Mandamientos de la buena salud

TOMADO DE AGENCIA
La buena salud no tiene como base una sola cosa: no se trata solo de hacer dieta, o solo hacer ejercicio. No significa que tenga que estar pensando obsesivamente en su salud y tampoco que se trate solo de su cuerpo: su mente es importante. Eso sí, reunido todo esto, la verdadera clave para tener una buena salud,
es la disciplina.

Con justa razón es posible responsabilizar a los médicos -tanto del cuerpo como de la mente- del cuidado de la salud cuando se padece una enfermedad: ellos nos orientan y nos indican qué hacer en este momento de crisis. Pero no siempre es así. 

La médica Hermelinda Vega explica que aunque el estrés es el responsable de muchos padecimientos crónicos que son necesarios de tratar, también es cierto que con disciplina y amor propio se puede mantener una buena salud que, además, será la base para que el cuerpo responda bien en los momentos en que se presente alguna patología. 

“Actualmente, la obsesión por las dietas y el estrés, así como el sedentarismo, son los principales factores que contribuyen a la mala salud. La buena noticia es que cambiando estos malos hábitos por unos más positivos se puede mejorar significativamente si necesidad de tomar medicamentos que, solo son necesarios -dicho sea de paso- cuando el médico los recete por una afección particular”, señala Vega. 

Eso sí, la disciplina es clave: caminar un día y otro no solo pondrán a su cuerpo y mente en un sube y baja. Ahora que se acerca Semana Santa es momento de cumplir con unos “mandamientos” que lo guiarán en el camino de la buena salud.

 

Los mandamientos

El médico Juan Rivera, autor del libro ‘Mejora tu salud poquito a poco’, explica que existen una serie de mandamientos o reglas que sería bueno seguir si lo que se desea, tanto como bajar de peso, es tener una buena salud. El experto indica que los mandamientos son: 

1.  La dieta del ‘poquito a poco’: uno de los errores más grandes que cometen muchas personas cuando comienzan una nueva dieta es que se miran de afuera hacia adentro. El consumir 500 calorías al día va a hacer que cada semana se mire en el espejo y se vea más flaco. Sin embargo, no ve el desbalance de nutrientes, vitaminas y minerales que su cuerpo está sufriendo. La idea es acabar con los carbohidratos malos, beber muchísima agua y reducir el consumo de alcohol e incorporar grasas y proteínas saludables. 

2.  Segundo mandamiento: el que no camina se oxida. Caminar como ejercicio es simple e intuitivo. Algunos optan por usar caminadoras y otros prefieren hacerlo al aire libre. No importa cuándo o dónde camine, sino proponérselo y hacerlo. Caminar ayuda a perder peso, reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares, baja la presión sanguínea, controla el azúcar en la sangre, reduce el riesgo de cáncer, mejora el estado de ánimo y promueve una vida más sana. Puede comenzar con solo 5 minutos durante cinco días a la semana y luego ir avanzando. 

3.  Tercer mandamiento: el buen sueño brinda salud y empeño. Para dormir bien se requieren cuatro pasos: hacer el compromiso de dormir, tomar una siesta solo de veinte minutos entre dos y cuatro de la tarde, preparar el ambiente para un sueño perfecto (libre de artefactos electrónicos, con una cama y almohadas cómodas), tome una ducha caliente antes de acostarse y si aún le cuesta trabajo, tome algún te natural como el de pasiflora. 

4. No se puede curar el cuerpo sin prestarle atención a la mente: según un sondeo realizado por la Asociación Americana de Psicología, los ‘millennials’ (entre 18 y 33 años) son quienes actualmente viven más estresados, sufren más depresión y duplican los índices de ansiedad de sus padres. Para manejar el estrés se recomienda cambiar lo que se puede cambiar, tomar un descanso durante el día, hacer las cosas que le gustan, usar técnicas de relajación y practicar la atención plena. 

5.  El sexo es salud: el sexo saludable tiene un efecto físico positivo en el cuerpo, ya que libera endorfinas -sustancias químicas del cerebro que nos hacen sentir bien-. También puede mejorar nuestro estado de ánimo, relajarnos y reducir la sensación de estrés. Es importante tener en cuenta que a los hombres les importa más la cantidad de sexo, mientras que a las mujeres les interesa más la calidad. Para cumplir este mandamiento es importante tener conversaciones honestas con su pareja acerca de sus necesidades. 

6.  Bebés saludables, familias felices: pediatras y neurólogos coinciden en que cuando se adoptan las medidas de salud a lo largo de la vida fértil de una persona, el embarazo, aún siendo inesperado, puede llevarse a cabo de manera tranquila y saludable, con menos riesgos que puedan afectar la vida de la madre durante y después. 

7.  Evite los errores médicos: los errores médicos no son inevitables, ya que tanto los pacientes como sus familias y médicos pueden tomar medidas para prevenirlos. Lo que puede hacer es informarse sobre la clínica que lo atenderá si tiene la opción, informarse también sobre la enfermedad que padece y cuestionar al médico si no se siente cómodo con el diagnóstico.

COLPRENSA

Comentarios