TLC con Corea: industria automotriz preocupada, Gobierno no

Los gobiernos de Colombia y Corea firmaron, el pasado 25 de junio, la declaración conjunta sobre la conclusión de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre ambas naciones.

El presidente Juan Manuel Santos y el jefe de Estado coreano, Lee Myung-Bak, acompañados del ministro de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados, y su homólogo coreano, Taeho Bark, anunciaron que todo está listo para que ahora en el Congreso colombiano sea estudiado el proyecto de ley para dar vía libre al acuerdo.

Y aunque los sectores gremiales han reconocido que efectivamente este TLC generaría enormes beneficios a sectores como el agrícola, la fortaleza automotriz de Corea ha despertado temores en esas empresas nacionales.


Tulio Zuluaga, presidente de Asopartes, es uno de quienes han manifestado su preocupación. “El Gobierno nos ha dicho que no nos preocupemos, que el desmonte promedio de aranceles en vehículos y autopartes es 10 años, pero esto no es tranquilidad alguna para la industria automotriz colombiana. No vemos ventajas para la industria nacional ante una potencia mundial automotriz a la que el Gobierno coreano subsidia cobrando solo la mitad de impuestos, servicios públicos y cero parafiscales. Eso no pasará nunca aquí”, aseguró.


Y agregó que existen temores sobre los empleos que se pierdan, precisamente en un sector que aporta un gran número de colocaciones anuales.


Por su parte, el presidente de GM Colmotores, Jorge Mejía, asegura que los riesgos para la producción local existen, pues no hay oportunidades reales de intercambio entre los dos países.


“Nuestra visión es a futuro. Queremos mirar hacia adelante y trabajar de la mano con el Gobierno nacional y con los autopartistas para fortalecer los aspectos necesarios, y hacer de la apuesta a la industria automotriz colombiana una realidad. En Colombia, es necesario replantear una nueva política que genere más empleos y más inversiones locales y sea benéfica para la industria y para los consumidores.


Un aspecto importante que se debe considerar es la modernización de la infraestructura colombiana. Es imperativo que se haga inversiones urgentes para ejecutar las vías y modernizar los puertos de manera transparente y rápida para no limitar el potencial de crecimiento del país”, agrega el directivo.


No debe existir temor: Gobierno
Sin embargo, para el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, el sector de los automóviles no saldrá perjudicado, sino que, al contrario, es un momento propicio para modernizarse y aventajarse con ello.

El jefe de esa cartera, Sergio Díaz-Granados, respondió acerca de esos temores.


“LA DESGRAVACIÓN DE AUTOMÓVILES SERÁ GRADUAL”
Teniendo en cuenta la fortaleza de Corea en el sector automotor, existe gran preocupación por una eventual invasión de carros procedentes de allá a menor precio y con más ventajas, ¿qué se puede esperar de ello?

Ministro Díaz-Granados: Es cierto que Corea del Sur es del grupo de grandes productores de vehículos, pero no hay tal para esa preocupación, toda vez que la desgravación en materia de automóviles será gradual para permitir un ajuste. Además, no se ­puede perder de vista que Colombia ya tiene compromisos de desgrava­ción arancelaria en TLCs con países que producen alrededor del 45 por ciento de la producción mundial de autos y que las empresas con presencia en el país han anunciado inversiones importantes para fortalecer su participación en el mercado nacional.


¿Cómo quedaron los términos del Acuerdo en lo que respecta al sector?

M.D-G: En el caso de la industria automotriz, se pactó un programa de liberación lineal a 10 años frente a Corea, que permitirá el ajuste del sector a la mayor competencia. Es decir, el arancel de 35 por ciento se reducirá gradualmente en 10 cortes anuales de 3.5 cada año, una vez entre en vigencia el Acuerdo.

¿Cambiarán de manera notable los precios de los vehículos?

M.D-G: El precio de los vehículos viene dado por una serie de componentes, uno de ellos es el arancel. No obstante, factores como tasa de cambio, costos logísticos y comportamiento de la demanda cumplen un papel importante en los precios finales de los vehículos.

¿Se perderán empleos en la industria automotriz nacional?

M.D-G: Los retos que impone el TLC a la industria automotriz deben conducirla a aumentar su productividad, la cual, a su vez, se fundamenta fuertemente en su capital humano. Así, se esperaría una mayor especialización y formación del capital humano de la industria automotriz nacional, generando empleo altamente calificado y bien remunerado y competitivo a nivel mundial. Este proceso se viene adelantando y acompañando desde el Programa de Transformación Productiva.

¿Con qué otros países tienen Colombia acuerdos en el sector automotor?
M.D-G: Este sector fue negociado en los Acuerdos de Colombia con México, Chile y Mercosur, y en el marco de la Comunidad Andina mediante un Convenio Automotor exclusivamente con Ecuador. Por su parte, en el Acuerdo con los países del Triángulo Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras), queda­ron excluidos de preferen­cia arancelaria gran parte de los vehículos, mientras que las autopartes se negociaron en su totalidad.

También quedó incluido en negociaciones que pronto entrarán en vigor, con países que son importantes productores y que representan alrededor del 45 por ciento del total de la producción mundial de vehículos, como por ejemplo Unión Europea, Canadá y Estados Unidos.

Algunos sectores aseguran que nuestras diferencias con Corea causarán dificultades a los ensambladores colombianos.

¿Es eso posible?

M.D-G: Definitivamente no se quebrarán, más bien será una oportunidad para su crecimiento. La industria de ensamble de vehículos importa autopartes y llantas, por ejemplo, y algunas empresas ensambladoras complementan su oferta en Colombia con la importación de vehículos producidos en Corea.

Lista
Acuerdos con coreanos
Algunos de los acuerdos logrados en el TLC con Corea respecto a los productos colombianos son:
• Café: se logró acceso inmediato para el café verde y para las preparaciones de café (instantáneo y mezclas) plazos entre cero y tres años.
• Flores: para estos productos serán elimi­nados los aranceles en plazos entre tres y cinco años para los claveles, las rosas y crisantemos, entre otros.
• Banano: el arancel de 30 por ciento se reducirá en cinco años.
• Frutas: se acordó el desmonte de los aranceles en plazos que van entre cinco, siete y 10 años.
• Hortalizas: estas se beneficiarán con desmonte de los aranceles en períodos que van entre cinco, siete y 10 años.
• Azúcar: a diferencia de otros Acuerdos como EE.UU. y UE, donde se logró acceso a través de cupos, con Corea será desmontado el arancel de 35 por ciento en 16 años.
• Alcohol etílico y etanol: para el alcohol etílico se logró eliminación del arancel de 270 por ciento en 16 años, con dos de gracia, y para el etanol en cinco años.
• Carne de bovino y despojos: se logró la apertura del mercado en 19 años, con contingente que se activa en el primer año, en nueve mil 900 toneladas con un crecimiento del dos por ciento anual para los cortes finos. En carne de res, la producción coreana sólo alcanza para abastecer cerca del 50 por ciento de la demanda interna, por lo que importa cerca de 600 millones de dólares anuales.
• Carne de cerdo: se logró el desmonte de los aranceles en plazos entre 10 y 16 años.
•  Avicultura: se logró eliminar aranceles en períodos entre 10, 12 y 16 años.
• Derivados lácteos: para productos como lacto sueros, quesos, arequipes y leche descremada se logró la eliminación de los aranceles en plazos entre 10, 16 años y para las bebidas lácteas será inmediata. En leche en polvo se obtuvo un contingente de 100 toneladas fijas.
• El arroz y los productos que contienen arroz fueron excluidos por parte de los dos países.

Credito
BOGOTÁ

Comentarios