producto elaborado a partir de la pulpa, la semilla y partículas de la cáscara del mangostino, producto insignia de Mariquita.

Luego exploró otros productos similares, pero con otras frutas como base: arazá, maracuyá o sábila, entre otros, todos cremosos, saludables y libres de colorantes y saborizantes artificiales.

Hace unos meses, contó Paola, logró el Registro Invima, luego de lo cual se proyecta llevarlos a supermercados de todo el país e incluso exportar.

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro!

Lo invitamos a seguir leyendo aquí

https://digital.elnuevodia.com.co/library

EL NUEVO DÍA

Comentarios