Golpiza a adulto mayor sigue impune

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍAPor la agresión, el señor Jorge Peralta permaneció más de 60 días hospitalizado bajo pronóstico reservado.
Dos años después de la cruel golpiza que recibió Jorge Euclides Peralta, que en marzo de 2019 tenía 76 años y cuidaba un parqueadero en la avenida Mirolindo, ninguna persona ha sido investigada ni judicializada por el caso, según informó la familia del afectado.

PUBLICIDAD

De acuerdo con parientes del adulto mayor, aunque denunciaron el caso ante la Fiscalía General de la Nación, no los han llamado ni siquiera para una conciliación con los agresores, que ellos tienen identificados. 

 

Entre la vida y la muerte

“Mi papá estuvo incapacitado hasta hace dos meses. Ha sido un tiempo muy duro. Según los médicos, mi padre está vivo de milagro. Le han practicado cinco craneotomías (operación en la que se extrae un pedazo del cráneo o tejido anormal del cerebro) porque los golpes le causaron hemorragias internas. Cuando estaba hospitalizado le dio meningitis (...) fueron muchos momentos de angustia”, expresó Jorge Peralta, hijo del afectado.

Agregó, que aunque dan gracias a Dios porque don Jorge no quedó postrado en cama y está vivo, después de la agresión la vida le cambió mucho. 

“Él era una persona activa, salía, hacía una cosa, otra, pero después de la golpiza quedó indefenso como un niño. Se le dificulta caminar, sufre fuertes dolores de cabeza, mareos, siempre debe estar acompañado y le da miedo salir solo a la calle. Las personas que lo golpearon nunca han aportado ni un peso para la recuperación, nada. Aunque el día del hecho fueron capturados por la Policía, horas después quedaron en libertad y siguieron su vida normal, como si nada hubiera pasado”, contó Jorge. 

En estos momentos, el adulto mayor está en un proceso jurídico para que lo pensionen por invalidez, pero la mesada le podría quedar en el 50 por ciento del salario que tenía, es decir, cada mes podría recibir unos 550 mil pesos.  

 

La brutal golpiza 

Los hechos ocurrieron la noche del sábado 30 de marzo de 2019, día en el que Jorge Peralta hacía sus labores cotidianas de vigilancia. El altercado ocurrió cuando, presuntamente, varias personas que departían al interior del parqueadero Servipartes, ubicado en la carrera 48 Sur, número 116 – 143, se ofuscaron porque no permitieron el reingreso de un hombre que habría salido del lugar. “Uno de ellos salió y no lo dejaron ingresar porque la orden a esa hora era no dejar entrar a nadie. El tipo se botó por encima de la reja y mi papá salió a retenerlo para que no se entrara y él lo golpeó”, relató en ese entonces Jorge Peralta (hijo).

Adentro estaban dos acompañantes del agresor, que al ver lo acontecido, habrían arremetido en contra del abuelo y le habrían propinado puños y puntapiés que causaron varias heridas de gravedad en su rostro, costillas y extremidades. Al parecer, Jorge pidió apoyo ante las agresiones, pero nunca llegó. Según el reporte de la Policía Metib, en medio de la agresión capturaron a dos de los presuntos responsables de sus heridas, quienes fueron identificados como José Romero Culma y José Quevedo. Se presume que el tercer hombre huyó del lugar. No obstante, la madrugada del domingo 31 de marzo, los sospechosos quedaron en libertad. 

2019 fue el año en el que ocurrió el hecho. Según la familia, de la Fiscalía nunca los han llamado. 

Redacción General

Comentarios