Papá sustituto, ¿con o sin autoridad?

‘Sembrar para cosechar’, este adagio popular expresa la mejor forma en la que un padrastro o madrastra puede mantener una relación armónica con los hijos de su pareja.

En los cuentos de hadas siempre hemos visualizado a la madrastra o el padrastro como ese personaje malvado, que llega con el objetivo de hacer daño; sin embargo, en muchos casos esta persona dentro de su rol brinda afecto, dedicación, entrega y amor.

Es normal que en muchas oportunidades sus hijastros se sientan enfadados, crean que usted no es un aliado sino un enemigo que vive bajo su mismo techo, que usted es la persona que llegó a usurpar un lugar en su familia. Debe estar preparado para esta situación y no dejarse vencer, al contrario, lograr ejercer la función basado en la comprensión, el cariño y la entrega para el hogar.


Llénese de paciencia y prudencia, hable con su nueva esposa o esposo y creen estrategias que les permita mantener una buena relación familiar, tener autoridad y realizar un rol de padre sustituto con respeto.


Tenga presente que el manejo de esta relación dependerá de la edad de los hijos, lo que determina la facilidad o la dificultad para integrarse a la familia.


Reglas claras en casa sin intervenir en la crianza de los hijastros
Luz Elena De La Rosa Puello
Experta en Terapia de Pareja y Trastornos Afectivos, aconsejó:
• La nueva pareja debe actuar con naturalidad y mostrarse tal como es, que refleje consideración, aceptación y respeto.
• Dejar las cosas claras y establecer límites con la pareja: respecto de la educación de los hijos y el trato que le gustaría para ellos.
• Potenciar una muy buena comunicación que permita la expresión de ideas, emociones y consideraciones y aconsejar con amor.
• Para evitar los celos hablarles a los niños del amor y la diferencia entre el amor de pareja y el amor de padre/madre.
• Informar para integrar a los niños apropiadamente a la nueva etapa familiar, con el fin de evitar en ellos sentimientos negativos que los afecte.
• Bajo ninguna circunstancia se debe permitir la autoridad inadecuada a alguien que no la tiene sobre los niños, haciendo referencia al maltrato psicológico, físico o de otra índole.

Sea un padre sustituto con autoridad
Ser el nuevo esposo y padre sustituto son dos tareas diferentes y difíciles de asumir, tenga precaución al momento de opinar en las situaciones de los hijos de su pareja. La sicóloga Ana Juliana Becerra brinda algunas recomendaciones que les permitirán tener la autoridad en casa: 

• El padrastro o la madrastra no deberá imponer la autoridad, pero sí respaldarla. Es decir, aunque no sea el padre de los niños no lo excluye de ser un adulto responsable. También debe saber que para tener respeto se lo debe ganar.

¿Cómo se gana?, eso es una situación de convivencia, no se debe imponer sino respaldar las normas. 

• Mantener un diálogo permanente con los muchachos. Cuando se crece con padrastro no es igual, pero el afecto se va ganando, se es consciente que no es el papá, pero que es una figura de respeto, apoyo, respaldo, y en algunos casos de afecto más que al padre biológico.

• Construir relaciones. Es un proceso que se debe manejar y es más fácil de romper, porque no hay vínculo biológico.

Evite conflictos
De acuerdo con Luz Elena De La Rosa Puello, experta en Terapia de Pareja y Trastornos Afectivos: “Para prevenir conflictos es importante que el padre o la madre biológico ejerzan el rol de mediador imparcial entre la nueva pareja y el hijo, tratando de mantener el control emocional y expresarse en términos afectivos”, es decir, participar de manera equilibrada sin ejercer el papel de juez, ante todo, darle la seguridad al hijo de que nadie sustituirá a su progenitor.

Además, sugirió que lo ideal es que se sienta amado, comprendido, entendido y no perciba desprotección y poco apoyo de parte de su figura paterna o materna. Por lo tanto es necesario permitir a la pareja asumir roles como el de formador, abastecedor de las necesidades emocionales de apoyo, compañía, seguridad, escucha, consejero, comprensión, atención, recreador.


VOZ DEL EXPERTO
Luz Elena De La Rosa Puello
Experta en Terapia de Pareja y Trastornos Afectivos
¿Cuándo debe la pareja aceptar que su nuevo esposo interfiera en la crianza de sus hijos?
Antes de dar inicio a la convivencia hay que preparar el terreno con los hijos, quienes de antemano deben tener una percepción positiva o buena imagen de la nueva pareja de su figura paternal, a quien acepta como el buen amigo que produce la confianza para compartir un territorio tanto afectivo como relacional, generando la vinculación emocional sin desplazar a su progenitor biológico. En este ámbito y con los parámetros claros se puede aceptar que el cónyuge participe en la crianza de sus hijos.

¿Cuándo el niño crece sin la figura paterna, se debe aceptar que la nueva pareja tome responsabilidades y actitudes de padre sustituto?
Ante acuerdos previos especificar las características de la dinámica relacional que se va a establecer con los hijos, igualmente establecer límites claros para la sana convivencia. Tenga en cuenta que en la relación paternidad sustituta-hijastro, el estilo autoritario es el que mayores problemas de adaptación provoca, al igual que la falta de atención o la indiferencia.

Preguntas y respuestas
Ana Juliana Becerra
Sicóloga
¿Hasta qué punto la nueva pareja debe involucrarse en la crianza de los hijos de la pareja?
Si son hijos menores de edad y la nueva pareja acepta ser como esa figura de autoridad que puede reemplazar a ese papá o mamá faltantes,  se debe llegar a un acuerdo con su pareja y el papá biológico. Si el menor no tiene figura de ese sexo, es bueno que la persona asuma ese rol. El padre sustituto no debe asumir el rol sino ser un adulto responsable, que haga cumplir las normas cuando el otro no está en casa. Con los adolescentes es diferente, porque cuando ya se ha crecido con una figura paterna o materna no se debe asumir roles porque se ocasiona un choque con autoridad; lo que se debe hacer es que el padre biológico asuma el rol de papá y mamá, para evitar el conflicto.

¿Hasta dónde la mamá debe permitir que su pareja se involucre en las situaciones con sus hijos?
Siempre y cuando no exista o no este asumiendo el rol el padre biológico, en ese caso el niño sí necesita tanto una figura una paterna como materna, pero no se debe permitir que todos influyan en él. No necesita más de una mamá o un papá, porque si se da se generan problemas de contradicción. La mamá no debe involucrar en la crianza a su pareja actual, si el papá está presente en el desarrollo de sus hijos. Esto no debe basarse en los motivos de separación.

LUISA FERNANDA RUIZ

Comentarios