Docentes del Tolima, con alta formación profesional en el 2020

Crédito: Colprensa / EL NUEVO DÍA
En datos cuantitativos entregados por el Dane (2020), son 448.866 los profesionales que ejercen la docencia en Colombia, en el Tolima son 13.856, de ellos, 5.117 están en planteles educativos oficiales y privados de Ibagué (el 37%).
PUBLICIDAD

Los 13.856 docentes que prestan su servicio en el Tolima (Dane, 2020), en instituciones educativas oficiales y en los colegios privados, cumplen el requisito de idoneidad pedagógica para su desempeño en las aulas, tal como lo exige la Constitución Política de 1991, que tiene 30 años de vigencia.

Esa idoneidad pedagógica se evalúa por los títulos de pregrado y posgrado obtenidos, siendo que esta acreditación es uno de los factores de la calidad del docente y de la calidad educativa que se ofrece en el departamento. Porque de la calidad del docente depende en gran parte la calidad de los aprendizajes (calidad del currículo) de los estudiantes de la educación preescolar, básica y media.

Para construir el perfil del docente del Tolima hacia el año 2020, necesariamente se debe disponer de datos relacionados con la formación de pregrado y posgrado de estos profesionales a los que se les dan diferentes nombres: maestro, profesor, educador, docente.

De ellos es necesario saber, además, la experiencia en su desempeño en las aulas, su edad, la categoría en los dos estatutos de carrera docente, si se trata de docentes de aula o directivos, la remuneración salarial que puede influir en el grado de satisfacción en sus labores, la distribución por sexos, su ubicación geográfica en las zonas urbana o rural, su desempeño según el sector, oficial o privado.

 

La idoneidad pedagógica de los docentes

La docencia la pueden ejercer profesionales con título de Licenciados en Educación o de cualquier otra disciplina pero a todos se les exige formación pedagógica. Porque el artículo 68 de la Constitución del 91, expresamente dice “la enseñanza estará a cargo de personas de reconocida idoneidad ética y pedagógica. La ley garantiza la profesionalización y dignificación de la actividad docente”.

En datos cuantitativos, dados por el Dane (2020), son 448.866 los profesionales que ejercen la docencia en Colombia, en el Tolima son 13.856, de ellos, 5.117 están en planteles educativos oficiales y privados de Ibagué (el 37%).

No hay otra entidad territorial ni institución u organización oficial o privada que tenga tantos profesionales graduados en pregrados y posgrados como los tiene el sistema escolar. Del total de docentes en el Tolima, 12.648 tienen títulos de pregrado en licenciaturas en educación y 1.072 en otras disciplinas, y entre todos, 5.956 tienen títulos de posgrado (el 44%). Porcentualmente, el Tolima tiene más profesionales al servicio de la educación que en la nación, con un 31%.

Pero hay un interrogante que ha quedado en el aire sin respuestas. ¿Por qué en el Tolima, en los municipios no certificados, 120 mil 665  estudiantes (el 68 por ciento) son formados por modelos educativos tradicionales (2018), lo cual pude ser un indicador de atraso pedagógico? ¿Cuál es la responsabilidad que la Universidad del Tolima y las normales superiores tienen en este apego a prácticas pedagógicas (didácticas y curriculares) en el sistema escolar del departamento?

Hace una década, en el 2009, el total de docentes del Tolima era de 14.003, cifra que en comparación con la del 2019, son 147 docentes menos. Hay un leve incremento de profesionales con pregrado y posgrado entre el año 2009 y el 2019, principalmente ha crecido el número de docentes con títulos de posgrado al pasar de un 30.8% al 44.0%, lo cual supone una mejora en la calidad de los docentes según el indicador de máximo nivel educativo alcanzado.

La sentencia de la Corte Constitucional C-507 de 1997 dice sobre la idoneidad pedagógica: “Las finalidades en que se funda la formación de docentes son: (1) formar un educador de la más alta calidad científica y ética; (2) desarrollar la teoría y la práctica pedagógica como parte fundamental del saber del educador; (3) fortalecer la investigación en el campo pedagógico y en el saber científico; y, (4) preparar educadores a nivel de pregrado y posgrado para los distintos niveles y formas de prestación del servicio educativo”.

Por su parte, el artículo 110 de la Ley 115 de 1994 señala que la enseñanza estará a cargo de personas de reconocida idoneidad moral, ética y pedagógica, razón por la cual el Estado deberá procurar el mejoramiento profesional de los educadores, con miras a lograr un servicio educativo de calidad. Por último, el artículo 111 de la Ley General de Educación dispone que la formación de los educadores estará dirigida a su profesionalización, actualización, especialización y perfeccionamiento.

 

Investigación sobre necesidades de formación de los docentes

En la Universidad del Tolima, Facultad de Ciencias de la Educación, con la autoría de la doctora en educación y profesora de tiempo completo Indira Orfa Tatiana Rojas Oviedo y Luis Eduardo Chamorro Rodríguez, coordinador de la Línea de Investigación de la Maestría en Educación, miembros del grupo de investigación en Gestión Escolar, se realizó una investigación sobre necesidades de formación pedagógica de los docentes del Tolima (2019).

Algunas de las conclusiones sobre estas debilidades, según encuestas realizadas a egresados de la Facultad de Educación se dice:

“Debilidades en la utilización de las nuevas tecnologías (TIC) en los procesos de enseñanza. Un egresado que actualmente se desempeña como rector le atribuye esta situación a la edad de algunos docentes, principalmente los escalonados por el decreto ley 2277 de 1979”.

Escasa o nula formación para el desempeño docente en las zonas rurales.

“Una de las debilidades grandes tiene relación con el trabajo en la zona rural. Los Licenciados al salir a trabajar nos damos cuenta que no tenemos insumos para enfrentar a la posprimaria, al multigrado. Recibimos formación teórica pero poca práctica, es la manifestación que hace un docente de La Voz de la Tierra en el sur del Tolima, municipio de Roncesvalles”.

Ausencia de pensamiento crítico. En la última década se ha incrementado la exigencia de que la educación debe optar por un enfoque crítico en diferentes aspectos. Entre los fines de la educación (Ley General de Educación, 1994), está el de “el desarrollo de una capacidad crítica, reflexiva y analítica que fortalezca el avance científico y tecnológico nacional”.

Al respecto, el rector de una institución escolar oficial, al ser entrevistado manifiesta: “Ausencia de un pensamiento crítico que les permita entender la compleja interrelación escuela-vida, escuela-sociedad. En general son muy buenos en su disciplina pero carecen de una visión holística que permita que los niños y jóvenes sean creativos, propositivos, que puedan comunicarse asertivamente desarrollando en ellos otras capacidades emocionales”.

Resistencia al cambio. Lo dice otra rectora de IE:

“Resistencia al cambio en algunos docentes mayores, persiste la idea de que todo tiempo pasado fue mejor sin incursionar en otras posibilidades acordes con el momento histórico que se vive hoy. En general son muy buenos en su disciplina pero carecen de una visión holística”.

 

Tolimenses educados por mujeres

El mayor número de mujeres vinculadas a la docencia permiten decir que los tolimenses hemos sido educados por mujeres, principalmente. Porque el 66% de los docentes son del sexo femenino (Dane, 2020), lo cual se debiera expresar en mayor equidad de género y en menor discriminación por sexo.

En cuanto a la diferencia entre docentes oficiales y vinculados a colegios privados, es mayor el número de los estatales, el 76.6%. De ahí que, el mayor peso de la responsabilidad sobre la formación humana y técnica de los tolimenses, está a cargo de docentes oficiales, situación que debiera expresarse en un mejor desempeño en la evaluación del rendimiento académico de los estudiantes, evaluada por la pruebas estandarizadas del Icfes.

LUIS EDUARDO CHAMORRO RODRÍGUEZ

Comentarios