La formación musical específica es intensa en el Conservatorio de Ibagué

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍA
Más de cien conciertos al año, hasta 16 horas de enseñanza formal de la música y su interpretación en orquestas, 15 grupos de cámara y once grupos corales.
PUBLICIDAD

Hay dos instituciones educativas en Ibagué que tienen como misión específica, ofrecer formación musical a sus estudiantes, una es el Conservatorio del Tolima en el nivel de educación superior y el Conservatorio de Ibagué e Institución Educativa Amina Melendro de Pulecio en educación básica y media. A los cuales se suma el Liceo Santa Cecilia, privado.

Es pertinente describir el aporte que las dos instituciones educativas oficiales  hacen a través de la música en la formación emocional, en las habilidades interpersonales “y en el ámbito intrapersonal de los estudiantes, que incide en diferentes factores de tipo emocional, aportes significativos  a la integralidad del sujeto”, tal como lo reconocen tres investigadoras, en  un artículo científico  publicado hace apenas cuatro meses, de la autoría de Adriana Gutiérrez y Ruth Cárdenas de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Tunja y Leyla Suesca de la institución educativa El Cruce (mayo de 2021).

El actual rector del Amina Melendro, el sucreño Francisco de Asís Arcia Mercado, los corrobora: “La música es una herramienta poderosa en la formación de nuestros estudiantes como ciudadanos respetuosos, sensibles, humanos; el aprendizaje del lenguaje de la música, incide directamente en la interpretación de las emociones, vivenciados a través de los movimientos de las obras, así como, las melodías superpuestas a los ritmos y acompañados de sus armonías”.

 

Diferentes sedes, diferentes nombres

Me ocupo en este escrito, del Conservatorio de Música de Ibagué, que nació en el Conservatorio del Tolima como bachillerato musical en el año 1959, institución que se constituyó en una nueva organización educativa a partir del año 2001, con el nombre de Colegio de Bachillerato Musical Amina Melendro de Pulecio y adquirió una nueva razón social a partir del 2009, con el nombre de Conservatorio de Ibagué Institución Educativa Técnica Musical.

La actual institución educativa oficial ha tenido diferentes denominaciones y sedes físicas. Se le reconoció como una innovación única en el país, funcionó inicialmente en la sede actual del Conservatorio del Tolima hasta el 2001 como Centro Educativo Musical, y desde el 2002, como Institución Educativa Musical y como Conservatorio, conservando siempre el nombre de Amina Melendro de Pulecio.

Hoy opera en las que fueran instalaciones de la antigua Granja San Jorge, donde funcionó la Escuela Agronómica de este nombre, adjunto al Jardín Botánico, proclamado como patrimonio histórico, arquitectónico y monumento nacional, en su conjunto.

Educación.

El ambiente musical de la ‘Amina Melendro’

Los estudiantes sienten la música en muchos momentos, en sus clases regulares, para cumplir el plan de estudios obligatorio de nueve áreas que establece la ley de educación. Entre ellas el área de  “Educación artística  y cultural” que en esta institución educativa se intensifica con la enseñanza de música desde preescolar hasta el grado once, así: Preescolar a grado cuarto de primaria, 4 horas; grados quinto de primaria hasta el grado noveno de bachillerato, 14 horas semanales y en los grados décimo y once de educación media, 16 horas.

Tiempos a los que se le suman la participación en por lo menos 100 conciertos anuales de cerca de 30 grupos musicales, entre ellos la orquesta sinfónica institucional,  la banda sinfónica y la orquesta  juvenil, los grupos de cámara, los grupos corales y los ensambles de orff, actividades que demandan tiempo adicional de ensayos, bajo la dirección de los docentes y en algunos casos de estudiantes.

Para dar un caso, estudiantes de preescolar y de los once grados siguientes, integran once  grupos corales dirigidos por docentes y estudiantes de los últimos grados.

La disputa por ser los mejores en la interpretación de canciones e instrumentos musicales es intensa. “Hasta llegar a la orquesta sinfónica institucional integrada por profesores instrumentistas y estudiantes avanzados, con la cual se realizan más de 100 conciertos al año ofreciendo a la sociedad de Ibagué y el Tolima la posibilidad de disfrutar música del repertorio sinfónico nacional y universal y en el que ocupa un lugar privilegiado nuestra música colombiana”, lo dice el profesor de Oboe, música de cámara e integrante de la orquesta sinfónica Institucional, Germán Elías Sandoval.

Educación.

Enseñanza personalizada

El Conservatorio de Ibagué es singular en varios aspectos. Uno de ellos es la jornada única de ocho horas que ha tenido desde hace muchos años, el tiempo de clases va desde las 6 de la mañana hasta cerca de las 3 de la tarde, jornada que se implementa desde antes que fuera promovida por el Ministerio de Educación. De los 114 docentes que laboran en la institución, 61 son músicos; el número de estudiantes por cada profesor puede ser de uno hasta 13, en promedio, porque la enseñanza de la música es una actividad personalizada. Es un establecimiento educativo que opera en una sede central y pertenecen a ella dos sedes adscritas, la San Jorge vía Calambeo y El Carmen; en cuanto al desempeño académico de los bachilleres en la pruebas Saber 11, la institución ha sido calificada por el Icfes en la categoría de excelencia, muy superior o A+; no hay otra institución educativa que en Ibagué tenga tan abundante número de grupos de interpretación musical. El total de estudiantes matriculados ha crecido aún en tiempos de pandemia, eran 1.697 en el 2019 y pasaron a ser 1.869 en el 2021, es decir, 172 estudiantes más.

“Cada docente de instrumento cuenta con un aula para la enseñanza del instrumento, debido a que la instrucción es personalizada, siendo asignados para los primeros grados, en promedio tres estudiantes por clase y para los cursos superiores en promedio dos estudiantes. Este acercamiento personal con los estudiantes, se convierte en el medio para establecer la relación necesaria en la formación musical, que involucra aspectos comportamentales, actitudinales, emocionales y de capacidades y posibilidades individuales de cada estudiante”, es la opinión del profesor de música Fernando Chamorro.

 

Algunas deficiencias y reclamos

Las autoridades educativas y municipales en general, no dan especial atención al Conservatorio de Música de Ibagué e Institución Educativa Amina Melendro.

La vía hacia la sede principal en la Granja de San Jorge, está en malas condiciones, la seguridad en el tránsito de estudiantes y docentes no es la apropiada, hasta el punto de que el almacenista fue atracado en días pasados. “La vía de acceso se encuentra deteriorada, abandonada y sin vigilancia lo cual permite que se tome como basurero y depósito de escombros. Es altamente riesgosa para la circulación de estudiantes y demás miembros de la comunidad educativa pues ya se han presentado accidentes con lesionados y han sucedido atracos que han afectado y colocado en riesgo a estudiantes y funcionarios de la institución; no hay servicio de bus urbano hasta la sede”, dijo el docente de música Germán Elías Sandoval.

No se dispone de un director artístico para las orquestas, la dotación de instrumentos es deficiente y el plantel no tiene un auditorio apropiado para el desempeño musical de los estudiantes.

“El abandono gubernamental que desconoce o ignora la valiosa labor artística y cultural que eficientemente realiza la institución y que la mayoría de las veces se queda dentro de los limites institucionales”.

LUIS EDUARDO CHAMORRO

Comentarios