Los barrios que han sido epicentro del paro en Ibagué

Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍALa carrera Quinta, a la altura de las calles 42 y 37, ha sido punto de encuentro recurrente para el movimiento social.
Contenido Exclusivo
EL NUEVO DÍA dialogó con líderes de diversos barrios de Ibagué para conocer si las recientes jornadas de protesta, enmarcadas en el paro nacional, han tenido algún impacto en sus sectores.
PUBLICIDAD

Ibagué, así como la mayoría del país, se ha sumado al paro nacional con jornadas de movilización sin precedentes, en las que han predominado multitudinarios plantones, marchas y movilizaciones.

En la última semana, en algunas ocasiones la presencia de la fuerza pública, compuesta por patrullas de vigilancia y personal del Esmad, han ‘caldeado’ los ánimos, desencadenando en enfrentamientos que se han trasladado a sectores residenciales, lo que sin duda ha generado intranquilidad.

EL NUEVO DÍA realizó un sondeo con miembros de las Juntas de Acción Comunal en diferentes barrios de Ibagué, para determinar si en sus comunidades se ha sentido algún tipo de impacto derivado de las jornadas de paro.

 

Epicentro de la movilización

movilización

Partiendo de que la carrera Quinta, a la altura de las calles 42 y 37, ha sido punto de encuentro recurrente para el movimiento social, los residentes del Restrepo, por su ubicación, afirman haber vivido de cerca algunos enfrentamientos en sus hogares.

“Hemos presenciado enfrentamientos entre los muchachos que están protestando y el Esmad. Hemos tenido que soportar los gases lacrimógenos en las casas”, expresó Julio César Triviño, presidente de la Junta de Acción Comunal del Restrepo.

El hombre agregó que esto ha sido algo atípico porque nunca antes una confrontación de esta índole la habían tenido tan cerca de sus casas en las que residen niños, adultos mayores y mujeres en etapa de gestación.

“Hablamos constantemente con los vecinos porque hay un terror latente. Ha sido caótico, ya que cerca de mi casa sentimos el gas, nos tocó refugiarnos y cubrirnos la cara”, aseguró el líder.

Asimismo, fue claro en que cerca de las residencias no han ocurrido desmanes ni actos vandálicos. Sin embargo, no desconoció el saqueo que se perpetró en dos concesionarios de motocicletas la noche del lunes, que si bien se sitúan en la carrera Quinta, hacen parte del barrio Restrepo.

Otro sector que ha tenido jornadas de zozobra en la última semana es el Jordán Octava Etapa, toda vez que el fin de semana fue escenario de alteración de orden público durante el toque de queda nocturno.

“Antenoche (domingo) hubo muchos problemas por aquí. La fuerza pública estuvo persiguiendo a todos esos muchachos que estaban en protesta y haciendo disparos. Esto fue horrible, la gente invitaba a la comunidad a que no saliera. Un régimen de terror”, aseguró Francisco Édgar Herrera, presidente de la JAC del Jordán Octava Etapa.

Vale señalar que el domingo se realizó un plantón en la calle 60 con carrera Quinta, en el lugar en el que fue herido de muerte el joven Santiago Murillo, pero al entrar la noche hubo presencia del Esmad, por lo que los jóvenes huyeron a sectores aledaños, entre ellos el Jordán.

“La gente no pudo dormir tranquila, hubo muchas cosas que afectaron la tranquilidad del barrio esa noche”, agregó el líder barrial.

El hombre enfatizó que la situación ha sido delicada y que en las movilizaciones no faltan las personas que se ‘camuflan’ con el propósito de realizar desmanes y quienes realmente salen a exigir unas mejores condiciones y a ejercer su derecho a la protesta son los que “llevan del bulto”.

 

Sin mayores contratiempos

Ahora bien, pese a la cercanía con la calle 42, el viaducto del Sena y la Universidad del Tolima, puntos tradicionales de reunión y convocatoria, los habitantes de Metaima II aseguran no haber tenido mayor afectación en sus residencias.

“Directamente no hemos sufrido las consecuencias. Lo único es que se perciben gases lacrimógenos por las manifestaciones cuando están cerca de la U. del Tolima”, explicó Crisanto Barrios, presidente de la JAC de Metaima II.

A su turno, Gustavo Zamora, presidente de la junta de acción de la Urbanización Casa Club, coincidió con esa postura.

“Aquí al barrio no han llegado. Afecta de alguna manera cuando salen (manifestantes) desde el Sena o la Universidad, pero mientras salen porque van con destino al centro. O en la noche, cuando llegan se escucha el aturdimiento por artefactos o se sienten los gases lacrimógenos”, enfatizó el hombre.

Esta redacción también consultó a Diego Velandia, presidente de la JAC de La Campiña, quien estimó que “las protestas hacen parte del derecho constitucional y pueden afectar a cualquier sector, sea residencial o no”.

Aseguró que esta comunidad no se vio perjudicada por las jornadas que se desarrollaron cerca del mismo.

Al tiempo, Fabio Bonilla, vicepresidente de la JAC del Jordán Séptima Etapa, dijo que cerca a esta zona “han habido protestas, pero nada raro ha pasado. Todo ha sido dentro de la normalidad”.

 

Daños y aparentes desmanes

En los sectores La Castellana y Santa Helena, que colindan con la Universidad del Tolima, los residentes se vieron perjudicados por algunas confrontaciones en los primeros días del paro.

De hecho, en el segundo barrio, el fin de semana fue documentada la apertura a la fuerza de la puerta de un establecimiento de Gana Gana.

Calles

La Red de Organizaciones Defensoras de Derechos Humanos del Tolima compartió una transmisión en Facebook, a través de la que algunas personas señalaron que la apertura presuntamente la realizó personal del Esmad.

El caso fue que del lugar desaparecieron algunas pantallas y computadores, los cuales fueron recuperados posteriormente. El anuncio lo realizó en la tarde de ayer el área de comunicaciones de la Policía Metropolitana de Ibagué con una fotografía con los elementos retornados al local.

También, en la retina de los ibaguereños quedó la irrupción violenta de algunas personas en concesionarios de motocicletas, droguerías, entidades financieras, entre otros establecimientos de la carrera Quinta durante la noche del lunes.

“Fueron actos vandálicos de algunos que quieren manchar, quieren desdibujar las protestas en Ibagué”, declaró Carlos Portela, secretario de Gobierno, quien agregó que habrá toda la contundencia para garantizar que estos actos no se vuelvan a registrar e instó a denunciar a quienes los protagonicen.

Por estos hechos fue detenida por la Policía una persona y recuperadas dos motocicletas.

Vale aclarar que ante ello, por medio de videos que registró este diario en sus redes sociales, los manifestantes rechazaron los saqueos en mención y referenciaron que quienes efectuaban el plantón de la calle 37 con Quinta no participaron en tales actos catalogados como vandálicos, en los que supuestamente unos pocos motivaron la violencia hacia el comercio.

 

DATO

En la última semana han predominado multitudinarios plantones, marchas y movilizaciones en la capital tolimense.

 

DATO

Los residentes del Restrepo explicaron que en algunas ocasiones los enfrentamientos se han trasladado a cercanías de las viviendas.

Redacción Local

Comentarios