Cómo salvar la vida de su mascota en caso de emergencia

Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍA
Es crucial que todos los dueños de mascotas tengan un botiquín en casa con los suministros médicos básicos de emergencia. Además del conocimiento sobre cómo asistir con los primeros auxilios a su animal de compañía. Cada minuto cuenta.
PUBLICIDAD

Andrea, una joven santandereana, hace parte del 30% de los hogares colombianos que tienen una mascota. Bianca es una perrita criolla, que decidió adoptar hace tres años. Nunca le ha faltado atención ni cariño. Sin embargo, en medio de un descuido de una noche, Bianca se comió unos vidrios que habían quedado en la cocina, luego de que un plato se partiera. Afortunadamente, y gracias a la rápida reacción de Andrea, Bianca no sufrió ninguna lesión grave ese día. 

Así como ella, hay cinco millones de mascotas que podrían pasar por una situación angustiante como esta. Que su amado peludo necesite asistencia médica de emergencia, ya sea por envenenamiento o intoxicación, electrocución, mordeduras, cortadas, quemaduras, algunas de las emergencias más comunes en Colombia, es sin duda un momento difícil. 

gato

Pero lo que su mascota necesitará es una cabeza fría y respuesta rápida. Por eso es crucial que todos los dueños de mascotas no solo tengan un equipo en casa con los suministros médicos básicos de emergencia, sino también el conocimiento sobre cómo asistir con los primeros auxilios a su animal de compañía.

 

Primeros pasos

vetenrinaria

Angélica Forero, médica y coordinadora de investigación de la Clínica Pequeños Animales de la Fundación Universitaria San Martín, le cuenta qué hacer en diferentes tipos de emergencia, cuando su mascota esté en problemas y cada segundo cuente. 

 

  1. El dolor y el miedo pueden hacer que su mascota se altere. Aproxímese con cuidado y tenga bajo control boca y extremidades.  
  2. Compruebe que respira y que su corazón late. Si no es así habrá que realizar maniobras de reanimación cardiopulmonar. 
  3. Brinde a su mascota los primeros auxilios mientras llega al consultorio, según las indicaciones del veterinario o la previa revisión de la asistencia que necesitará su mascota. 
  4. Llame al veterinario y suministre la siguiente información: especie, raza, edad, sexo y peso, síntomas. De esta manera podrá estar listo para actuar cuando usted llegue con su mascota. 
  5. Mantenga la calma para que pueda tomar decisiones que no empeoren aún más el estado de salud de su mascota.

 

Qué hacer en caso de

Asfixia: 

Revise su hocico en búsqueda de algún objeto extraño y si lo encuentra, intente retirarlo cuidadosamente con pinzas. En caso de no poder retirar el objeto o si su mascota colapsa, coloque ambas manos a los lados de la caja torácica y aplique presión. 

Si su mascota no ha tragado algún objeto, pero está inconsciente, forme con sus manos un sello hermético alrededor de los labios y boca de su mascota para evitar que ingrese aire a los pulmones. Luego sople en sus fosas nasales hasta que sus costillas se eleven levemente.

 

Ausencia de latidos: 

Recueste con cuidado a su mascota sobre su lado derecho en una superficie firme y apriete su columna contra algo que la mantenga inmóvil. Después coloque una mano a cada lado de sus costillas y apoye una mano en la parte baja para evitar que la caja torácica se hunda y use la otra mano en la parte superior para comprimir las costillas hacia la parte baja. 

Haga dos compresiones por segundo. Cuente hasta 30 a este ritmo, dé dos respiraciones y reanude las compresiones torácicas. Deténgase de vez en cuando y escuche si se produce un latido espontáneo y esté alerta ante cualquier recuperación de la conciencia.

 

Intoxicación o envenenamiento:

Si sabe o sospecha que su mascota ha consumido algo que pueda hacerle daño, llame a su veterinario inmediatamente y cuéntele, de ser posible, el nombre y cantidad de la sustancia ingerida y el tiempo transcurrido desde que la mascota consumió o estuvo expuesta a dicha sustancia. No trate de inducir el vómito o dar algún medicamento a menos que su veterinario se lo indique.

Convulsiones: 

Evite alimentar al animal para dejar sus vías aéreas libres, proteja la cabeza para que no se golpee, calcule el tiempo de la convulsión y relate el hecho al veterinario para que examine la situación.

 

Vómito y diarrea:

No obligue a su mascota a comer o tomar agua. Suspenda la comida sólida y los líquidos y diríjase al veterinario. Lo más probable es que deba hidratar a su mascota con suero durante las primeras horas, antes de volver a ingerir alimentos. Aclare todas las dudas con el veterinario. 

 

Sangrado:

El sangrado leve se puede detener colocando gasa en el corte y algo frío encima. Después, enjuague con agua limpia y trate la herida con antiséptico. Si su mascota sangra bastante, envuélvalo bien con una venda alrededor de la herida. Si es hemorragia profusa, haga un torniquete envolviendo firmemente un vendaje alrededor del área y por encima de la herida. 

 

Quemaduras: 

Si sufre quemaduras de primer grado, es decir, piel enrojecida y pelo chamuscado, aplique una pomada para quemaduras. 

Si fueron producidas por algún producto químico, lave la piel con abundante agua durante 10 o 15 minutos antes de llevarlo al veterinario, evite humedecer otra zona para que el químico no se expanda. 

 

Fracturas: 

Si su mascota ha recibido un golpe fuerte en alguna extremidad o en cualquier otra parte de su cuerpo, aplique una compresa fría en el área afectada y trate las lesiones con agua oxigenada y una pomada antibacteriana.

Si es una fractura, notará que el área lesionada se hincha rápidamente. Antes de llevar su mascota al veterinario, fije la parte afectada a una férula: tome un trozo de cartón o algo duro y plano y fije la extremidad con un vendaje.  

 

Descarga eléctrica:

Comience por desconectar el aparato enchufado. Si es un perro, abra su boca y tire de su lengua para liberar la vía respiratoria. Compruebe si respira, si se mueve es una buena señal. Sienta su pulso en la superficie interna del muslo. Si hay pulso, pero el perro no respira, inicie con la respiración artificial. Si no hay pulso, realice un masaje cardíaco en el pecho. 

Si su gato pisa cables abiertos y se electrocuta, comience cortando la corriente eléctrica. Póngase guantes de goma o lana para alejarlo de los cables. Verifique su respiración y pulso, enfríe las áreas quemadas y realice RCP. En ambos casos, asegúrese de llevar a los animales a la veterinaria inmediatamente. 

 

Dato

La cebolla y el ajo pueden ser perjudiciales para las mascotas, si los ingieren causan irritación gastrointestinal y podrían provocar daños en los glóbulos rojos.

 

El Nuevo Día

Comentarios