emergencia

 

Así eran las tomas guerrilleras en Tolima: Anzoátegui y Santa Isabel

Crédito: Fotografías: Hélmer Parra y Germán Camargo - Archivo/ El Nuevo Día. Totalmente destruidas quedaron las dos casas del alcalde de Anzoátegui, Ramiro López, que se ubicaban en dos lados diferentes del pueblo. En la gráfica la familia del alcalde recorriendo los escombros de la que fuera su vivienda.
Contenido Exclusivo
El Sábado 11 de agosto de 2001 a las 4:25 p.m. Más de 300 guerrilleros del frente Tulio Varón de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC se tomaron el casco urbano y algunas zonas rurales de Anzoátegui.
PUBLICIDAD

Esa tarde, día de mercado, atacaron con cilindros bomba la estación de Policía y la bodega y punto de venta del supermercado Coomersa, al tiempo que saquearon y destruyeron la sede del Banco Agrario. Un menor de entre los 12 y 14 años falleció, al igual que dos policías. Otros dos uniformados y ocho civiles más resultaron heridos y fueron trasladados al hospital de la localidad que se encontraba custodiado por los subversivos.

a

Durante la toma y hasta las 3:00 p.m. del domingo 13 de agosto, hora en la que la prensa pudo abandonar la población, dos helicópteros artillados y el avión fantasma bombardearon la zona, especialmente en cercanías al cementerio, lugar donde presumían se escondían varios guerrilleros resguardados detrás de algunas lápidas. El ataque finalizó el domingo en la noche.

 

También atacaron Santa Isabel

 

a

Al tiempo que las FARC atacaban el casco urbano de Anzoátegui, un número indeterminado de subversivos de las columnas “Adán Izquierdo”, “Hernán Murillo” y “Alfredo Ríos” del mismo grupo también lo hacían en la zona urbana del vecino municipio de Santa Isabel y el corregimiento de San Rafael. Ordenaron el desalojo de las viviendas aledañas a la estación de Policía y arremetieron contra esta, al igual que contra la sede del Banco Agrario, no sin antes saquearlo. 

a

El ataque cesó el domingo hacia la medianoche cuando los guerrilleros se retiraron y el bombardeo del avión fantasma se detuvo. Solo dos civiles resultaron con heridas leves. 

Luego del hecho, el ministro de Defensa Gustavo Bell Lemus y el director de la Policía, general Luis Ernesto Gilibert llegaron a Anzoátegui a condecorar a los agentes que repelieron el ataque sin consultar al gobernador del Tolima, situación que causó un disgusto al mandatario: "A mi no me importa que no me hayan invitado, me parece es grave, porque demuestra que no existe un Estado unido y solidario capaz de enfrentar los problemas, sino todos divididos cada uno por su lado, además yo ya estuve en Anzoátegui dos veces e incluso llevé a la embajadora de Austria que quería ver como quedaba un pueblo después de la toma" manifestó el gobernador de la época, Guillermo Alfonso Jaramillo.

 

La respuesta del ejército

 

a

El jueves 30 de agosto a las 6:15 a.m., militares de la Sexta Brigada y el Batallón 34 Fajardo Cifuentes de la Quinta División del Ejército pusieron en marcha la operación Aguijón que tenía como propósito perseguir y desmantelar el frente Tulio Varón de las FARC, responsable del ataque a Anzoátegui 19 días antes. 

a

Ese día se registraron intensos combates entre el ejército y las FARC en San Juan de la China, zona rural de Ibagué que limita con Anzoátegui. El enfrentamiento duró más de seis horas y dejó como consecuencia 14 guerrilleros muertos, entre ellos nueve hombres, una mujer, dos niñas y dos niños. También murieron cuatro soldados y un sargento viceprimero.

El hecho fue titulado por el Periódico El Nuevo Día el 31 de agosto de 2001 de la siguiente manera: “Rosario de difuntos en el Tolima. Combates en San Juan de la China dejaron 19 colombianos muertos”. 

a

 

EDWIN GUTIÉRREZ BARRERO

Comentarios