emergencia

 

Una mirada local al fallo que amplía la eutanasia

Crédito: EFE / El Nuevo Día.
Contenido Exclusivo
EL NUEVO DÍA dialogó con un religioso y con una psicóloga clínica para ahondar un poco en las razones a favor y en contra de la eutanasia, a propósito del reciente fallo de la Corte Constitucional.
PUBLICIDAD

Esta semana el tema de la eutanasia volvió a ser foco de los reflectores, luego de que la Corte Constitucional asegurara que por norma se extenderá el cubrimiento del derecho fundamental a morir dignamente, también conocido como eutanasia, a los pacientes no terminales en el país.

El asunto ha sido motivo de conversación porque despierta muchas opiniones y, probablemente, pocos puntos de encuentro. Bajo este panorama, quizá algunas de las voces más críticas provienen de la iglesia católica.

Este diario se comunicó con el padre Mario García Isaza, formador en el Seminario Mayor de Ibagué, quien argumentó que la posición de la iglesia católica siempre ha sido clara y categórica frente a este tema porque considera que “el único dueño absoluto de la vida es Dios”.

“La posición de la iglesia no admite resquicios de ninguna naturaleza y nos parece que los eufemismos y las ambigüedades con las que se quiere disfrazar esa ley, sin darle a las cosas su verdadero nombre, no corresponde a la mentalidad de un católico”, manifestó García.

Vale indicar que la sala plena de la Corte decidió, con seis votos favorables, otorgar el derecho fundamental a morir dignamente de forma asistida médicamente a enfermos no terminales “siempre que el paciente padezca un intenso sufrimiento físico o psíquico, proveniente de lesión corporal o enfermedad grave e incurable”.

Al respecto, García Isaza no desconoció que se pueden dar situaciones dolorosas en personas que pueden padecer enfermedades que causan un sufrimiento considerable, pero apuntó que el tema de la eutanasia va en contravía de la ley natural de Dios.

“La medicina cuenta hoy con posibilidades muy grandes de brindar alivio en su sufrimiento al enfermo y hasta donde es posible, disminuirle los dolores, acompañarlo en su evolución, así como acompañarlo física y espiritualmente”, aseveró.

Y agregó, a manera de reflexión, que “la iglesia enseña que debemos llegar a preservar la vida del enfermo, a brindarle todos los alivios posibles para que sufra menos, pero no podemos hacer un acto que tenga como objetivo, directamente, como propósito matar una persona”.

Es de agregar que en el fallo, la Corte reiteró el exhorto al Congreso que ya había hecho en seis ocasiones para que “avance en la protección del derecho fundamental a morir dignamente, con miras a eliminar las barreras aún existentes para el acceso efectivo a dicho derecho”.

Esto tras anotar que los proyectos presentados han sido desaprobados en esta Corporación.

 

Desde la psicología

Si bien existen opiniones divididas, es probable que en la actualidad predominen los argumentos en contra del tema, lo cual podría estar asociado directamente al arraigo y devoción religiosa en la ciudadanía en el territorio nacional.

Ante esta posible conexión, este medio consultó a Mariluz Gómez de los Ríos, psicóloga clínica, quien explicó que es un tema controversial porque la religión enfatiza que solo Dios y la creencia espiritual con ese ser supremo es la que puede disponer de la vida.

“En el ámbito religioso está supremamente marcado de que, como seres humanos, no tenemos la capacidad de decidir, disponer, quitar o generar cuando nos vamos de este plano espiritual”, aseguró la profesional.

 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

El Nuevo Día.

Comentarios