La educación que se ofrece en Marquetalia, Planadas

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍAProfesores de la Institución Educativa Antonio Nariño en Gaitania.
1.321 estudiantes en la Institución Educativa Antonio Nariño de Gaitania Planadas, con 22 escuelas rurales de difícil acceso.
PUBLICIDAD

¿Cómo se ofrece educación en la vereda Marquetalia de Planadas, lugar donde nacieron las Farc? ¿Cómo es la situación educativa en el corregimiento de Gaitania, al extremo sur del Tolima?

Son interrogantes que tienen múltiples respuestas principalmente las relacionadas con las dificultades de acceso a las escuelas o sedes rurales en zonas que fueron escenario de la guerra entre las Farc y el ejército en tiempos de la violencia, antes de la firma de la paz con esta guerrilla, hoy partido de los Comunes.

Sandra Patricia Bustos Rivera, Licenciada y especialista en Pedagogía, fue docente durante cuatro años en la sede o escuela de Marquetalia, la vereda donde residió Manuel Marulanda Vélez, ‘Tirofijo’, en la finca Vallecito hoy conocida como La Conejera.

“Yo resido en Chaparral con mis dos hijos, llegaba a Planadas y de allí a Gaitania y de las sede de este corregimiento hasta la vereda Villanueva son dos o tres horas en carro. Pero hasta la escuela Marquetalia eran 4 horas a pie a donde se llegaba embarrada y en botas de caucho. En la vereda Marquetalia ahora la vida es tranquila, no hay peligros, salvo los derrumbes que se encuentran en el camino de difícil acceso. Hice este esfuerzo hasta febrero cuando fui desvinculada como resultado del concurso para vinculación de nuevos docentes en estos municipios del sur”.

La Institución Educativa Antonio Nariño

Esta sede rural de Marquetalia hace parte de la institución educativa Antonio Nariño de la cual es rector Hermes Avendaño Delgado, con título de cuatro profesiones, Licenciatura en Español y Literatura, Ingeniería Electrónica, especialización en Pedagogía y Maestría en Educación, todas cursadas en la Universidad del Tolima.

Dirige 22 sedes o establecimientos educativos rurales entre ellas once son escuelas multigrado donde un solo docente debe responder por la educación formal de estudiantes en todos los grados de primaria. Una de esas sedes es Marquetalia y las otras, Río Los Guayabos, El Progreso, Peña Rica, Altosano, Río Claro, El Jordán, La Aldea, El Diamante, El Mirador y Los Alpes.

 ¿Cuál es su percepción sobre la situación educativa en el corregimiento de Gaitania?

“La institución Educativa Antonio Nariño se ubica en el corregimiento de Gaitania, municipio de Planadas, territorio de una Colombia que poco a poco va logrando salir del conflicto armado y cuya perduración y profunda degradación penetró todos los espacios de la vida pública o privada del país y marcó́ pautas de comportamiento social, económico y político entre los habitantes del territorio.

La educación no fue ajena a estas situaciones y más aún la educación rural en la cual se enmarca la labor de docentes y directivos docentes de la institución educativa. La contienda de muchos años marcó la memoria y la existencia de generaciones enteras de niños, jóvenes y adultos transmutando su forma de sentir, pensar y actuar frente a su entorno, pero no así́ su capacidad resiliente y su posibilidad de lograr una vida pacífica.

En la educación rural de Planadas convergen todos los tipos, niveles y grados de situaciones adversas que cada vez imposibilitan hablar de una verdadera calidad educativa, de una cobertura efectiva, de inclusión completa y de oportunidades para que los jóvenes sigan su tránsito normal hacia la educación superior. Situaciones que se enmarcan en aspectos como infraestructura educativa deficiente, planta de personal docente incompleta, poca dotación de materiales pedagógicos en cada sede educativa, alimentación escolar no adecuada a las necesidades alimentarias de la población escolar, insuficiente e inoportuno servicio de transporte escolar, incompleto acceso a los servicios básicos, propuestas pedagógicas poco pertinentes al contexto real de la región, escasa posibilidad de conectividad a los servicios de internet y baja disposición de equipos de cómputo para el uso de los estudiantes”.

La educación en zonas de posconflicto armado

Hay investigaciones con rigor científico que se han propuesto indagar sobre la relación entre la educación y el conflicto armado que vivió Colombia con intensidad durante 50 años y que sigue vigente, aunque más restringido en cuanto a su cobertura. Pero aún hay muchas preguntas de investigación que no han sido despejadas.

Así, por ejemplo, falta saber mucho sobre las concepciones arraigadas en la menta de los infantes y adolescentes, sobre los motivos de la guerra, principalmente aquella que enfrentó a liberales y conservadores, con tantos muertos de por medio. Y ahora, no sabemos cómo se ofrece la educación en tiempos posteriores a la firma de la paz con la guerrilla de las Farc. Muchos docentes, padres de familia y estudiantes de las zonas que vivieron la guerra pueden dar muchas respuestas.

A situaciones de posconflicto, se suman las originadas por la pandemia del Covid-19 que ha ocasionado abandono de las aulas y afectaciones sobre la cobertura escolar. Como consecuencia del “concurso especial de méritos para la provisión de educadores en zonas afectadas por el conflicto armado” (Decreto 882 de 2017), varios educadores en servicio vinculados en provisionalidad han abandonado sus cargos y ahora son desempleados, situación que ha sido injusta para estos servidores públicos de zonas rurales de difícil acceso.

Sobre esta situación, estas son las palabras del rector Avendaño Delgado, opiniones de especial significado en cuanto ha sido víctima de dos amenazas, por la cual han puesto precio por su cabeza, a través de sufragios. Pero dice que: “No hay problemas de seguridad. Un ejemplo claro de esta situación que se vive en los planteles educativos rurales se evidencia en cada una de las sedes educativas y especialmente en las sedes Marquetalia, La Hacienda, Río Los Guayabos, Puerto Tolima, Villanueva, El Progreso y Peña Rica, donde el trabajo de docentes comprometidos ha hecho posible lograr la permanencia de los estudiantes en escenarios que estuvieron afectados por el conflicto armado y donde no se han desarrollado investigaciones sobre cual es el papel que ha desempeñado la educación en la mitigación del conflicto armado en esta zona que, según la historia, fue el lugar donde surgió́ el movimiento armado revolucionario de Colombia.

Los docentes de la institución Educativa Antonio Nariño buscando una doble relación entre la educación y la capacidad propia de cada maestro para consolidar y a la vez transformar las estructuras sociales de sus contextos de ruralidad dispersa. De allí́la importancia de que al Gobierno Nacional y la sociedad colombiana les comprometa la labor de potenciar este papel transformador de los maestros rurales si se quiere promover un cambio radical y positivo a través del desarrollo educativo y social de los territorios rurales de la región de Planadas.

Para lograrlo, es primordial también conocer el desarrollo profesional de los docentes y directivos docentes rurales del sector sur tolimense a partir de sus trayectorias de formación, los factores que inciden en su permanencia o no en esos territorios alejados y que permita comprender cuál es la relación entre la educación rural y los maestros que laboran en estas zonas para lograr superar la brecha que existe en el país entre la educación rural y la educación urbana. La propuesta esta hecha, solo falta la voluntad del gobierno nacional”.

La profesora de Marquetalia 

La profesora de la escuela de Marquetalia Sandra Patricia Bustos Rivera tiene muchas historias por contar, sobre su experiencia docente en esta escuela, durante 4 años. “Llegué a la sede de esta escuela en 2017, cuando no tenía servicio de luz eléctrica, situación que se solucionó más adelante. Hay huellas de la guerra que se vivió en la vereda, dos grandes huecos producidos por bombas y los restos de una avioneta de los tiempos en que vivió Marulanda Vélez, ‘Tirofijo’.

No hay servicio de señal para celular, tampoco señal de radio y televisión, se trabaja con guías”.

 

LUIS EDUARDO CHAMORRO

Comentarios