Los pecados que acaban con sus finanzas personales

No ahorrar, abusar de los créditos, prestar y pedir prestado son algunos de los errores que no puede cometer con sus finanzas.

Las finanzas “saludables” son consecuencia del actuar de las personas; las acciones que usted tiene con el dinero determinan muchas cosas, el futuro, el ahorro, la holgura económica o, en caso contrario, las deudas, las restricciones económicas, entre otras.

Consultamos con varios expertos sobre cuáles son los principales “pecados” de las finanzas personales, aquellas cosas que si usted hace con su dinero, corre el riesgo de tener dificultades.

1. Gastar más de lo que gana: si gasta más de lo que gana está creando deudas, y aunque un nivel de deudas es saludable, por ejemplo en vivienda o educación, tenga en cuenta que salen más caras.

2. No llevar un registro de gastos: es importante, porque le permite saber cómo y en qué gasta el dinero. Así, si es necesario hacer ajustes, puede ejecutarlos y tener claro qué gastos puede recortar.

3. No ahorrar: ahorrar es importante, ya que es una inversión a largo plazo y se convierte en un respaldo para el futuro. Tal vez usted crea que ahorrar es difícil. Pero si separa aunque sea una pequeña cantidad de dinero de forma regular, en muy poco tiempo tendrá un respaldo para ayudarlo a sobreponerse en una emergencia inmediata.

Es aconsejable que los gastos no superen el 90% de los ingresos, para poder ahorrar, como mínimo, el 10% restante cada mes. Este 10% puede ser destinado a reducir las deudas, a crear un fondo para emergencias y a lograr los objetivos financieros a medio y largo plazos, tales como acumular capital para una adquisición importante y preparar la jubilación. Sin ahorro, nada de esto es posible.

Si no ahorramos, nunca tendremos el control sobre la situación.

4. Abusar de las tarjetas de crédito: es bueno tenerlas, pero es necesario establecer qué comprar y qué no con ellas, pues debe tener en cuenta que es dinero prestado que debe devolver a su entidad bancaria, y con intereses.

Si no es necesario usarlas, evite hacerlo, porque si sus deudas exceden su capacidad de pago, los intereses pueden ascender a tanto que se volverá imposible que salde su deuda sin arruinarse en el intento.

Además, el buen manejo de las tarjetas es una carta de presentación ante los bancos y demás entidades financieras, ya sea para obtener un préstamo o para ampliar el cupo de crédito.

5. Hacer compras innecesarias: sepa bien qué necesita para comprarlo, especialmente si es a crédito.

6. Tener una sola fuente de ingresos: este es un gran error. Siempre hay que tener un plan B, ya que hoy en día pocos trabajos son seguros y de por vida, siempre se corre el riesgo de un despido o un recorte de personal y hay que estar preparado para una situación de este tipo.

Además el tener una segunda fuente de ingresos lo puede ayudar a complementar su fuente de ingresos principal, para que su familia pueda tener un mejor nivel de vida.

También es una gran oportunidad, ya que muchas veces esta segunda fuente de ingresos suele ser de negocios independientes y en muchas ocasiones estos mini-negocios terminan siendo exitosos y convirtiéndose en la principal fuente de ingresos de una familia.

7. Ser fiador de quien no confía al 100%: el que fía casi siempre termina pagándolo muy caro. No es recomendable ser aval de alguien en quien no confía al 100% sólo por compromiso o por querer quedar bien con esa persona.

Prestar fuertes cantidades de dinero a amigos o familiares también es una mala idea, ya que esto perjudica las relaciones personales y es muy probable que termine perdiendo tanto el dinero como la relación personal con su familiar o amigo.

8. No contar con un seguro de gastos médicos: hay enfermedades que terminan con todas las reservas de dinero. No lo considere un gasto, es una inversión.

Si no tenemos seguro médico, este imprevisto ligado a la salud se llevará todos nuestros ahorros y nos dejará desprotegidos ante otro posible imprevisto como un despido, un accidente, etc.

Es necesario tener un seguro médico, ya que todos tarde o temprano tendremos problemas de salud, sean estos enfermedades sencillas o problemas más graves. No importa lo jóvenes que seamos o lo bien que nos sintamos, todos necesitamos cobertura médica; sostener el bienestar actual puede salir muy caro.

9. Pedir dinero prestado: al pedir dinero prestado, lo más común es que aquellos a los que les ha pedido comiencen a huirle, para evitar que pueda pedirles prestado de nuevo. Evite hacer esto, ya que solo logrará que se le cierren puertas y pierda amistades.

En caso de que realmente lo necesite y no tenga otra opción, comprométase a pagar en tiempo y forma, para que no arruine sus relaciones y no tenga que hacerlo en el futuro.

BOGOTÁ

Comentarios