Luis Guillermo Díaz va por su segundo Gramófono

Crédito: Suministrada / El Nuevo Día.
Como una grata sorpresa, este ibaguereño recibió la noticia de que el álbum que él mezcló en gran parte, está compitiendo por este premio, en una categoría que ya le dio un primer Latin Grammy.
PUBLICIDAD

Haber recibido un Latin Grammy no solo significó para Luis Guillermo Díaz reconocer su entrega a esta profesión, sino un compromiso grande para con la música cristiana y en general el talento de su país, que hoy lo tienen nuevamente nominado a este galardón.

En un año donde la complejidad de la pandemia pudo afectar parte de su dinámica como Ingeniero de Sonido y también Productor, Díaz aprovechó para gozarse aún más su estudio en casa y el amor de su familia, que fueron la inspiración completa para crear ‘Milagro de amar’, un álbum de William Perdomo.

Cabe resaltar que este disco es el primero que lanzó este artista huilense que reside desde hace un tiempo en Las Vegas, y que según Luis Guillermo, hace aún más especial la nominación.

“Estamos en la categoría a Mejor Álbum Cristiano, que yo hace un par de años gané con Alex Campos, pero que este, que es el primer disco de William, lo hace súper emocionante porque no lo esperábamos, no pensábamos llegar a ser nominados”.

Recibió la noticia con inmensa emoción, al punto de asustar a su familia, que ha sido sin duda la base para que Luis Guillermo se sienta confiado en lo que hace.

“Fue una grata sorpresa. Muy temprano en la mañana, a eso de las ocho que salieron los nominados, entré a revisar el listado con pocas ilusiones y la sorpresa fue que el disco en el que había trabajado estaba nominado. (...) Una alegría inmensa; exclamé fuerte y asusté a mi esposa y a mis hijas (risas)”.

Facetas.

Sobre el disco y la nominación

El álbum comparte nominación con Hora dorada, de Anagrace; Ya me vi, de Aroddy; Redención, de Aline Barrios; y, Vida encontré, de Majo y Dan.

“Yo llamé a William que aún estaba dormido, luego me llamó con la voz quebrada de la emoción. Lo despertaron con la noticia. (...) Está súper emocionado por la nominación”, agregó.

El disco lo produjo Gilberto Daza, artista también colombiano. Luis Guillermo lo mezcló, de las cuales cinco de las siete canciones estuvieron a cargo de él. “Fue un disco progresivo, no fue como tradicionalmente se hace.

Fueron acumulándose sencillos y yo entré una vez ya se había comenzado con la producción. Yo vine a mezclar el disco, a trabajar ese rol específico (...) una de esas canciones la hizo con Alex Campos, que es la que le da el título al álbum”.

En total, el disco se hizo desde el año pasado hasta el primer trimestre de 2021, que además cuenta con varios videoclips y se encuentra en todas las plataformas digitales.

En cuanto a la premiación, están a la espera de que William sea quien asista el próximo 18 de noviembre en el teatro MGM Gran Arena de Las Vegas, con la ilusión que ‘LuisMi’, como sus más cercanos le llaman, también pueda ir.

Facetas.

Productor de tiempo completo

Luis Guillermo en su carrera como Productor no solo se desempeña en el área de la música cristiana sino que también ha dejado huella en otros escenarios, con agrupaciones y solistas que hoy son ampliamente reconocidos.

Entre ellos Andrés Cabas, Laura & Juan, así como The Mills, agrupación con la que actualmente retomaron labores y están próximos a realizar una gira por varias ciudades del país. “Vamos a realizar posiblemente disco de esta gira y estaré a cargo de ello”.

“En cuanto a lo cristiano, soy el ingeniero principal de un artista con muchísimo renombre que se llama Danilo Montero, con él viajamos por Latinoamérica, solamente que por la pandemia eso ha estado quieto”.

Y en cuanto a su trabajo durante tiempo de confinamiento, aseguró que a él de alguna manera no le afectó tanto, dado que su estudio es personal y pudo trabajar como lo hace desde hace cinco años, en la tranquilidad de su hogar y muy cerca de su familia.

“La afectación sí vino fue en cuanto al volumen de trabajo, porque sí fue inevitable que mermaran un poco los proyectos y reinventarnos en cuanto a la forma en que teníamos que hacer posibles esas ideas”, explicó.

 

“Que el tamal y la lechona no me falten”

Para este artista no puede pasar tanto tiempo sin venir a su pueblo natal, pues además de tener aquí a sus papás, también tiene grandes amigos con quienes desde el colegio estuvo muy cerca a la música.

“A mí el tamal y la lechona que no me falten (...) no puedo venir tan seguido, pero cuando estoy allá recuerdo todo lo que he vivido y a quienes aprendí tanto. Yo comencé tocando batería en una agrupación que se llamó Bahareque junto a Juan Lozano, y luego de pasar por varias decisiones, estando ya en Bogotá, años después, comprobé que esto era lo que quería hacer”, finalizó.

ALEJANDRA CAVIEDES

Comentarios