Windows compite ‘con mucho tacto’

Finalmente sale a la venta Windows 8 y lo que era de esperarse luego de tantos meses de expectativa empezó a cumplirse, es decir, las críticas a montón, positivas y negativas, pero a montón.

De todo lo que se ha dicho inicialmente, en lo que parece haber más acuerdo, es en que Microsoft finalmente parece haber salido de ese cierto aire ensimismado que lo caracterizaba y se salió del formal atuendo empresarial para ponerse más a tono con los nuevos tiempos y las nuevas generaciones.

Windows reimaginado

Lo más interesante y, valga decir, lo más arriesgado de Microsoft con Windows 8 es el hecho de haberse lanzado de lleno en el cada vez más consolidado y competido mundo de los computadores personales, pero dando un inusitado énfasis en las interfaces táctiles y con la mira puesta en los dispositivos móviles.

Por estas razones, en principio, fue que en el acto de lanzamiento, Steve Ballmer, director ejecutivo de Microsoft Corporation y sucesor de Bill Gates en el puesto de comando de la compañía, dijo que lo que el mundo comenzaría a ver es un “Windows reimaginado”.

Y lo que la imaginación de los programadores de Microsoft produjo fue básicamente una nueva idea de cómo usar el computador personal, entre otras cosas, pensado para poder dirigirse con una pantalla táctil. Claro está que el mouse y el teclado no desparecieron, pues esto haría demasiado dramático el cambio, pero la propuesta es que pueda usarse en un equipo que disponga de un display sensible al tacto.
    
Baldosas activas

Windows 8 fue presentado con una nueva interfaz de usuario, que tiene como base una pantalla de inicio bastante distinta a la manera como Microsoft siempre se comunicó con sus usuarios y creó un sistema que ha denominado Live Tiles (algo así como baldosas activas), que son rectángulos de varios colores que tienen la condición de ser animados y que funcionan como accesos directos y como widgets a la vez.

Cuando se habla de cambios revolucionarios en la propuesta de Microsoft es porque, entre otras cosas, el nuevo Windows pareciera no tener ventanas, lo que a los ojos del usuario lo asimilará casi totalmente al iPad, el iPhone y Android, lo que, sin duda, estaba totalmente calculado ya que Windows 8 es para Microsoft el vuelo desde el mundo de las PC, hacia el planeta de las tablets.

Pero, dijimos que pareciera no tener ventanas, porque en realidad sí las tiene, al igual que el Escritorio, solo que desde ahora ese entorno que es legendario en Windows, será simplemente una aplicación más. Lo que se ha probado hasta ahora deja saber que cuando se activa Windows 8, se carga el Escritorio tal como lo conocemos, con sus ventanas, íconos y barra de tareas, pero todo esto permite usar las aplicaciones que vienen por defecto y las personales de cada usuario.
    
Diez mil aplicaciones

En pocas palabras, lo que la compañía ha dejado ver sin tapujos es que su propuesta busca fundamentalmente que los usuarios prefieran su interfaz la mayoría del tiempo y esto lo buscan mediante la implementación de recursos visuales atractivos y modernos y una funcionalidad mucho más liviana y ágil.

Y para ir atando a sus usuarios, que se cuentan por millones, Windows 8 anunció que tendrá su propia tienda con cerca de 10 mil aplicaciones que solo podrán ser apreciados en la nueva vista de Windows y en el Escritorio.

JUAN MARTÍNEZ MARTÍNEZ

Comentarios